An­dar en bi­ci, un desafío ries­go­so

La ciu­dad de Cór­do­ba no tie­ne una red ap­ta pa­ra mo­ver­se en bi­ci­cle­ta. Al­gu­nas pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Die­go Mar­co­net­ti

La se­ma­na pró­xi­ma se rea­li­za­rá en la ciu­dad de Cór­do­ba una se­rie de ac­ti­vi­da­des por la Se­ma­na de la Mo­vi­li­dad Sus­ten­ta­ble. Aho­ra, ¿qué tan sus­ten­ta­ble es la mo­vi­li­dad en la ciu­dad?

Se­gún el pro­pio Mi­nis­te­rio de Trans­por­te de la Na­ción, la mo­vi­li­dad sus­ten­ta­ble apun­ta a un cam­bio de pa­ra­dig­ma.

Esa po­lí­ti­ca de­ja de pri­vi­le­giar a los mo­dos in­di­vi­dua­les mo­to­ri­za­dos, co­mo los au­tos, pa­ra pro­mo­ver el trans­por­te público efi­cien­te, bi­ci­cle­tas y la mo­vi­li­dad pea­to­nal.

Es­tá ba­sa­da en el con­cep­to de “ciu­da­des pa­ra hu­ma­nos”, del ar­qui­tec­to y ur­ba­nis­ta da­nés Jan Gehl, cu­yas ideas se apli­can en Copenhague.

En Cór­do­ba, la pro­mo­ción de la mo­vi­li­dad sus­ten­ta­ble tu­vo al­ti­ba­jos en los úl­ti­mos 25 años.

Cuan­do el in­ten­den­te Rubén Amé­ri­co Mar­tí ter­mi­nó su man­da­to, la ciu­dad con­ta­ba con 150 ki­ló­me­tros de ci­clo­vías.

En los úl­ti­mos 18 años, las dis­tin­tas ges­tio­nes mu­ni­ci­pa­les per­mi­tie­ron el de­te­rio­ro pau­la­tino de esa red, que su­frió más pér­di­das que am­plia­cio­nes. Esa si­tua­ción no per­mi­te que la bi­ci­cle­ta ocu­pe un lu­gar im­por­tan­te co­mo mo­do de trans­por­te se­gu­ro en las ca­lles.

En la ac­tua­li­dad, la red de sen­das pa­ra esos ro­da­dos cuen­ta con unos 108 ki­ló­me­tros. Va­rias obras via­les las hi­cie­ron des­apa­re­cer, co­mo por ejem­plo la que lle­ga­ba por ave­ni­da La Voz del In­te­rior has­ta el ae­ro­puer­to Am­bro­sio Ta­ra­ve­lla. O la de la ave­ni­da Ri­car­do Ro­jas.

En otros tra­mos, es­tán in­te­rrum­pi­das por ba­su­ra y es­com­bros, co­mo la que co­rre en el nor­te por Ávila y Qui­rós, o en bulevar Los An­des.

La si­tua­ción se re­pi­te en las tra­zas de Alejandro Da­nel en el sud­es­te, o de Oli­va­res, en el sud­oes­te.

Qué se su­mó

En de­fi­ni­ti­va, las in­ter­ven­cio­nes en los úl­ti­mos años fue­ron es­po­rá­di­cas y des­apro­ve­cha­ron la red exis­ten­te. A me­dia­dos de 2009, se cons­tru­yó 1,4 ki­ló­me­tros en el ca­mino a Al­ta Gra­cia, en­tre la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba y el Cot­to­len­go Don Orio­ne.

Des­de 2013, se su­ma­ron otros tra­mos: 3,8 ki­ló­me­tros en la ave­ni­da Cos­ta­ne­ra, 3,4 ki­ló­me­tros en bi­ci­sen­das en Cen­tro y Nue­va Cór­do­ba y 750 me­tros en el es­pa­cio ver­de que se cons­tru­yó en el Ca­nal Cons­ti­tu­ción. No obs­tan­te, esas úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes tam­bién es­tán afec­ta­das y de­te­rio­ra­das.

Có­mo es­tán

“En ge­ne­ral, la in­fra­es­truc­tu­ra del mu­ni­ci­pio es pre­ca­ria, las ci­clo­vías es­tán en bas­tan­te mal es­ta­do des­de el man­te­ni­mien­to, par­tien­do de que el so­la­do es el mis­mo as­fal­to que el de la ca­lle, cuan­do se de­be­ría usar otro ma­te­rial que es co­mo el de las can­chas de tenis”, ex­pli­có Juan Pablo Arrio­la, del gru­po Bi­ciur­ba­nos.

“Co­mo fue al­go im­pro­vi­sa­do, las raí­ces de los ár­bo­les lo afec­tan. Los de­li­mi­ta­do­res que ha­bía son ma­los y fá­ci­les de re­mo­ver, que­dan muy po­cos. En Trán­si­to Cá­ce­res, es­ta­cio­nan ahí por­que sa­ca­ron los de­li­mi­ta­do­res”, de­ta­lló el ci­clis­ta.

In­clu­so, a la ci­clo­vía de Yri­go­yen le fal­tan los se­má­fo­ros de los ci­clis­tas: “Se rom­pie­ron y los de­ja­ron de re­pa­rar”.

Leo­nar­do Ema­nuel es ci­clis­ta, y en su per­fil de Fa­ce­book re­gis­tra des­de ha­ce tres años có­mo los au­to­mo­vi­lis­tas uti­li­zan el es­pa­cio de­li­mi­ta­do pa­ra las bi­ci­cle­tas.

