Mén­dez, un te­ma obli­ga­do

La Voz del Interior - - Mundo D -

“Es más pe­li­gro­so en­fren­tar a un Bel­grano he­ri­do. Hu­bie­ra pre­fe­ri­do en­fren­tar­lo des­pués de un triun­fo”. La fra­se le co­rres­pon­de a An­drés Fas­si, pre­si­den­te de Ta­lle­res. Pe­ro en Bel­grano, más allá del im­pac­to por la de­rro­ta an­te Atlan­ta y la eli­mi­na­ción en los oc­ta­vos de fi­nal de la Co­pa Ar­gen­ti­na, lo que lla­mó la aten­ción fue el ru­mor so­bre el po­si­ble ale­ja­mien­to del en­tre­na­dor Se­bas­tián Mén­dez, más allá del re­sul­ta­do del clá­si­co.

“Es­ta­mos al tan­to de la usi­na de ru­mo­res, pe­ro no po­de­mos sa­lir a con­tes­tar­los. Con­tes­ta­mos con los he­chos. El téc­ni­co es­tá tra­ba­jan­do, co­mo siem­pre”, se­ña­ló el ti­tu­lar ce­les­te, Jorge Fran­ces­chi, an­te la avi­dez de los pe­rio­dis­tas pre­sen­tes, que es­pe­ra­ban se re­fi­rie­ra a esa cues­tión.

Mén­dez no di­ri­gió la prác­ti­ca del mar­tes, ya que es­tu­vo reuni­do con los di­ri­gen­tes, y eso ali­men­tó las sus­pi­ca­cias. “Mu­chas ve­ces el téc­ni­co no es­tá en el pri­mer en­tre­na­mien­to pos­par­ti­do”, acla­ró el ti­tu­lar ce­les­te.

Des­pués, el que dio ex­pli­ca­cio­nes fue Lucas Acos­ta. “Es ver­dad que ‘Se­ba’ tie­ne asun­tos per­so­na­les, pe­ro son co­sas de él. En nin­gún mo­men­to nos di­jo na­da de de­jar”, di­jo el ar­que­ro.

El plan­tel ce­les­te, que tra­ba­ja a puer­tas ce­rra­das, se en­tre­na­rá hoy por la ma­ña­na en el pre­dio de Vi­lla Es­quiú. Allí se pro­ba­rá por úl­ti­ma vez a Cristian Le­ma y Ma­tías Suá­rez. Por la tar­de, la de­le­ga­ción que­da­rá con­cen­tra­da en un ho­tel de Sal­si­pue­des.

El en­tre­na­dor al­bia­zul ha­bló al tér­mino de la prác­ti­ca de ayer, en la Bou­ti­que, an­te los pe­rio­dis­tas acre­di­ta­dos, res­pec­to del clá­si­co del do­min­go y de su par­ti­cu­lar mo­do de ver­lo y ana­li­zar­lo.

Cuan­do se le pre­gun­tó so­bre el cli­ma en­ra­re­ci­do que atra­vie­sa Bel­grano en la pre­via, FDK se­ña­ló: “No, lo más im­por­tan­te es ha­blar de no­so­tros. Yo no ten­go por qué ha­blar de Bel­grano. Soy muy res­pe­tuo­so con eso y lo sien­to de esa ma­ne­ra. Yo es­toy den­tro del ám­bi­to de mi equi­po. Ca­da uno lle­ga de la ma­ne­ra que ca­da uno sa­be en su in­te­rior y en su in­ti­mi­dad. Des­pués es só­lo un par­ti­do de fút­bol. Las pre­vias no de­jan de ser más que pre­vias”

–¿Có­mo lle­ga Ta­lle­res ?

–Es­ta­mos bien. El equi­po es­tá evo­lu­cio­nan­do. Hu­bo me­jo­ras más allá del re­sul­ta­do po­si­ti­vo contra Pa­tro­na­to. En­con­tra­mos for­mas y va­rian­tes dis­tin­tas pa­ra lle­gar al ar­co ri­val. El equi­po es­tá cre­cien­do e in­vo­lu­crán­do­se con la idea que pre­ten­de­mos. Es­ta­mos te­nien­do con­ti­nui­dad y en un ca­mino acep­ta­ble.

