Una fá­bri­ca do­na­da que te­je sue­ños en Mü­ller

Una mu­jer le ce­dió al cu­ra Ober­lín el ta­ller he­re­da­do de su pa­dre. Quie­ren una coope­ra­ti­va pa­ra dar opor­tu­ni­da­des a los jó­ve­nes.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Patricia Cra­ve­ro pcra­ve­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ha­ce al­gu­nos me­ses, el cu­ra Ma­riano Ober­lín re­ci­bió un lla­ma­do muy es­pe­cial. Una mu­jer le di­jo que que­ría do­nar­le la fá­bri­ca de te­ji­dos que ha­bía si­do de su pa­dre. Con su her­ma­na, ha­bía pen­sa­do que ese lu­gar que su pa­pá ha­bía he­cho cre­cer po­día te­ner una nue­va opor­tu­ni­dad en ma­nos del sa­cer­do­te que tra­ba­ja por la in­clu­sión don­de se cru­zan los ba­rrios Mü­ller y Mal­do­na­do.

Hoy, las má­qui­nas te­je­do­ras que per­te­ne­cie­ron a Abraham Le­vin es­tán más cer­ca de vol­ver a fun­cio­nar. El cu­ra ya las mu­dó a un nue­vo gal­pón don­de la fá­bri­ca de “el Ruso” Le­vin co­men­za­rá una nue­va eta­pa.

Ga­brie­la Le­vin fue quien hi­zo po­si­ble que las he­rra­mien­tas vol­vie­ran a te­jer opor­tu­ni­da­des. En di­ciem­bre pa­sa­do, su pa­dre fa­lle­ció a los 79 años. En sus úl­ti­mos años de vi­da, Abraham ya no te­nía em­plea­dos y tra­ba­ja­ba so­lo en el ta­ller. Des­pués de su muer­te, no ha­bía na­die que pu­die­ra se­guir ade­lan­te con el lo­cal que ha­bía sos­te­ni­do du­ran­te 40 años.

Por eso, Ga­brie­la tu­vo la idea de do­nar la fá­bri­ca al cu­ra que lle­va una in­ten­sa ba­ta­lla contra la de­sigual­dad y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des que gol­pean a cien­tos de jó­ve­nes en la ciu­dad.

A fi­nes de sep­tiem­bre, Ober­lín tras­la­dó to­das las má­qui­nas a un gal­pón que al­qui­ló a cua­tro cua­dras de la pa­rro­quia de barrio Mü­ller. La ge­ne­ro­si­dad se mul­ti­pli­có. En­te­ra­das de la do­na­ción de Ga­brie­la, dos ju­bi­la­das de­ci­die­ron re­ga­lar tam­bién má­qui­nas que ya no usa­ban.

Ober­lín di­ce que al prin­ci­pio no po­día dor­mir pen­san­do en có­mo iban a tras­la­dar las pe­sa­das ma­qui­na­rias des­de el lo­cal que Le­vin al­qui­la­ba en barrio Al­ber­di has­ta Mü­ller. Pe­ro lo lo­gra­ron. Aho­ra, las ener­gías y las ex­pec­ta­ti­vas es­tán en po­ner­las a pun­to. Pa­ra eso se va­len de la ge­ne­ro­si­dad y de la ayu­da de otras per­so­nas que ofre­cie­ron una mano pa­ra re­vi­sar­las y en­se­ñar a usar­las.

“El eje de nues­tro tra­ba­jo es­tá pues­to es­pe­cial­men­te en los jó­ve­nes, pe­ro tam­bién hay fa­mi­lias en­te­ras en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad”, di­ce el cu­ra, quien pien­sa en tra­ba­jar de ma­ne­ra ar­ti­cu­la­da con la co­mu­ni­dad pa­ra apro­ve­char el po­ten­cial de las má­qui­nas.

“Hay mu­cho in­te­rés en el barrio, pe­ro hay que ir vien­do en lo con­cre­to y sien­do rea­lis­tas pa­ra eva­luar có­mo se pue­de ha­cer efec­ti­vo. Por­que hay mu­chas di­fi­cul­ta­des en el me­dio. Mu­cha gen­te tie­ne ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas, ne­ce­si­ta re­sol­ver su si­tua­ción ya y es­to va a lle­var un tiem­po”, aña­de el cu­ra.

