¡Is­lan­dia es­tá en el ma­pa!

La Voz del Interior - - Polideportivo - Gus­ta­vo Fa­rías El ex­pe­dien­te gfa­rias@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El de­por­te po­see esa ma­gia que lo ha­ce dis­tin­to. ¿Cuán­tas ve­ces un equi­po, un pro­ta­go­nis­ta o sim­ple­men­te un es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo pu­sie­ron “en fo­co” a pue­blos, ciu­da­des o paí­ses que di­fí­cil­men­te sal­ten a la pa­les­tra de otro mo­do?

La se­lec­ción de fút­bol de Is­lan­dia lo­gró, es­ta se­ma­na, que mu­chos bus­ca­sen un pla­nis­fe­rio pa­ra in­ten­tar ubi­car al país cu­yos fut­bo­lis­tas cris­ta­li­za­ron, an­tes que va­rios, el sue­ño de con­cu­rrir al Mun­dial de Ru­sia 2018.

Es­te Es­ta­do nór­di­co eu­ro­peo fue cla­si­fi­ca­do por la ONU en 2009 co­mo el ter­cer país más desa­rro­lla­do del pla­ne­ta, por el bie­nes­tar al­can­za­do pa­ra los 330 mil ha­bi­tan­tes que desafían la hos­ti­li­dad geo­grá­fi­ca y cli­má­ti­ca de una is­la si­tua­da al sur del círcu­lo po­lar ár­ti­co.

A pe­sar de es­ta reali­dad, Is­lan­dia ra­ra vez es no­ti­cia, y ha si­do pre­ci­sa­men­te el de­por­te lo que, ca­da tan­to, se en­car­ga de res­ca­tar­la del “ano­ni­ma­to de las na­cio­nes”.

La fi­nal del si­glo. En 1972, en pleno apo­geo de la Gue­rra Fría, Reyk­ya­vik, ca­pi­tal is­lan­de­sa, fue es­ce­na­rio de la más pro­mo­cio­na­da fi­nal del Cam­peo­na­to Mun­dial de ajedrez de to­da la his­to­ria. En­tre el 11 de ju­lio y el 1º de sep­tiem­bre de ese año, el mun­do asis­tió con vi­vo in­te­rés a una se­rie de par­ti­das en la que el ca­pi­ta­lis­mo, re­pre­sen­ta­do por el es­ta­dou­ni­den­se Ro­bert Fis­cher, y el so­cia­lis­mo, em­ban­de­ra­do de­trás del so­vié­ti­co Bo­ris Spassky, cho­ca­ron en un match que des­bor­da­ba el ám­bi­to de­por­ti­vo.

Has­ta en­ton­ces, los aje­dre­cis­tas de la URSS ha­bían mo­no­po­li­za­do to­dos los tí­tu­los des­de 1948 y en esa pu­ja de in­tere­ses en la que es­ta­ba in­mer­so el en­fren­ta­mien­to Es­teOes­te, el ajedrez ju­ga­ba su par­ti­da.

Fis­cher, un ex­cén­tri­co de men­te bri­llan­te, re­cha­zó so­bre la ho­ra la bol­sa de 125 mil dó­la­res pues­ta en jue­go por la or­ga­ni­za­ción, pe­ro la con­tin­gen­cia se so­lu­cio­nó cuan­do el ban­que­ro in­glés Ja­mes Sla­ter agre­gó otros 130 mil pa­ra se­du­cir al nor­te­ame­ri­cano y ha­cer reali­dad el “Match of the Cen­tury”.

Cór­do­ba no fue aje­na a las no­ti­cias que pro­ce­dían de Is­lan­dia. La sa­la del ex Ci­ne Real, en San Jerónimo 50, fue cedida pa­ra que Os­val­do Ba­zán y los es­pe­cia­lis­tas de ajedrez de La­Voz­de­lIn­te­rior co­men­ta­ran en vi­vo y ju­ga­da a ju­ga­da las al­ter­na­ti­vas de las par­ti­das. Co­mo el Real que­dó chi­co, se abrió otra sa­la en la se­de del dia­rio, en la ave­ni­da Co­lón.

