El pe­ro­nis­mo, en bus­ca de re­di­se­ño

La Voz del Interior - - Opinión - Da­niel V. Gon­zá­lez* * Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Has­ta aho­ra, el pe­ro­nis­mo pa­re­cía po­der res­pon­der sin di­fi­cul­ta­des a la fa­mo­sa ofer­ta de Marx que po­dría pa­ra­fra­sear­se de es­te mo­do: “¿No le gus­ta mi pe­ro­nis­mo? No im­por­ta: ten­go otros”. Sí, cla­ro, nos re­fe­ri­mos a Grou­cho Marx.

La ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia no es­tá tan aso­cia­da al vi­gor fí­si­co ni a la in­te­li­gen­cia co­mo a la ap­ti­tud de adap­ta­ción. Se ha com­pro­ba­do que es­ta fór­mu­la va­le, en­tre otros, pa­ra los or­ga­nis­mos vi­vos y pa­ra las em­pre­sas. En con­se­cuen­cia, no de­be­ría ser ig­no­ra­da por los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es­tos sur­gen co­mo una de­man­da de de­ter­mi­na­das coor­de­na­das his­tó­ri­cas, siem­pre cir­cuns­tan­cia­les.

La po­lí­ti­ca y la eco­no­mía, tan em­pe­ña­das en el cam­bio y en la mu­ta­ción, les plan­tea desafíos per­ma­nen­tes que mu­chas ve­ces pue­den re­sol­ver fá­cil­men­te y otras no.

Na­ci­do en ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el pe­ro­nis­mo se per­fi­ló co­mo el mo­vi­mien­to que ex­pre­sa­ba la am­bi­ción de nues­tro in­gre­so a la mo­der­ni­dad.

El me­dio si­glo de expansión agra­ria ha­bía eclo­sio­na­do con la cri­sis de 1930, que a la vez que­bró la frá­gil ins­ti­tu­cio­na­li­dad lo­gra­da por Ju­lio Ar­gen­tino Ro­ca en 1980 y me­jo­ra­da por el ra­di­ca­lis­mo y la lla­ma­da Ley Sáenz Pe­ña.

El Ejér­ci­to, em­be­bi­do de las doc­tri­nas y éxi­tos ma­te­ria­les de sus pa­res de Ita­lia y de Ale­ma­nia, a los que ad­mi­ra­ba, to­mó el po­der e inau­gu­ró un ci­clo del cual Ar­gen­ti­na no ha lo­gra­do to­da­vía sa­lir. A lo lar­go de 70 años, el pe­ro­nis­mo mos­tró va­rios ros­tros y ejer­ció el po­der du­ran­te la mi­tad del tiem­po trans­cu­rri­do.

Sin em­bar­go, fue el pe­ro­nis­mo clá­si­co (el “de Pe­rón y Evi­ta”) el que de­jó una mar­ca que atra­vie­sa to­da su his­to­ria, más allá de las sin­gu­la­ri­da­des que ofre­ció en ca­da uno de sus go­bier­nos.

La fór­mu­la po­lí­ti­ca in­clu­ye la pre­sen­cia de un li­de­raz­go fuer­te y ex­clu­yen­te, que no ad­mi­te di­sen­sos. A eso agre­ga el con­trol de la pren­sa y un des­dén por la de­mo­cra­cia y las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas, a las que ca­li­fi­ca de “for­ma­les”. En eco­no­mía, la fuer­te pre­sen­cia del Es­ta­do co­mo pla­ni­fi­ca­dor, re­gu­la­dor y em­pre­sa­rio.

En sus años fun­da­cio­na­les, mos­tró un éxi­to ini­cial que no pu­do ser sos­te­ni­do en el tiem­po. A par­tir de 1950, co­men­za­ron los pro­ble­mas que el pro­pio Juan Do­min­go Pe­rón (mu­chas ve­ces con la opo­si­ción de sus adep­tos) in­ten­tó rec­ti­fi­car en el Se­gun­do Plan Quin­que­nal, un ajus­te con to­das las le­tras.

La bre­ve eta­pa de la dé­ca­da de 1970 ter­mi­nó en la ca­tás­tro­fe del gol­pe mi­li­tar. El “león her­bí­vo­ro” del abra­zo con Ri­car­do Bal­bín no pu­do con­tro­lar a la “ju­ven­tud ma­ra­vi­llo­sa”.