El sa­cer­do­te es­tá en­tu­sias­ma­do con lo que pue­da sur­gir a par­tir del ges­to so­li­da­rio de las hi­jas de Le­vin. Sue­ña con que con el tiem­po se pue­da ar­mar una coope­ra­ti­va de tra­ba­jo e ima­gi­na que po­drían te­ner una mar­ca pro­pia. Las ideas, co­mo el en­tu­sias­mo, se mul­ti­pli­can en sus pa­la­bras.

Ma­no­sa­lao­bra

Una de las ini­cia­ti­vas que lle­va ade­lan­te Ober­lín, des­de las fun­da­cio­nes Ya­yai­cú y Mo­vien­do Mon­ta­ñas, es una vi­vien­da pa­ra jó­ve­nes en re­cu­pe­ra­ción. El lu­gar, lla­ma­do “la Ca­si­ta”, aho­ra tie­ne una ré­pli­ca, la bau­ti­za­da “Ca­si­ta 2”, ubi­ca­da de­trás del gal­pón don­de fun­cio­na­rán las má­qui­nas.

Des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas en ese lu­gar es­tán vi­vien­do cin­co chi­cos del barrio que ya son par­te del pro­yec­to que sue­ña con ser coope­ra­ti­va. A Ober­lín se lo no­ta en­tu­sias­ma­do con el pro­yec­to. “Es­ta­mos fe­li­ces de ha­ber re­ci­bi­do es­tas má­qui­nas”, di­ce.

La his­to­ria tie­ne un da­to in­tere­san­te que el sa­cer­do­te se en­car­ga de re­sal­tar: “Ga­brie­la es ju­día y si bien no es prac­ti­can­te, se sa­be y se re­co­no­ce co­mo tal. Yo de­cía tam­bién que es un pa­so lin­do do­nar­le es­to a un cu­ra ca­tó­li­co por­que es un mo­do de de­mos­trar que es­ta­mos mu­cho más cer­ca de lo que a ve­ces pen­sa­mos. Las per­so­nas, más allá de las re­li­gio­nes y los co­lo­res po­lí­ti­cos, po­de­mos es­tar mu­cho más cer­ca de lo que se nos ha­ce creer”, di­ce.

Del otro la­do de es­ta his­to­ria, Ga­brie­la tam­bién agra­de­ce. “Es un pla­cer po­der co­la­bo­rar en al­go con Ma­riano”, cuen­ta. Es­tá con­ven­ci­da de que las má­qui­nas de su pa­pá, el fru­to del es­fuer­zo de una vi­da, no po­drían ha­ber te­ni­do me­jor des­tino.

“La agra­de­ci­da soy yo. Ma­riano me di­ce gra­cias a mí, y yo le di­go gra­cias a él”, apun­ta.

Cuan­do el sa­cer­do­te pu­bli­có en su cuen­ta de Fa­ce­book la do­na­ción que ha­bía re­ci­bi­do de par­te de la fa­mi­lia de Abraham Le­vin, a Ga­brie­la le lle­ga­ron men­sa­jes de mu­chí­si­mas per­so­nas que ha­bían co­no­ci­do a su pa­pá y te­nían co­sas lin­das pa­ra con­tar­le so­bre él.

“Mi pa­pá era un obre­ro, un la­bu­ran­te. Él hu­bie­ra es­ta­do fe­liz. Si mi pa­pá lo hu­bie­ra co­no­ci­do a Ma­riano lo hu­bie­ra pues­to aba­jo del bra­zo, hu­bie­ra co­la­bo­ra­do con su obra. No se me ocu­rre me­jor des­tino pa­ra su fá­bri­ca. Mi pa­pá es­ta­ría en­can­ta­do”, di­ce Ga­brie­la.

GA­BRIE­LA ES JU­DÍA Y DO­NÓ TO­DO ES­TO A UN CU­RA CA­TÓ­LI­CO. ES­TA­MOS MÁS CER­CA DE LO QUE PEN­SA­MOS. Ma­riano Ober­lin

MI PA­PÁ ERA UN OBRE­RO. SI LO HU­BIE­RA CO­NO­CI­DO A MA­RIANO HU­BIE­RA CO­LA­BO­RA­DO CON SU OBRA.

Ga­brie­la Le­vin

(FA­CUN­DO LU­QUE)

En mar­cha. Ga­brie­la Le­vin qui­so que la fá­bri­ca de su pa­dre te­jie­ra opor­tu­ni­da­des. Son 20 má­qui­nas que se vuel­ven a po­ner en ac­ción.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

Te­je­do­res. Ser­gio Ce­ba­llos , Mar­co Agui­rre y Ja­vier Díaz prac­ti­can con las má­qui­nas do­na­das a la obra del cu­ra Ma­riano Ober­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.