Com­ba­tir el porno con des­nu­dos

La Voz del Interior - - Página Delantera - Pa­blo Lei­tes

Hay cien­tos de es­ta­dís­ti­cas, da­tos y he­chos pun­tua­les a los que re­cu­rrir ca­da vez que se pre­ten­de gra­fi­car el po­der de Fa­ce­book. Por ejem­plo, el nú­me­ro de usua­rios ac­ti­vos has­ta sep­tiem­bre pa­sa­do as­cen­día 2.070 mi­llo­nes, con una pe­ne­tra­ción en Ar­gen­ti­na de ca­si 70 por cien­to (de los apro­xi­ma­da­men­te 44 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que so­mos, 30 mi­llo­nes te­ne­mos un per­fil allí).

Ha­blar de la fac­tu­ra­ción de Fa­ce­book, una apli­ca­ción “gra­tis”, pro­vo­ca tal vez un efec­to de po­der in­clu­so más abru­ma­dor: en­tre ju­lio y sep­tiem­bre úl­ti­mos, in­gre­sa­ron con­ta­ble­men­te 10.300 mi­llo­nes de dó­la­res a la fir­ma de Zuc­ker­berg. El 98 por cien­to, unos 10.100 mi­llo­nes, co­rres­pon­den al ru­bro pu­bli­ci­dad.

“Nues­tra co­mu­ni­dad con­ti­núa en cre­ci­mien­to y nues­tro ne­go­cio va bien”, di­jo Mark en un co­mu­ni­ca­do y agre­gó: “Pe­ro na­da de es­to im­por­ta si nues­tros ser­vi­cios se usan de ma­ne­ras que no acer­can a las per­so­nas”.

El fun­da­dor de la po­pu­lar red so­cial sos­tu­vo que la em­pre­sa se to­ma “en se­rio los abu­sos de la pla­ta­for­ma” y que las in­ver­sio­nes en se­gu­ri­dad fue­ron tan­tas “que afec­ta­rán” la ren­ta­bi­li­dad de la com­pa­ñía con se­de en California.

Es di­fí­cil ima­gi­nar que al­go po­dría afec­tar se­me­jan­te ni­vel de ga­nan­cias, pe­ro la idea que trans­mi­te es que pro­te­ger a la co­mu­ni­dad es más im­por­tan­te que au­men­tar las ga­nan­cias mi­llo­na­rias. Lo que en ver­dad su­ce­de es que sin co­mu­ni­dad, no hay mi­llo­nes, úni­ca y ver­da­de­ra ra­zón de que el mu­cha­cho que usa siem­pre la mis­ma re­me­ra no es­ca­ti­me es­fuer­zos pa­ra res­guar­dar su má­qui­na de fac­tu­rar.

Ni si­quie­ra cuan­do al­gu­nos de esos es­fuer­zos ra­yan con lo ri­dícu­lo y ca­re­cen en ab­so­lu­to de sen­ti­do co­mún.

Por ejem­plo, en Aus­tra­lia Fa­ce­book es­tá pi­dien­do a los usua­rios que en­víen a la em­pre­sa sus fo­tos de des­nu­dos pa­ra tra­tar de ha­cer fren­te al re­ven­ge porn, o porno ven­ga­ti­vo, “en un in­ten­to de de­vol­ver el con­trol a las víc­ti­mas de es­te ti­po de abu­sos”.

Tra­te­mos de so­bre­po­ner­nos a la sorpresa pa­ra aun­que sea acep­tar una ex­pli­ca­ción. La ló­gi­ca de es­te

EL PRO­BLE­MA ES EL PORNO VEN­GA­TI­VO: LAS FO­TOS CON DES­NU­DOS QUE SE PU­BLI­CAN TRAS UNA RUP­TU­RA.

pro­yec­to se­ría que las per­so­nas que han com­par­ti­do imá­ge­nes ín­ti­mas, des­nu­das o se­xua­les y es­tán preo­cu­pa­das por que su pa­re­ja (o ex­pa­re­ja) de­ci­da dis­tri­buir­las sin su con­sen­ti­mien­to pue­den uti­li­zar Mes­sen­ger pa­ra en­viar las imá­ge­nes de mo­do que es­tas sean en­crip­ta­das. Es­to sig­ni­fi­ca­ría que Fa­ce­book con­vier­te la ima­gen en una hue­lla di­gi­tal úni­ca que se pue­de uti­li­zar pa­ra iden­ti­fi­car y blo­quear cual­quier in­ten­to de re­car­gar esa mis­ma ima­gen.

Pe­ro ¿es le­gal es­to? Pa­re­ce que sí. Fa­ce­book es­tá pro­ban­do la tec­no­lo­gía en Aus­tra­lia en co­la­bo­ra­ción con una agen­cia gu­ber­na­men­tal en­ca­be­za­da por la co­mi­sio­na­da de se­gu­ri­dad elec­tró­ni­ca, Ju­lia In­man Grant, quien le di­jo a ABC que per­mi­ti­ría a las víc­ti­mas de “abu­so ba­sa­do en imá­ge­nes” ac­tuar an­tes de que se pu­bli­quen fo­tos en Fa­ce­book, Ins­ta­gram o Mes­sen­ger.

Pa­re­ce un chis­te que no ne­ce­si­ta re­ma­te, pe­ro es real. Y el he­cho de que, una se­ma­na des­pués, es­to no se ha­ya con­ver­ti­do en un es­cán­da­lo de pro­por­cio­nes es –por si ha­ce fal­ta– otra mues­tra del po­der om­ní­mo­do de Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.