Clau­dio Bo­na­dio, el más fa­mo­so de los jue­ces “de la ser­vi­lle­ta”

La Voz del Interior - - Primer Plano -

“co­mo el pri­mer en­cuen­tro” la reunión en Ale­po, Si­ria, el 24 de enero de 2011, en­tre Ti­mer­man, el pre­si­den­te si­rio, Bas­har al As­sad, y el can­ci­ller ira­ní Alí Sa­lehi.

Bo­na­dio ci­tó co­mo prue­bas dos ar­tícu­los pu­bli­ca­dos por el pe­rio­dis­ta Jo­sé Elias­chev en el dia­rio Per­fil, el 26 de mar­zo y el 2 de abril de 2011, en los que se se­ña­la el ini­cio de ne­go­cia­cio­nes pa­ra “de­jar de la­do la in­ves­ti­ga­ción de los aten­ta­dos”.

En su des­car­go, Ti­mer­man pre­sen­tó el in­ter­cam­bio de e-mails en los que Ro­nald No­ble, por en­ton­ces ti­tu­lar de In­ter­pol, ra­ti­fi­ca­ba las aler­tas ro­jas (pe­di­do de cap­tu­ra) so­bre los impu­tados ira­níes pe­se a la fir­ma del Me­mo­rán­dum.

“No pu­do lo­grar­se que No­ble pres­te de­cla­ra­ción tes­ti­mo­nial”, di­jo Bo­na­dio. “To­do ello nos lle­va a du­dar de la im­par­cia­li­dad que ten­dría que te­ner No­ble por su car­go de se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de In­ter­pol y que por su re­la­ción con Ti­mer­man pres­tó co­la­bo­ra­ción a los impu­tados pa­ra ar­mar una pues­ta en es­ce­na”, afir­mó el juez.

Bo­na­dio tam­bién cree que el acuer­do fue re­dac­ta­do por Irán, y no en for­ma con­jun­ta en­tre am­bos paí­ses. “No re­sul­ta creí­ble que Ti­mer­man, sin te­ner la mí­ni­ma for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, mu­cho me­nos nin­gún co­no­ci­mien­to ju­rí­di­co –ni qué de­cir de pro­ce­sal pe­nal o de de­re­cho in­ter­na­cio­nal–, re­dac­tó un ins­tru­men­to de tal na­tu­ra­le­za e im­por­tan­cia, sin con­tar con opi­nión de ex­per­tos”.

El juez, en la pá­gi­na 464, ex­pli­ca por qué dic­tó las pri­sio­nes pre­ven­ti­vas. Afir­ma que los he­chos impu­tados y el es­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción “con­fi­gu­ran una des­fa­vo­ra­ble im­pre­sión so­bre las con­di­cio­nes per­so­na­les” de los impu­tados y “per­mi­ten con­cluir que, en ca­so de se­guir en li­ber­tad, no ha­brán de so­me­ter­se a la Jus­ti­cia”.

Has­ta fi­nes de 2014, Clau­dio Bo­na­dio, con 51 de­nun­cias en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra (aun­que la ma­yo­ría des­es­ti­ma­das), es­ta­ba se­gun­do, de­trás del ya re­ti­ra­do Nor­ber­to Oyar­bi­de, en la ta­bla de jue­ces con­tro­ver­ti­dos.

Tras ser co­la­bo­ra­dor de Car­los Co­rach a prin­ci­pios del pri­mer go­bierno de Car­los Me­nem, ac­ce­dió a la Jus­ti­cia fe­de­ral en 1992. Cua­tro años más tar­de na­cía una le­yen­da: Do­min­go Ca­va­llo di­jo ha­ber vis­to una ser­vi­lle­ta es­cri­ta por el pro­pio Co­rach, con los nom­bres de los jue­ces fe­de­ra­les ami­gos del go­bierno. Allí fi­gu­ra­ba Bo­na­dio. El ape­la­ti­vo del “juez de la ser­vi­lle­ta” nun­ca lo aban­do­nó.

Su fa­ma de du­ro se agi­gan­tó en 2001: ma­tó a dos de­lin­cuen­tes en una es­qui­na del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se cuan­do qui­sie­ron asaltarlo cuan­do ba­jó de su Au­di. Usó una Glock ca­li­bre 40.

Pe­se a es­tar a car­go de la cau­sa por “trai­ción a la pa­tria” re­fe­ri­da al aten­ta­do de la Amia, un gru­po de fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas no tie­nen una bue­na opi­nión so­bre Bo­na­dio. Siem­pre re­cuer­dan que en 2005 el juez fue apar­ta­do de la cau­sa que in­ves­ti­ga el en­cu­bri­mien­to del aten­ta­do por “ca­jo­near” el ex­pe­dien­te. Allí es­tá im­pli­ca­do, y ac­tual­men­te en jui­cio oral, su ex­je­fe Co­rach.

En 2010, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fue de­nun­cia­do por el fis­cal es­pe­cial Al­ber­to Nis­man. “Se re­sal­ta la par­ti­cu­lar in­qui­na que el ma­gis­tra­do ten­dría pa­ra con mi ac­cio­nar co­mo fis­cal en la in­ves­ti­ga­ción con­tra el aten­ta­do a la se­de de la Amia”, sos­tu­vo Nis­man en aque­lla pre­sen­ta­ción.

En 2013, Bo­na­dio pi­dió la cap­tu­ra del ex­se­cre­ta­rio de Trans­por­te Ri­car­do Jai­me por mal­ver­sa­ción de fon­dos.

Ayer fue quien pro­ce­só y dic­tó la pri­sión pre­ven­ti­va de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. A la expresidenta tam­bién la pro­ce­só en los ca­sos co­no­ci­dos co­mo “dó­lar fu­tu­ro” y “Los Sau­ces”.

Que es­to ocu­rrie­ra en el úl­ti­mo día há­bil pre­vio a la asun­ción de la expresidenta co­mo se­na­do­ra fue ob­ser­va­do con sus­pi­ca­cia.

La dos ve­ces pre­si­den­ta de la Na­ción acu­só a Mau­ri­cio Ma­cri de es­tar de­trás de la impu­tación de Bo­na­dio. Un co­no­ce­dor de las in­tri­gas en los Tri­bu­na­les fe­de­ra­les ne­gó a es­te dia­rio esa lec­tu­ra po­lí­ti­ca. “No, Bo­na­dio ac­túa por las su­yas. En to­do ca­so, si quie­ren en­con­trar una ex­pli­ca­ción, bus­quen por el la­do del pe­ro­nis­mo y sus in­ter­nas, o por el la­do de al­gu­na re­van­cha”, di­jo la fuente.

Bo­na­dio, tras­cen­dió, ini­ció no ha­ce mu­cho los trá­mi­tes pa­ra ju­bi­lar­se.

(LA VOZ)

Un du­ro. El juez Bo­na­dio ayer pro­ce­só por ter­ce­ra vez a la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.