Car­los Me­nem su­po leer las nue­vas cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas: el país del na­cio­na­lis­mo y las em­pre­sas pú­bli­cas ya es­ta­ba ex­haus­to. La nueva ver­sión del pe­ro­nis­mo fue re­cha­za­da por la or­to­do­xia, pe­ro re­sul­tó exi­to­sa a la ho­ra de ob­te­ner res­pal­do po­pu­lar. Sin em­bar­go, era un mo­de­lo que de­man­da­ba ajus­tes sin los cua­les es­ta­lla­ría, co­mo ocu­rrió en 2001.

Los 12 años de los Kirch­ner des­cri­bie­ron una pa­rá­bo­la cu­yo au­ge coin­ci­dió con el al­za de las com­mo­di­ties y cu­ya de­ca­den­cia re­sul­tó inevi­ta­ble cuan­do ese fe­nó­meno ce­só. So­bre­vi­nie­ron to­das las com­pli­ca­cio­nes ima­gi­na­bles y pre­vi­si­bles, con el ru­do agre­ga­do de una co­rrup­ción des­co­mu­nal.

Hoy re­sul­ta im­pen­sa­ble que la recomposición del pe­ro­nis­mo se ve­ri­fi­que so­bre los mis­mos pi­la­res que pre­si­die­ron las de­rro­tas re­cien­tes. To­dos los po­pu­lis­mos de Amé­ri­ca la­ti­na su­cum­bie­ron.

Ve­ne­zue­la es el des­tino que has­ta aho­ra he­mos lo­gra­do es­qui­var. Pa­ra col­mo de ma­les, el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri no ha rea­li­za­do el anun­cia­do ajus­te sal­va­je que le hu­bie­ra per­mi­ti­do po­ner blan­co so­bre ne­gro en su ofer­ta elec­to­ral.

¿Qué ha­cer, en­ton­ces? No re­sul­ta na­da sen­ci­llo. ¿Có­mo di­fe­ren­ciar­se del Go­bierno na­cio­nal sin caer en los lu­ga­res co­mu­nes del kirch­ne­ris­mo? ¿Có­mo pro­fe­sar una fe re­pu­bli­ca­na sin acer­car­se de­ma­sia­do al Go­bierno? Ca­be pre­gun­tar­se si exis­te en ver­dad una “ave­ni­da del me­dio” con un an­cho su­fi­cien­te co­mo pa­ra trans­for­mar­se en una vía de ac­ce­so al po­der.

La ver­sión cris­ti­nis­ta apun­ta a trans­for­mar­se en un gru­po de iz­quier­da, más que a ser una op­ción real de po­der en el pe­ro­nis­mo, ca­paz de re­pre­sen­tar al con­jun­to. Des­de el po­der, se mos­tra­ba ro­bus­ta y via­ble, pe­ro aho­ra, fun­da­da en La Ma­tan­za, su ho­ri­zon­te se re­du­ce de mo­do ver­ti­gi­no­so.

Y al res­to del pe­ro­nis­mo, in­clui­do el de Cór­do­ba, se le ha­ce di­fí­cil en­con­trar una ve­ta que los di­fe­ren­cie de Ma­cri sin con­ver­tir­los, a la vez, en sos­pe­cho­sos de año­rar un re­torno al kirch­ne­ris­mo.

Es que la po­la­ri­za­ción, más que una crea­ción ar­ti­fi­cial e in­tere­sa­da del ofi­cia­lis­mo, es una di­vi­sión que tie­ne ro­bus­ta car­na­du­ra en el seno de la so­cie­dad ar­gen­ti­na.

HOY RE­SUL­TA IM­PEN­SA­BLE QUE LA RECOMPOSICIÓN DEL PE­RO­NIS­MO SE VE­RI­FI­QUE SO­BRE LOS MIS­MO PI­LA­RES QUE PRE­SI­DIE­RON LAS DE­RRO­TAS RE­CIEN­TES.

(DYN / AR­CHI­VO)

Cris­ti­na Fer­nán­dez. Op­tó por un gi­ro a la iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.