La “Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma” de Unión por Cór­do­ba

La Voz del Interior - - Política - Ro­ber­to Bat­ta­glino rbat­ta­glino@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La fe­ria de enero le­jos de lle­nar de si­len­cio a los Tri­bu­na­les pro­vin­cia­les los po­bló de so­no­ros rui­dos de al­to im­pac­to po­lí­ti­co.

Una su­ce­sión de epi­so­dios, al­gu­nos que vie­nen des­de ha­ce tiem­po y otros que es­ta­lla­ron en los úl­ti­mos días del año pa­sa­do y los pri­me­ros del ac­tual, han al­te­ra­do la par­si­mo­nia es­ti­val en la Jus­ti­cia cor­do­be­sa, en uno de sus mo­men­tos de ma­yor su­bor­di­na­ción al po­der po­lí­ti­co.

Es­ta se­ma­na fue opor­tu­na pa­ra re­cor­dar que, mien­tras en to­da la re­gión se ac­ti­van cau­sas ju­di­cia­les por las con­fe­sas coimas que la em­pre­sa Ode­brecht pa­gó a lo lar­go y an­cho del con­ti­nen­te, en Cór­do­ba no se li­bró ni si­quie­ra un ex­hor­to pa­ra sa­ber de qué es­ta­ban ha­blan­do los fi­nan­cis­tas bra­si­le­ños que, en 2015, in­clu­ye­ron a los ga­so­duc­tos de es­ta pro­vin­cia en­tre las obras ges­tio­na­das a tra­vés de pa­gos ile­ga­les.

Con fis­ca­les y jue­ces lo­ca­les a su ser­vi­cio y dis­po­si­ción, Juan Schia­ret­ti lo­gró abra­zar a Mau­ri­cio Ma­cri en la ha­bi­li­ta­ción de una pe­que­ña obra de uno de los ga­so­duc­tos que cons­trui­rá Ode­brecht; y en el día más pro­pi­cio, ya que fue cuan­do se co­no­ció que un fun­cio­na­rio de la más es­tre­cha con­fian­za del Pre­si­den­te apa­re­ce men­cio­na­do en el su­pues­to co­bro de coimas de la em­pre­sa bra­si­le­ña.

El enési­mo abra­zo aco­ta, tam­bién por enési­ma vez, el mar­gen de ma­nio­bra de Cam­bie­mos Cór­do­ba pa­ra en­fren­tar a Schia­ret­ti. Es más, un le­gis­la­dor mes­tris­ta se que­ja­ba por re­des so­cia­les, a la mis­ma ho­ra del ac­to en La Ca­le­ra, de que la Jus­ti­cia de Cór­do­ba no in­ves­ti­ga­ba al go­ber­na­dor, y ha­ce po­cas se­ma­nas él mis­mo le­van­tó la mano pa­ra pre­miar a uno de los fis­ca­les que no in­da­ga en la co­rrup­ción, Gus­ta­vo Hi­dal­go, con el as­cen­so a juez.

Los Tri­bu­na­les pro­vin­cia­les vie­nen tan sa­cu­di­dos que el ac­ta de de­sig­na­ción de la ti­tu­lar del cuer­po, Aí­da Tar­dit­ti, por pri­me­ra vez en mu­chos años no sa­lió por una­ni­mi­dad.

En los úl­ti­mos tiem­pos se han pro­du­ci­do de­sig­na­cio­nes en al­tas es­fe­ras ju­di­cia­les de per­so­nas que no ocul­tan su pa­pel de ope­ra­do­res del go­ber­nan­te pe­ro­nis­mo.

Es más, en los pa­si­llos tri­bu­na­li­cios más de uno co­men­ta que ac­túan –sin cons­ti­tuir­se co­mo agru­pa­ción– al estilo de la Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma del kirch­ne­ris­mo.

El ban­que­te

So­bre el cie­rre del año pa­sa­do se pro­du­jo un su­ce­so de al­to im­pac­to que in­vo­lu­cra a uno de los miem­bros del Tri­bu­nal Superior. Se­bas­tián Ló­pez Pe­ña se en­con­tra­ba en­tre los asis­ten­tes de la fies­ta de Co­fi­co en la que es­tu­vie­ron em­pre­sa­rios, fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos, abo­ga­dos y ca­ma­ris­tas fe­de­ra­les, que cul­mi­nó abrup­ta­men­te por el asal­to de un gru­po co­man­do en el que ha­bría par­ti­ci­pa­do el sub­co­mi­sa­rio de Vi­lla Allen­de, Víc­tor Ba­rrio­nue­vo.

El fis­cal Raúl Gar­zón, a car­go de la cau­sa, no só­lo ha pues­to la mi­ra en la ban­da asal­tan­te sino tam­bién en co­no­cer mi­nu­cio­sa­men­te la lis­ta de asis­ten­tes y el mon­to real de lo sus­traí­do. Pa­re­ce que el fis­cal du­da de am­bas co­sas. De que los con­cu­rren­tes in­for­ma­dos fue­sen real­men­te esos y de que el bo­tín ha­ya si­do ma­yor al de­cla­ra­do.

Uno de los in­vi­ta­dos más su­ges­ti­vos, que no fi­gu­ra en el par­te ofi­cial de los asal­ta­dos, es el em­pre­sa­rio Hermann Kars­ten, vin­cu­la­do a la em­pre­sa Ko­lek­tor, a car­go de la re­cau­da­ción pro­vin­cial.

Un abo­ga­do que, ho­ras des­pués del asal­to, man­dó un men­sa­je de What­sApp a sus con­tac­tos na­rran­do los he­chos y men­cio­nan­do a Kars­ten en­tre los que ter­mi­na­ron de­ba­jo de la me­sa apun­ta­dos por pis­to­las de la­dro­nes po­li­cías, hi­zo de­cla­ra­cio­nes ra­dia­les es­ta se­ma­na di­cien­do que no se acuer- da muy bien de quié­nes es­ta­ban.

Se­me­jan­te mis­te­rio y con­tra­dic­cio­nes no ha­cen más que ahon­dar sos­pe­chas, alen­ta­das por una se­rie de lla­ma­das de asis­ten­tes y sus ope­ra­do­res pre­gun­tan­do has­ta cuán­do se man­ten­drá el re­so­nan­te asal­to en agen­da.

La preo­cu­pa­ción tam­bién agi­gan­ta las sus­pi­ca­cias.

La su­bor­di­na­ción de La jus­ti­cia pro­vin­ciaL aL po­der se acen­túa, jun­to con rui­dos in­ter­nos en tri­bu­na­Les.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

Tri­bu­na­les. Va­rios epi­so­dios al­te­ra­ron la cal­ma de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.