Ra­joy no cam­bia­rá si ga­nan se­ce­sio­nis­tas

El pre­si­den­te es­pa­ñol con­si­de­ra que los fun­cio­na­rios de­pues­tos de Ca­ta­lu­ña de­ben ser in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra el 21 de di­ciem­bre. Ase­gu­ró que quie­re ago­tar su man­da­to, al que le que­dan tres años, y no desecha su re­elec­ción.

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba -

El pre­si­den­te es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, des­car­tó que ha­ya co­mi­cios ge­ne­ra­les si en Ca­ta­lu­ña ga­nan los se­ce­sio­nis­tas. Con­si­de­ra que los fun­cio­na­rios de­pues­tos de­ben ser in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre. De pa­so, no desecha su re­elec­ción.

Acin­co se­ma­nas de las elec­cio­nes de Ca­ta­lu­ña, los son­deos pre­vén que el equi­li­brio de fuer­zas se man­ten­drá igual en la re­gión, es de­cir, se im­pon­drán los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. An­te es­te pro­nós­ti­co, el Go­bierno es­pa­ñol in­ten­ta des­pe­jar du­das so­bre la po­si­ble evo­lu­ción de la cri­sis po­lí­ti­ca. Por eso, el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy sa­lió ayer a ne­gar la po­si­bi­li­dad de que una vic­to­ria de las fuer­zas se­ce­sio­nis­tas en las ur­nas dé nue­vo im­pul­so al pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta, que obli­gue a pro­rro­gar el ex­cep­cio­nal ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción o que lo lle­ve a an­ti­ci­par unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra to­da Es­pa­ña.

Pa­ra trans­mi­tir se­gu­ri­dad y nor­ma­li­dad, tan­to fron­te­ras aden­tro co­mo fron­te­ras afue­ra, Ra­joy ma­ni­fes­tó: “Si es­tá en mis ma­nos, es­te Go­bierno durará cua­tro años”. El pre­si­den­te con­ser­va­dor aca­ba de cum­plir el pri­mer año de su se­gun­do man­da­to.

El lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar (PP) res­pon­dió así a la pre­gun­ta de si una vic­to­ria de los in­de­pen­den­tis­tas en las elec­cio­nes ca­ta­la­nas del 21 de di­ciem­bre da­ría por aca­ba­do el ac­tual Go­bierno es­pa­ñol, pro­duc­to de una frá­gil coa­li­ción de su par­ti­do con pe­que­ños alia­dos.

“En ab­so­lu­to”, ana­li­zó Ra­joy, quien li­mi­tó el im­pac­to de esos co­mi­cios a la for­ma­ción de go­bierno en Ca­ta­lu­ña. “Eso no tie­ne na­da que ver con que el Go­bierno (na­cio­nal) du­re más o me­nos”, agre­gó.

Los co­mi­cios de di­ciem­bre fue­ron con­vo­ca­dos por el Eje­cu­ti­vo cen­tral el 27 de oc­tu­bre, ho­ras des­pués de que el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña de­cla­ra­ra la in­de­pen­den­cia.

“Re­co­men­da­ción”

Ra­joy pre­fe­ri­ría no te­ner sor­pre­sas en las ur­nas ca­ta­la­nas. Por eso, ayer con­si­de­ró que de­be­rían es­tar “in­ha­bi­li­ta­dos po­lí­ti­ca­men­te” to­dos aque­llos que “han en­ga­ña­do a los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña”. “Es­to ha si­do la his­to­ria de un gran en­ga­ño”, con­clu­yó.

Si así su­ce­die­ra, se­ría un rease­gu­ro pa­ra sus pla­nes, ya que tan­to el des­ti­tui­do pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, co­mo su vi­ce, Oriol Jun­que­ras, pue­den can­di­da- tear­se, a pe­sar de que es­tán impu­tados por de­li­tos vin­cu­la­dos al plan so­be­ra­nis­ta re­gio­nal.

