Dio­xi­tek y una po­lé­mi­ca ex­ten­di­da

La Voz del Interior - - Opinión - Ge­ren­te Ge­ne­ral Os­val­do Sa­las | Director Pe­rio­dís­ti­co Carlos Hugo Jor­net

Los ve­ci­nos de Al­ta Cór­do­ba se des­per­ta­ron el pa­sa­do miér­co­les con la no­ti­cia po­co alen­ta­do­ra de que en el co­ra­zón de esa po­pu­lo­sa ba­rria­da, y du­ran­te dos años más, con­ti­nua­rá ope­ran­do la em­pre­sa pro­duc­to­ra de dió­xi­do de ura­nio, Dio­xi­tek.

En efec­to, en vir­tud de un con­ve­nio re­fren­da­do por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba, la fir­ma es­ta­tal na­cio­nal y la Jus­ti­cia Fe­de­ral, se le­van­tó la clau­su­ra que pe­sa­ba des­de 2014 so­bre esa plan­ta, de­di­ca­da a la pro­duc­ción del in­su­mo que se uti­li­za en la ela­bo­ra­ción de ele­men­tos com­bus­ti­bles pa­ra las cen­tra­les nu­clea­res de la Ar­gen­ti­na.

El en­ten­di­mien­to no só­lo sig­ni­fi­ca un du­ro re­vés a los re­cla­mos de esos ve­ci­nos pa­ra que las ins­ta­la­cio­nes sean erra­di­ca­das de­fi­ni­ti­va­men­te del ba­rrio, sino que po­ne al des­nu­do la vie­ja ma­nía de las au­to­ri­da­des de pro­rro­gar de­ci­sio­nes don­de se re­quie­ren so­lu­cio­nes ur­gen­tes y de fon­do que atien­dan las exi­gen­cias de los ciu­da­da­nos.

Una lar­ga his­to­ria de po­lé­mi­cas y pro­me­sas fa­lli­das ja­lo­nó el de­rro­te­ro de es­ta em­pre­sa, cu­yas ac­cio­nes per­te­ne­cen en un 99 por cien­to a la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (Cnea). Pe­ro la de­ci­sión aho­ra vi­go­ri­za­da por las tres par­tes men­cio­na­das ahon­da los in­te­rro­gan­tes.

Si la plan­ta fue ce­rra­da de “ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va” en no­viem­bre de 2014 por la Mu­ni­ci­pa­li­dad, aten­to a que vio­la­ba la or­de­nan­za que prohí­be la ra­di­ca­ción de es­te ti­po de in­dus­trias en zo­nas ur­ba­nas, ¿qué cam­bió pa­ra dar cur­so aho­ra a una nue­va ha­bi­li­ta­ción?

¿Se han aten­di­do en es­te mar­co de en­ten­di­mien­to los re­cla­mos pa­ra pre­ser­var la sa­lud de la po­bla­ción y el me­dio am­bien­te que ele­va­ban los ve­ci­nos ya en 2006? Tam­po­co es­tá di­ri­mi­da una de las con­tro­ver­sias cen­tra­les, co­mo es el re­ti­ro y mu­dan­za de unas 58 mil to­ne­la­das de re­si­duos de ra­dia­ción ba­ja en­te­rra­dos en un pre­dio con­ti­guo a la in­dus­tria.

Aho­ra la Cnea re­to­ma la agen­da de pro­me­sas di­fu­sas en re­la­ción a nue­vos pla­zos, es­tu­dios de fac­ti­bi­li­dad y re­cur­sos eco­nó­mi­cos des­ti­na­dos a la re­lo­ca­li­za­ción de Dio­xi­tek en la pro­vin­cia de For­mo­sa.

Tam­po­co se en­tien­de la con­tra­pres­ta­ción o con­di­cio­nes con­tem­pla­das en el acuer­do, cu­yo “ga­ran­te” es el juez fe­de­ral Mi­guel Va­ca Nar­va­ja.

Se tra­ta del com­pro­mi­so asu­mi­do por la Cnea de pro­veer 400 lu­mi­na­rias so­la­res pa­ra ins­ta­lar en pla­zas; o el ini­cio de ges­tio­nes pa­ra que la Na­ción do­ne al mu­ni­ci­pio el te­rreno ubi­ca­do fren­te a lo que fue la Cer­ve­ce­ría Río Se­gun­do, en la zo­na oes­te del lí­mi­te con Al­ta Cór­do­ba, con fi­nes de em­pla­zar un par­que.

Sean bien­ve­ni­das las obras, pe­ro se abre un man­to de sos­pe­cha so­bre un in­ter­cam­bio de fa­vo­res pa­ra que la plan­ta si­ga en fun­cio­nes dos años más, con la po­si­bi­li­dad de pró­rro­ga. De­ma­sia­do pa­ra un ve­cin­da­rio afli­gi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.