Cas­ti­go y su­fri­mien­to o al­guien me­jor

La Voz del Interior - - Sucesos - Fran­cis­co Gui­ller­mo Pa­ne­ro Pul­so ju­di­cial fpa­ne­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Na­die es quién pa­ra po­ner­se en la piel de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de crí­me­nes via­les. Na­die pue­de de­cir, sin ha­ber­lo su­fri­do, lo que se sien­te cuan­do la per­so­na que ma­tó a su hi­jo ac­ce­de a un ré­gi­men de pri­sión ate­nua­do.

Ese do­lor, que en la Jus­ti­cia bus­ca con­sue­lo, se ha vis­to mu­chas ve­ces de­frau­da­do en las in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes en que aquel que ma­tó a otro re­ci­be una sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria o una con­de­na de pri­sión en sus­pen­so.

En el ca­so de Lu­ciano Jo­sé Nie­va, una pe­na de pri­sión efec­ti­va de tres años se ha trans­for­ma­do en ocho me­ses de en­cie­rro con sa­li­das pa­ra tra­ba­jar de lu­nes a vier­nes, en ho­ra­rio diurno.

¿Qué pen­sa­rán los deu­dos de las víc­ti­mas? ¿Es po­si­ble acep­tar una con­de­na con un ré­gi­men de es­te ti­po?

En es­te ca­so, hay que se­ña­lar que se tra­ta de un pe­na­do que reúne al­gu­nas con­di­cio­nes que lo fa­vo­re­cen. El ar­tícu­lo 7 de la ley 24.660 ha­bi­li­ta al juez de Eje­cu­ción a otor­gar es­te ti­po de pro­mo­cio­nes, con el tra­ta­mien­to pe­ni­ten­cia­rio que me­jor se ade­cue a sus con­di­cio­nes per­so­na­les.

Re­pa­san­do esas con­di­cio­nes, el fis­cal de Eje­cu­ción pe­nal se­ña­ló que Nie­va “no es una per­so­na que ten­ga in­cor­po­ra­dos há­bi­tos de­lic­tua­les”. Y sos­tie­ne que “fue con­de­na­do por un de­li­to cul­po­so, y que de la mis­ma sen­ten­cia sur­ge que to­dos los in­vo­lu­cra­dos – víc­ti­mas y vic­ti­ma­rio– se con­du­cían de ma­ne­ra ne­gli­gen­te”, de­bi­do a que iban al­coho­li­za­dos.

Tam­bién se­ña­la que “vi­ve con sus pa­dres, a quie­nes ade­más ayu­da en el em­pren­di­mien­to co­mer­cial fa­mi­liar”. Pa­ra pe­dir que se lo pro­mue­va al “pe­río­do de prue­ba”, el fis­cal in­di­ca que “alo­jar a Nie­va en un es­ta­ble­ci­mien­to ce­rra­do” du­ran­te ocho me­ses “se­ría su­ma­men­te per­ju­di­cial” pa­ra el con­de­na­do.

Si bien uno no pue­de po­ner­se en la piel de quien sien­te do­lor, tal vez se pue­dan rea­li­zar al­gu­nas pon­de­ra­cio­nes en cuan­to a qué es lo que se per­si­gue con la pe­na a apli­car. A quie­nes per­si­gan cas­ti­go y su­fri­mien­to a quien pro­vo­có la muer­te del ser que­ri­do, se­gu­ra­men­te na­da les se­rá su­fi­cien­te. Aque­llos que bus­quen una san­ción ejem­pli­fi­ca­do­ra o un men­sa­je pa­ra pre­ve­nir otras tra­ge­dias via­les, sa­brán di­lu­ci­dar si es­ta sa­li­da se adap­ta a esa pre­ten­sión.

De igual mo­do pu­die­ran ra­zo­nar quie­nes pre­ten­den que el pro­ce­sa­do sal­ga me­jor per­so­na de lo que en­tró cuan­do co­men­zó a cum­plir la con­de­na. Si lo en­cie­rran ocho me­ses en la cár­cel de Bou­wer, se­gu­ro que sal­drá peor.

EL FIS­CAL DE EJE­CU­CIÓN EN­TIEN­DE QUE EN­CE­RRAR AL JO­VEN EN LA CÁR­CEL DE BOU­WER SE­RÍA PER­JU­DI­CIAL PA­RA EL CON­DE­NA­DO.

UN CA­SO INÉ­DI­TO QUE TAM­BIÉN HA GE­NE­RA­DO UNA RES­PUES­TA JU­DI­CIAL CON ES­CA­SOS AN­TE­CE­DEN­TES EN EL PAÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.