“La zo­na en la que siem­pre hay al­go in­te­rrum­pien­do la tra­za es en Trán­si­to Cá­ce­res, en­tre Poe­ta Lu­go­nes e Illia. Allí, ca­mio­nes des­car­gan mer­ca­de­ría so­bre mano iz­quier­da, au­tos de los edi­fi­cios se pa­ran ahí te­nien­do el es­ta­cio­na­mien­to en­fren­te y la gen­te que, cuan­do hay even­tos en el par­que, cir­cu­lan por ahí”, enume­ró.

Leo­nar­do tam­bién fue tes­ti­go de có­mo los pro­pios ve­ci­nos y los na­ran­ji­tas fue­ron sa­can­do pro­gre­si­va­men­te los di­vi­so­res que de­li­mi­ta­ban la sen­da. “Una vez, los en­con­tré so­bre la ve­re­da, los vol­ví a co­lo­car, y al otro día los sa­ca­ron de nue­vo”, re­la­tó.

El ci­clis­ta to­mó co­mo una ta­rea per­so­nal la cues­tión de las in­va­sio­nes al es­pa­cio pa­ra bi­ci­cle­tas, lo que lo lle­vó a vi­vir si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. Por ejem­plo, un en­con­tro­na­zo con una per­so­na que se man­dó de­re­cho de fren­te con su au­to por Trán­si­to Cá­ce­res: “Me pa­ré, y me em­pe­zó a pe­char con el au­to. Hi­ce la de­nun­cia”.

Otra si­tua­ción su­ce­dió dos me­ses atrás, en oca­sión de una ma­ra­tón. Va­rios au­to­mo­vi­lis­tas ocu­pa­ron to­das las bi­ci­sen­das y ni si­quie­ra los agen­tes de la Po­li­cía de Trán­si­to sa­bían que se tra­ta­ba de un es­pa­cio pa­ra bi­ci­cle­tas.

Mo­do de trans­por­te

El gru­po Bi­ciur­ba­nos pro­mue­ve el uso de la bi­ci­cle­ta co­mo mo­do de trans­por­te.

“Te­nés una in­fra­es­truc­tu­ra pre­ca­ria y no te­nés dón­de de­jar la bi­ci­cle­ta si no hay es­ta­cio­na­mien­to y un loc­ker que per­mi­ta cam­biar­se. No obs­tan­te, qué me­jor que ir­se a tra­ba­jar de bi­ci­cle­ta; cam­bia el áni­mo. Vi­vo en Par­que Li­ceo, y le pon­go tran­qui­lo 30 mi­nu­tos al Cen­tro”, re­la­tó Arrio­la.

En ju­lio pa­sa­do, La Voz reali­zó una me­di­ción so­bre cuán­to tiem­po de­mo­ra­ban dis­tin­tos mo­dos de trans­por­te des­de el CPC Mon­se­ñor Pablo Ca­bre­ra has­ta Co­lón 45. El re­sul­ta­do fue con­tun­den­te: la bi­ci­cle­ta de­mo­ró ca­si el mis­mo tiem­po que el óm­ni­bus.

Sin em­bar­go, se ad­ver­tía so­bre lo ries­go­so que es mo­vi­li­zar­se en esos ro­da­dos por la ciu­dad.

“Au­to­mo­vi­lis­tas que te en­cie­rran o sa­len sin mi­rar, co­lec­ti­vos que pa­ran le­jos de la ve­re­da, lí­qui­dos cloa­ca­les, ba­ches de to­do ti­po, bo­cas de tor­men­ta mal co­lo­ca­das con­fi­gu­ran una es­ce­no­gra­fía po­co pro­pi­cia pa­ra re­co­rrer la sen­da a pe­dal. Y eso se agra­va en el Cen­tro, don­de hay que ser muy osa­do pa­ra tran­si­tar en bi­ci­cle­ta, sin men­cio­nar la fal­ta de es­ta­cio­na­mien­to y el ex­ce­so de in­se­gu­ri­dad”, enume­ró el pe­rio­dis­ta de es­te dia­rio que uti­li­zó ese mo­do de trans­por­te.

Re­za­ga­da

Cór­do­ba que­dó re­za­ga­da en re­la­ción con otras ciu­da­des en lo re­fe­ri­do a la im­ple­men­ta­ción y pro­mo­ción del uso de la bi­ci­cle­ta.

La más avan­za­da es Bue­nos Ai­res, que mul­ti­pli­có en los úl­ti­mos años la red de ci­clo­vías y ade­más pro­mue­ve que las em­pre­sas acep­ten que sus em­plea­dos uti­li­cen bi­ci­cle­tas pa­ra trans­por­tar­se.

Tam­bién Ro­sa­rio y Mendoza avan­za­ron en la cons­truc­ción de re­des pa­ra ci­clis­tas y en la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas.

Cór­do­ba, que al­gu­na vez fue pio­ne­ra, las mi­ra des­de atrás. En la aper­tu­ra de se­sio­nes de es­te año, el in­ten­den­te Mes­tre anun­ció más ki­ló­me­tros de ci­clo­vías. Po­dría ser el im­pul­so que se ne­ce­si­ta.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

Mo­vi­li­dad. Mu­chos de los ki­ló­me­tros de bi­ci­sen­da que hay en la ciu­dad no es­tán en con­di­cio­nes de ser tran­si­ta­dos.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

Hi­pó­li­to Yri­go­yen. La bi­ci­sen­da se en­cuen­tra de­te­rio­ra­da en va­rios tra­mos. En otros sec­to­res de la ciu­dad, los da­ños son ma­yo­res.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

En re­tro­ce­so. Ci­clo­vía de ave­ni­da Las Mal­vi­nas, in­te­rrum­pi­da en al­gu­nos lu­ga­res por la ba­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.