Me­jo­rar el ser­vi­cio

La Voz del Interior - - Opinión -

Si se ana­li­za des­de dis­tin­tas pers­pec­ti­vas la suba del bo­le­to del trans­por­te ur­bano de pa­sa­je­ros de la ciu­dad de Cór­do­ba, la con­clu­sión es la mis­ma: el au­men­to re­sul­ta ex­ce­si­vo. No só­lo el más re­cien­te, sino lo ocu­rri­do en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Un ar­gu­men­to siem­pre a ti­ro pa­ra jus­ti­fi­car el nue­vo pre­cio del bo­le­to es la in­fla­ción. Si se to­ma en cuen­ta el ín­di­ce de pre­cios al con­su­mi­dor que ela­bo­ra la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos pro­vin­cial, des­de 2006 has­ta aho­ra la in­fla­ción fue del or­den del 566 por cien­to; pe­ro el bo­le­to subió un 1.182 por cien­to.

En con­se­cuen­cia, el bo­le­to po­dría va­ler la mi­tad de lo que cues­ta y el usua­rio es­ta­ría pa­gan­do lo mis­mo que abo­na­ba una dé­ca­da atrás, ac­tua­li­za­do por in­fla­ción.

Otra for­ma de jus­ti­fi­car los au­men­tos es adu­cien­do nue­vos cos­tos. Y, en es­ta va­ria­ble, los sa­la­rios siem­pre in­ci­den. A quien per­ci­be un sa­la­rio mí­ni­mo vi­tal y mó­vil, unos 40 via­jes men­sua­les le in­su­men hoy el 6,93 por cien­to de sus ha­be­res, pe­ro en 2008 le ab­sor­bían ape­nas el 4,84 por cien­to. De nue­vo hay una di­fe­ren­cia im­por­tan­te: el bo­le­to subió un 43 por cien­to más que los sa­la­rios.

Los me­mo­rio­sos tal vez re­cuer­den cuán­to va­lía el pa­sa­je de co­lec­ti­vo en 2008: 1,50 pe­sos. El au­men­to de es­tos días lo lle­vó a 15,38 pe­sos. Nue­ve ve­ces más. ¿Qué co­sas mul­ti­pli­ca­ron su va­lor por 10 des­de en­ton­ces?

Eso no es to­do. El Con­ce­jo De­li­be­ran­te, al apro­bar el nue­vo pre­cio del bo­le­to, es­ta­ble­ció la po­si­bi­li­dad de un ajus­te por de­cre­to ca­da cua­tro me­ses.

Po­drá de­cir­se que a par­tir de 2018 se re­du­ci­rán los sub­si­dios es­ta­ta­les al trans­por­te y que esa nueva di­fe­ren­cia ten­drá que pa­gar­la el usua­rio. Por cier­to, sub­si­dios que se en­tre­gan des­de ha­ce años de una ma­ne­ra di­fe­ren­cia­da re­gio­nal­men­te, lo que ha­ce po­si­ble que los por­te­ños pa­guen en la ac­tua­li­dad un bo­le­to de ape­nas seis pe­sos.

Con to­do, el gran pro­ble­ma es la ca­li­dad. Mien­tras Bue­nos Ai­res tie­ne un sa­tis­fac­to­rio sis­te­ma de trans­por­te, el de Cór­do­ba no só­lo es ca­ro, sino de­fi­cien­te.

En reali­dad, el trans­por­te cor­do­bés no lle­ga a los es­tán­da­res mí­ni­mos de ca­li­dad. Un pun­to cla­ve de es­ta eva­lua­ción ne­ga­ti­va es que no se cum­plen las fre­cuen­cias pac­ta­das. En­ton­ces, el usua­rio no sa­be cuán­do pa­sa por su pa­ra­da. Y si un ser­vi­cio no es con­fia­ble, no lo usa­mos.

Por lo tan­to, só­lo via­jan quie­nes no tie­nen op­cio­nes, lo que im­pac­ta de ma­ne­ra ne­ga­ti­va so­bre el sis­te­ma de trans­por­te (se cor­tan me­nos bo­le­tos) y so­bre el trán­si­to. Y ello se tra­du­ce en más si­nies­tros via­les, ya que se mul­ti­pli­can los au­tos par­ti­cu­la­res y las mo­tos y bi­ci­cle­tas en ca­lles ya ates­ta­das y sin con­trol.

El pro­ble­ma, se sa­be, no es nue­vo. Ur­ge su re­so­lu­ción. Y no hay ex­cu­sas po­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.