En Cór­do­ba se de­fi­ne el Da­kar

Hoy la com­pe­ten­cia in­gre­sa en te­rri­to­rio cor­do­bés pa­ra la pe­núl­ti­ma eta­pa. To­dos tie­nen por qué co­rrer.

La Voz del Interior - - Mundo D - En­via­do es­pe­cial a San Juan Wal­ter Kan­qui wkan­qui@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El cor­do­bés Se­bas­tián Ur­quía su­frió ayer una vez más en car­ne pro­pia la ru­de­za del Da­kar. El pi­lo­to nú­me­ro 122 no lo­gró com­ple­tar la eta­pa san­jua­ni­na y se con­vir­tió en el 78° aban­dono de la 39° edi­ción del mí­ti­co raid.

An­tes, en la no­che del miér­co­les, en una char­la mano a mano con es­te en­via­do, ha­bía he­cho una per­fec­ta definición de es­ta aven­tu­ra. De lo que sig­ni­fi­ca a ni­vel per­so­nal y de lo que, po­dría­mos in­fe­rir, sig­ni­fi­ca­rá pa­ra to­dos los cor­do­be­ses que una vez más asis­tan a la ru­ta pa­ra sen­tir el paso de la 11° eta­pa, que se co­rre hoy. “Lo se­guía de chi­co, ya de cuan­do se co­rría por Áfri­ca. Pa­ra mí era al­go in­creí­ble. Siem­pre su­pu­se que es­tos ti­pos son ex­tra­te­rres­tres”, sen­ten­ció. Y no só­lo se re­fe­ría a aque­llos que ki­ló­me­tro a

ki­ló­me­tros in­ten­tan ga­nar­le al re­loj pro­pio o del ad­ver­sa­rio, sino tam­bién a los otros, a esos que co­rren por y pa­ra sí, pa­ra sen­tir­se com­ple­tos una vez ter­mi­nen to­do el re­co­rri­do, y que mu­chas ve­ces se en­cuen­tran con obs­tácu­los que van más allá del de­por­te.

Tras el re­cor­te de la eta­pa 9 y la can­ce­la­ción de la 10, ayer los vehícu­los fue­ron a fon­do. Lo hi­cie­ron en un tra­mo de ve­lo­ci­dad de 449 ki­ló­me­tros, más 302 de en­la­ce, en­tre­gan­do nue­vas emo­cio­nes y abrien­do el jue­go a una definición cu­yo epi­cen­tro se­rá Cór­do­ba.

Step­ha­ne Pe­ter­han­sel que­dó “ahí”. Ha re­to­ma­do el li­de­raz­go al en­trar en el úl­ti­mo tra­mo de com­pe­ten­cia. Tie­ne 12 tro­feos en sus vi­drie­ras (seis en mo­to, seis en co­ches), y hoy po­dría ase­gu­rar­se un 13°. A pe­sar de que tu­vo una jor­na­da de sin­sa­bo­res, apa­re­ce a ti­ro de la vic­to­ria.

El fran­cés cho­có a un mo­to­ci­clis­ta mien­tras am­bos es­ta­ban per­di­dos en la es­pe­cial, y op­tó por que­dar­se con él has­ta que lle­ga­ra el ser­vi­cio mé­di­co. La víc­ti­ma, el es­lo­veno Si­mon Mar­cic, quien pa­de­ció frac­tu­ras de ti­bia y pe­ro­né. En con­gruen­cia con lo que mar­ca el ma­nual no es­cri­to de las bue­nas con­duc­tas, Pe­ter­han­sel se que­dó y, pos­te­rior­men­te, la or­ga­ni­za­ción le de­vol­vió ese tiem­po per­di­do. Con ello, tie­ne una ven­ta­ja de 5m50s so­bre su es­col­ta en la Ge­ne­ral. ¿To­do de­fi­ni­do? Pa­ra na­da. En­tre los mu­chos fac­to­res que pue­den que­brar el rum­bo de una ca­rre­ra, ob­via­men­te, es­tán el pi­lo­to y su na­ve­gan­te. Y aquí, en Cór­do­ba, en al­guno de los ca­mi­nos que ya su­pie­ron tran­si­tar en el rally, apa­re­cen las fi­gu­ras de Sé­bas­tien Loeb y Da­niel Ele­na.