Al ca­bo de 21 par­ti­das, en las que di­ri­mie­ron una in­ten­sa lucha de egos e in­tere­ses po­lí­ti­cos, Fis­cher se im­pu­so 12,5 a 8,5. Uno de esos en­cuen­tros, el sex­to, que­dó en los anales de la his­to­ria del ajedrez. “Fue una sin­fo­nía de plá­ci­da be­lle­za”, se­gún la óp­ti­ca del maes­tro in­ter­na­cio­nal Ant­hony Saidy.

El gi­gan­te is­lan­dés. Po­cos años más tar­de, en 1980, Ri­ver Pla­te sor­pren­dió al me­dio bas­quet­bo­lís­ti­co al con­tra­tar a un enor­me pi­vo­te is­lan­dés: Pe­tur Gud­munds­son, un jo­ven de 21 años que lle­gó pa­ra re­for­zar a los mi­llo­na­rios en el tor­neo por­te­ño, ya que la Li­ga Na­cio­nal to­da­vía era una uto­pía que vi­vía en la ca­be­za de León Naj­nu­del y otros en­tre­na­do­res.

En un bás­quet que pro­me­dia­ba plan­te­les con 1,90 de es­ta­tu­ra, los 2,20 me­tros del gi­gan­te is­lan­dés pa­re­cían de otro pla­ne­ta. La so­la pre­sen­cia del “lun­go” rubio era una enor­me atracción, pe­ro su téc­ni­ca pa­ra el bás­quet era li­mi­ta­da. Fe­rro Ca­rril Oes­te, con los nor­te­ame­ri­ca­nos Geor­ge Berry y Bill Terry, mar­ca­ban di­fe­ren­cias, y la di­ri­gen­cia ri­ver­pla­ten­se, em­pe­ña­da en com­pe­tir con los de Ca­ba­lli­to, eva­luó que Gud­munds­son apor­ta­ba más exo­tis­mo que soluciones. Fue por ello que su pa­so por el club ter­mi­nó sien­do efí­me­ro.

El is­lan­dés no se rin­dió. Fue a es­tu­diar a la Universidad de Washington, en Es­ta­dos Uni­dos, y no pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que fue­ra draf­tea­do por Portland Bla­zers. Po­cos se acor­da­ban de él en Ar­gen­ti­na cuan­do en 1985 los más fa­ná­ti­cos del bás­quet lo des­cu­brie­ron en las re­vis­tas de la NBA (por en­ton­ces la TV no emi­tía par­ti­dos de esa Li­ga) par­ti­ci­pan­do en uno de los me­jo­res equi­pos de to­da la his­to­ria: Los An­ge­les La­kers de Ma­gic John­son, Ka­reem Ab­dul Jab­bar, Ja­mes Worthy y con Pat Ri­ley co­mo en­tre­na­dor. Su ca­rre­ra en el más al­to ni­vel se ex­ten­dió has­ta 1989, cuan­do ce­rró su cam­pa­ña en San An­to­nio Spurs. Gud­munds­son es, has­ta hoy, el úni­co bas­quet­bo­lis­ta is­lan­dés en ju­gar en la NBA. Él, el fút­bol y el ajedrez pu­sie­ron a Is­lan­dia en el ma­pa.

IS­LAN­DIA PAR­TI­CI­PÓ EN 2016 POR PRI­ME­RA VEZ EN LA EU­RO­CO­PA DE FÚT­BOL Y VEN­CIÓ A INGLATERRA EN OC­TA­VOS DE FI­NAL.

En Hin­dú. Pe­tur Gud­munds­son, en Ri­ver. A la izquierda, el cor­do­bés Prat­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.