Con­de­na­do por dos muer­tes via­les, pre­fi­rió no ape­lar y cum­pli­rá la pe­na

Re­ci­bió tres años de cár­cel por atro­pe­llar a dos mo­to­ci­clis­tas. Ac­ce­dió a un ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad.

La Voz del Interior - - Sucesos - Fran­cis­co Gui­ller­mo Pa­ne­ro fpa­ne­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Des­de es­ta se­ma­na, un jo­ven que en 2009 atro­pe­lló con su ca­mio­ne­ta y ma­tó a dos mo­to­ci­clis­tas co­men­zó a cum­plir su con­de­na con un ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad la­bo­ral que le per­mi­te pa­gar su deu­da sin es­tar su­je­to a las ha­bi­tua­les con­di­cio­nes de en­cie­rro.

Así lo dis­pu­so el juez de Eje­cu­ción Pe­nal 2 de la ciu­dad de Cór­do­ba, Cris­tó­bal La­je Ross, quien de­ci­dió en­viar­lo a un es­ta­ble­ci­mien­to pe­ni­ten­cia­rio del que po­drá sa­lir du­ran­te el día a desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les.

A co­mien­zos de ju­lio, la jue­za de la Cá­ma­ra 4ª del Cri­men Ma­ría An­to­nia de la Rúa con­de­nó a tres años de pri­sión efec­ti­va más cin­co de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra ma­ne­jar al con­duc­tor al­coho­li­za­do de una pick up que en oc­tu­bre de 2009 gi­ró a la izquierda en la ave­ni­da Juan B. Jus­to, cho­có de fren­te y ma­tó a dos jó­ve­nes mo­to­ci­clis­tas. Las víc­ti­mas que via­ja­ban en una Hon­da Fun 125 se lla­ma­ban Leo­nar­do Fa­bián Ba­sual­do (22) y Ma­tías Ema­nuel Na­va­rro (18).

El otro pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria se lla­ma Lu­ciano Jo­sé Nie­va, re­si­de en Co­lo­nia Ti­ro­le­sa y hoy tie­ne 27 años. En agos­to pa­sa­do, cuan­do ven­cía el pla­zo pa­ra ca­sar la sen­ten­cia con­de­na­to­ria, se pre­sen­tó en la ba­ran­di­lla de la cá­ma­ra y con su abo­ga­do Dio­do­ro Ci­ma co­mu­ni­có que no iba a re­cu­rrir la de­ci­sión de De la Rúa.

Es­to sig­ni­fi­có que se pre­sen­ta­ba a cum­plir la sen­ten­cia, por lo que es­tu­vo de­te­ni­do unas ho­ras, sin lle­gar a Bou­wer, has­ta que su ca­so co­men­zó a ser tra­ta­do por el juez de Eje­cu­ción.

El abo­ga­do pro­pu­so un ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad la­bo­ral apo­yán­do­se en una se­rie de con­di­cio­nes que reunía Nie­vas pa­ra evi­tar los ocho me­ses de en­cie­rro en el pe­nal que de­bía cum­plir co­mo mí­ni­mo pa­ra ac­ce­der a la li­ber­tad con­di­cio­nal.

La­je Ross eva­luó esas con­di­cio­nes, en­tre ellas, que es una per­so­na jo­ven, con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria com­ple­ta y que tie­ne tra­ba­jo en una ges­to­ría de barrio Ge­ne­ral Bus­tos. Ade­más, por la tar­de, va a la so­de­ría de su pa­dre a ayu­dar­lo a en­va­sar be­bi­das.

Nie­va no tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les, tie­ne no­via (una es­tu­dian­te de abo­ga­cía) y con ella han com­pra­do un te­rreno pa­ra ca­sar­se más ade­lan­te.

Per­fil

El pe­ri­ta­je psi­co­ló­gi­co sos­tie­ne que a par­tir de una es­truc­tu­ra de per­so­na­li­dad de ti­po neu­ró­ti­ca ac­ce­de a un ade­cua­do con­trol de la reali­dad, co­mo así tam­bién de po­seer sen­ti­mien­tos de an­sie­dad, an­gus­tia y cul­pa.

Es una per­so­na que pue­de em­pa­ti­zar y así lo ha­ce con el do­lor de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas. Ade­más re­gis­tra es­trés pos­trau­má­ti­co acor­de con to­do el pro­ce­so ju­di­cial que ha sos­te­ni­do en es­tos años. Ade­más, acom­pa­ña a una igle­sia ad­ven­tis­ta a su pa­pá, que tie­ne di­fi­cul­ta­des de ca­de­ra.

Por es­to, La­je Ross le con­fi­rió es­te ré­gi­men es­pe­cial que le per­mi­te sal­dar su deu­da con la so­cie­dad y re­in­ser­tar­se so­cial­men­te con ta­reas úti­les. Du­ran­te los ocho me­ses es­ta­rá alo­ja­do en el es­ta­ble­ci­mien­to pe­ni­ten­cia­rio de Mon­te Cris­to. To­dos los días dor­mi­rá en el pe­nal y sal­drá, de lu­nes a vier­nes, de 8 a 18, pa­ra cum­plir con sus dos tra­ba­jos. En ese lap­so, no ten­drá fi­nes de se­ma­na, sa­li­das con ami­gos ni de nin­gún ti­po, más allá de lo la­bo­ral.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ / AR­CHI­VO)

Ré­gi­men. Se­rá alo­ja­do en la cár­cel se­mi­abier­ta de Mon­te Cris­to y po­drá sa­lir a tra­ba­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.