El Peu­geot 309 de “Seb” tie­ne 288 ki­ló­me­tros pa­ra in­ten­tar arre­ba­tar­le la pun­ta a “Mon­sieur Da­kar”. Loeb lo di­jo al lle­gar al Zon­da san­jua­nino, don­de ayer se ins­ta­ló el vi­vac: “No se pue­de ir más rá­pi­do de lo que fui en la se­gun­da par­te (ayer). Lo es­toy dan­do to­do, pe­ro ten­go la sen­sa­ción de que no se­rá su­fi­cien­te”. Lo di­jo, es cier­to, pe­ro tam­bién sa­be­mos que es­ta­mos an­te al­guien que no sa­be de lí­mi­tes. Es­to úl­ti­mo no lo di­jo, lo de­mos­tró.

Des­de el aban­dono de Toby Pri­ce su­pi­mos que es­te Da­kar co­ro­na­ria a un nue­vo cam­peón en mo­tos. Sin el aus­tra­liano y sin las le­yen­das de an­ta­ño (Marc Coma y Cy­ril Des­pres), la in­cóg­ni­ta pa­sa­ba por sa­ber quién po­dría to­mar el tes­ti­mo­nio. A fuer­za de re­gu­la­ri­dad Sam Sun­der­land es­tá muy cer­ca. Y se­ría una do­ble vic­to­ria, cam­peo­na­to en la pri­me­ra vez que com­ple­ta to­do el re­co­rri­do de un Da­kar. Pa­blo Quin­ta­ni­lla, su prin­ci­pal ad­ver­sa­rio, su­frió el ca­lor, se ca­yó y no tu­vo más re­me­dio que aban­do­nar. El bri­tá­ni­co lle­va 30m01s de ven­ta­ja so­bre Matt­hias Walk­ner. El cor­do­bés Pa­blo Pas­cual es­tá 39° en la cla­si­fi­ca­ción ab­so­lu­ta de es­te rally raid.

En­tre los cua­tri­ci­clos, un pa­no­ra­ma si­mi­lar. Es de­cir, de no me­diar in­con­ve­nien­tes, Ser­gey Kar­ya­kin se ha­rá acree­dor del tí­tu­lo. Tie­ne una ven­ta­ja de 21m05s por so­bre Ig­na­cio Ca­sa­le, pe­ro, “fas­ti­dio­so” por el ca­lor, el chi­leno di­jo que no ha­rá lo­cu­ras y que só­lo se con­for­ma­rá con de­fen­der el se­gun­do pues­to. Da­niel Maz­zuc­co, quien ve­nía cuar­to, tam­bién di­jo adiós en la vís­pe­ra.

Pa­ra el fi­nal, ha­brá una do­ble jus­ti­fi­ca­ción pa­ra que­dar­se y ver el paso de los ca­mio­nes. Pri­me­ro, pa­ra ren­dir tributo al “Co­yo­te” Fe­de­ri­co Vi­lla­gra, cuar­to de la cla­si­fi­ca­ción, le­jos del ter­ce­ro y del quin­to. Pe­ro, por otro la­do, pa­ra ver­los ir a fon­do, por­que el pri­me­ro, el se­gun­do y el ter­ce­ro (Dmitry Sot­ni­kov, Eduard Ni­ko­laev y Ge­rard De Rooy, res­pec­ti­va­men­te) es­tán en­ce­rra­dos en 2m20s. Na­da.

Hoy es el día. Hoy ve­re­mos a mu­chos pi­lo­tos en­tre­gar­lo to­do por ga­nar una po­si­ción, por des­con­tar se­gun­dos o, “sim­ple­men­te”, por lle­gar a des­tino. Hoy ve­re­mos cua­tri­ci­clos, utvs, mo­tos, au­tos y ca­mio­nes, to­dos, con­du­ci­dos por ex­tra­te­rres­tres.

(AP)

Un mo­ti­vo pa­ra ir a los ca­mi­nos cor­do­be­ses. “El Co­yo­te” Fe­de­ri­co Vi­lla­gra, pro­ta­go­nis­ta en­tre los ca­mio­nes, re­ci­bió ayer el alien­to del pú­bli­co. En Cór­do­ba pa­sa­rá lo mis­mo.

(AP)

Im­po­nen­te. El fran­cés Pe­ter­han­sel, quien ayer tu­vo un gran ges­to con un mo­to­ci­clis­ta al cual cho­có, en la du­ra eta­pa que unió Chi­le­ci­to con San Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.