Jun­que­ras se en­cuen­tra en pri­sión pre­ven­ti­va en Madrid, mien­tras Puig­de­mont si­gue en Bru­se­las, a la es­pe­ra de que la Jus­ti­cia bel­ga de­ci­da su en­tre­ga a Es­pa­ña. La se­ma­na pa­sa­da, ma­si­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes en Barcelona re­cla­ma­ron la li­be­ra­ción de los pre­sos.

Por más que Ra­joy mi­ni­mi­ce el im­pac­to de un even­tual triun­fo de los in­de­pen­den­tis­tas en Ca­ta­lu­ña, su Go­bierno no es fuer­te, el mo­do en que ma­ne­jó la re­be­lión ca­ta­la­na es ob­je­to de du­ras crí­ti­cas y una vic­to­ria in­de­pen­den­tis­ta po­dría des­es­ta­bi­li­zar­lo.

Ra­joy, de 62 años, lle­gó al Go­bierno en 2011. Ini­ció su se­gun­do man­da­to en oc­tu­bre de 2016, des­pués de las elec­cio­nes de ju­nio 2016, las se­gun­das en me­dio año, pues­to que las de di­ciem­bre de 2015 no ha­bían de­ja­do ma­yo­rías cla­ras.

La elec­ción de 2016 tam­po­co re­sol­vió las co­sas con cla­ri­dad. Ra­joy lo­gró cons­ti­tuir una flo­ja ma­yo­ría par­la­men­ta­ria an­te la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de or­ga­ni­zar un go­bierno con man­da­to que no fue­ra in­te­ri­no.

Cal­cu­la­do­ra en la mano Ra­joy tam­bién ape­ló ayer a ra­zo­nes eco­nó­mi­cas pa­ra im­pul­sar su cau­sa: ase­gu­ró que el cre­ci­mien­to de Es­pa­ña po­dría ex­pe­ri­men­tar un pro­nun­cia­do au­men­to el pró­xi­mo año si Ca­ta­lu­ña re­gre­sa a la nor­ma­li­dad tras las elec­cio­nes.

Las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to del PIB pa­ra 2018 eran po­si­ti­vas, pe­ro Madrid re­ba­jó la es­ti­ma­ción del 2,6 al 2,3 por cien­to por la ines­ta­bi­li­dad en la prós­pe­ra re­gión del no­res­te es­pa­ñol. “Esa ci­fra po­dría su­bir al 2,8 o al 3 por cien­to si re­gre­sa­ra la es­ta­bi­li­dad”, afir­mó Ra­joy.

“Eso son mu­chos pues­tos de tra­ba­jo y au­men­to de los ni­ve­les de ri­que­za y bie­nes­tar”, agre­gó.

Gi­ro in­de­pen­den­tis­ta

En es­tos días, Puig­de­mont y otras fi­gu­ras cla­ve de su en­torno cam­bia­ron su dis­cur­so uni­la­te­ral, se abrie­ron a al­ter­na­ti­vas a la in­de­pen­den­cia e hi­cie­ron un po­co de au­to­crí­ti­ca .

Des­de Bru­se­las, Puig­de­mont se mos­tró abier­to a una so­lu­ción que no pa­se por la in­de­pen­den­cia. “Siem­pre es­tu­ve a fa­vor de un acuer­do”, sos­tu­vo.

A su vez, el ex­con­se­je­ro de Sa­lud ca­ta­lán, To­ni Co­mín, ad­mi­tió que se en­fa­ti­za­ron só­lo “aque­llas co­sas que so­na­ban me­jor por­que así te­nías la gen­te más cohe­sio­na­da”.

En es­te con­tex­to, la Po­li­cía es­pa­ño­la ase­gu­ró ha­ber en­con­tra­do un in­for­me in­terno del Go­bierno ca­ta­lán que pro­po­nía la crea­ción de un ejér­ci­to pro­pio pa­ra de­fen­der­se en ca­so de “con­flic­tos ar­ma­dos” tras la in­de­pen­den­cia.

(AP)

Men­sa­je. Ra­joy se des­pe­ga de los co­mi­cios ca­ta­la­nes an­te son­deos que pre­vén vic­to­ria de in­de­pen­den­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.