Un par­ti­do que abrió se­rios in­te­rro­gan­tes

La Voz del Interior - - Mundo D - Hu­go Gar­cía Pa­se al gol hgar­cia@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Oja­lá ayer to­do hu­bie­ra ter­mi­na­do en el ju­ga­dón del 2-0 par­cial a Ni­ge­ria. La sa­li­da bas­tan­te com­pro­me­ti­da de Ja­vier Mas­che­rano fue em­pro­li­ja­da por Ever Ba­ne­ga (ya ve­nía de su acier­to en el ti­ro li­bre que de­ter­mi­nó la aper­tu­ra del mar­ca­dor), ace­le­ra­da por el ge­nial pa­se al va­cío de Pau­lo Dy­ba­la a Cris­tian Pa­vón, quien le sir­vió el gol a Ser­gio Agüe­ro.

Has­ta ahí, am­bos cor­do­be­ses po­dían sen­tir­se un po­qui­to más cer­ca de ir al Mun­dial de Ru­sia, so­bre to­do el de­lan­te­ro de Bo­ca, quien va a los bi­fes por­que po­ne la sex­ta ve­lo­ci­dad pa­ra lle­gar a la re­don­da y así po­der me­ter el cen­tro al pie. En el ca­so del ju­ga­dor de la Ju­ven­tus, de­mos­tra­ba que ha­cien­do de Mes­si (pa­ra Sam­pao­li jue­gan de lo mis­mo) tam­bién po­dría ir a la ci­ta ecu­mé­ni­ca. Es más, des­de ahí po­dría pen­sar­se en fa­bri­car­se una nueva so­cie­dad con Mes­si, en una se­gun­da par­te. Era tan aus­pi­cio­so que tam­bién se po­día pen­sar en que Ba­ne­ga po­día po­ten­ciar­se con En­zo Pérez.

Sin em­bar­go, fue tal el gro­tes­co que pro­si­guió al me­jor mo­men­to ar­gen­tino que el par­ti­do que su­pues­ta­men­te em­pe­za­ba a de­fi­nir al cu­po de nue­ve ju­ga­do­res pa­ra la lis­ta de 23 de­fi­ni­ti­vos ter­mi­nó abrien­do se­rios in­te­rro­gan­te so­bre la ma­yo­ría de mu­chos de esos nom­bres que ya tie­nen el pa­sa­je a Ru­sia 2018. Los mis­mos que acom­pa­ña­ron a la se­lec­ción ar­gen­ti­na du­ran­te to­do el año y de los que so­la­men­te se sal­vó Lio­nel Mes­si. Aque­llos que nos lle­va­ron a re­zar­le al crack pa­ra po­der en­trar por la ven­ta­na al Mun­dial del año que vie­ne.

“Hay co­sas que no ha­bía vis­to”, in­ten­tó ex­pli­car el en­tre­na­dor Jor­ge Sam­pao­li so­bre los cua­tro go­les que re­ci­bió el equi­po en 10 mi­nu­tos y el bai­le que Ni­ge­ria le pe­gó a Ar­gen­ti­na en el se­gun­do tiem­po. “Nos pa­sa­ron por en­ci­ma”, es­gri­mió Mas­che­rano. Lo cier­to es que Ar­gen­ti­na se pre­pa­ró pa­ra una so­la es­ce­na y es­pe­cu­ló con que Ni­ge­ria ja­más se ani­ma­ría al ida y vuel­ta que des­nu­dó por com­ple­to a nues­tro se­lec­cio­na­do, que per­dió su pri­mer jue­go en la era Sam­pao­li.

Pa­ra sos­te­ner una estructura de ata­que con sie­te hom­bres de jue­go y ata­que, el DT eli­gió una ba­se en­de­ble y le dio ai­re a un ca­pri­cho. Pa­ra sos­te­ner a Mas­che­rano (es­tá le­jos de ser el del Mun­dial 2014), re­pi­tió un ex­pe­ri­men­to in­ve­ro­sí­mil con una lí­nea de tres (Ota­men­di y Pez­ze­la) irre­so­lu­ta, un ar­que­ro co­mo Agus­tín Mar­che­sin que ofre­ció po­ca se­gu­ri­dad (los tres pri­me­ros ti­ros al ar­co fue­ron aden­tro y en el 0-1 ar­mó mal la ba­rre­ra po­nien­do al pe­ti­so Ba­ne­ga so­bre el ex­tre­mo por el que pa­só el ti­ro de Ihea­na­cho), ade­más de que el pro­pio ro­sa­rino, Pérez y Lo Cel­so na­da pu­die­ron ha­cer an­te las águi­las ni­ge­ria­nas.

¿No era más fá­cil con­vo­car a dos la­te­ra­les del me­dio lo­cal? Pa­vón ter­mi­nó ha­cien­do de la­te­ral de­re­cho y Dy­ba­la ba­jan­do has­ta el área pro­pia pa­ra re­ci­bir la pe­lo­ta. El in­gre­so de Emi­li­ano Ri­go­ni tam­po­co pu­do tor­cer la his­to­ria.

Era un par­ti­do pa­ra ele­gir a los que fal­tan y de esos pa­ra pro­bar un plan B. Sin em­bar­go, sin el pa­ra­guas pro­tec­tor del ge­nio, la se­lec­ción ar­gen­ti­na su­frió una go­lea­da his­tó­ri­ca y ra­ti­fi­có que no hay plan que no sea “Mes­si y 10 más”.

HAS­TA EL 2-0, DY­BA­LA Y PA­VÓN PO­DÍAN SEN­TIR­SE UN PO­QUI­TO MÁS CER­CA DEL MUN­DIAL. LUE­GO, QUE­DA­RON IN­CÓG­NI­TAS SO­BRE LA MA­YO­RÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.