–¿Vi­ve los mo­men­tos pre­vios con tran­qui­li­dad?

–Tra­to de dis­fru­tar­lo. El clá­si­co es im­por­tan­te por la idio­sin­cra­cia, por cul­tu­ra, por ser el clá­si­co de la ciu­dad y uno de los más lin­dos de la Ar­gen­ti­na, por la en­ver­ga­du­ra de am­bas ins­ti­tu­cio­nes. No quie­ro pe­gar­me a lo pe­si­mis­ta, a lo ex­tre­mis­ta des­de lo ne­ga­ti­vo. Tra­to de sen­tir­lo de otra ma­ne­ra. No de­ja de ser un par­ti­do de fút­bol, en el que se in­vo­lu­cran dos par­tes muy ní­ti­das del fút­bol de Cór­do­ba. Ya ser par­te de eso pa­ra mí es im­por­tan­tí­si­mo y pla­cen­te­ro, co­mo per­so­na y pro­fe­sio­nal del fút­bol.

–¿Ta­lle­res tie­ne to­do pa­ra ga­nar el clá­si­co?

–No­so­tros no pen­sa­mos en esas co­sas. Us­te­des, los pe­rio­dis­tas, a lo me­jor tie­nen el tiem­po du­ran­te la se­ma­na pa­ra idea­li­zar y pen­sar so­bre esas co­sas, su­po­ner... yo no ten­go en mi pla­ni­lla o en mi sa­la de tra­ba­jo esas co­sas. Di­go que mi equi­po tie­ne vo­lun­tad y atri­bu­tos co­mo pa­ra ga­nar un par­ti­do que se­rá muy di­fí­cil. Ir a con­fron­tar en un clá­si­co y ab­so­lu­ta­men­te de vi­si­tan­te, por co­mo es­tán da­das las cir­cuns­tan­cias, ya es to­do un desafío. Yo pien­so en có­mo dar­le po­ten­cia­li­dad a los mu­cha­chos que en­tren a ju­gar­lo y que el fun­cio­na­mien­to co­lec­ti­vo sea el me­jor. No se­rá un pun­to lí­mi­te, pe­ro sí un par­ti­do im­por­tan­te.

–¿Es cier­to eso de que en los clá­si­cos tie­ne mu­cho que ver có­mo se le­van­tan los pro­ta­go­nis­tas el día del par­ti­do?

–So­mos 11 contra 11. Des­pués hay emo­cio­nes, que uno las pue­de to­mar co­mo con­vic­cio­nes o au­to­pre­sio­nes. Y eso pa­sa por la in­di­vi­dua­li­dad. Y des­pués es­tá lo ex­terno, que a ve­ces pue­de ju­gar en contra o a fa­vor. Yo siem­pre ha­go mu­cho hin­ca­pié en las for­mas fut­bo­lís­ti­cas. Pa­ra lo que sig­ni­fi­ca ga­nar un clá­si­co y lo que irra­dia eso, na­die nor­mal­men­te se po­ne a ver las for­mas por­que to­do se lo ve des­de el re­sul­ta­do. Pe­ro pa­ra mí las for­mas son im­por­tan­tes.

El pro­ba­ble 11 de Ta­lle­res ten­dría a Gui­do He­rre­ra; Leo­nar­do Go­doy, Juan Cruz Ko­mar, Ja­vier Gan­dol­fi y Lucas Ola­za; Pa­blo Gui­ña­zú y Juan Ra­mí­rez; Ema­nuel Rey­no­so; Se­bas­tián Pa­la­cios, Ju­nior Arias y Joao Ro­jas.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

Res­pe­tuo­so. El en­tre­na­dor al­bia­zul ase­gu­ró que “no tie­ne por qué ha­blar de Bel­grano” y que só­lo se re­fe­ri­rá a su equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.