En­tu­me­ci­do, San­tia­go no pu­do ha­cer na­da pa­ra sal­var su vi­da

El in­for­me fi­nal de los 55 pe­ri­tos re­ve­la que el jo­ven fa­lle­ció a po­cos mi­nu­tos de en­trar al río Chu­but y que el cuer­po no fue mo­vi­do. “No hay ele­men­tos ob­je­ti­vos co­mo pa­ra su­po­ner un es­ce­na­rio pre­vio a la muer­te”, sos­tie­ne.

La Voz del Interior - - Política -

Apo­co de me­ter­se en las frías aguas del río Chu­but, San­tia­go Mal­do­na­do su­frió el en­tu­me­ci­mien­to y no pu­do ati­nar a sal­var­se, por lo cual mu­rió.

Así lo de­ter­mi­na el in­for­me fo­ren­se fi­nal so­bre los es­tu­dios com­ple­men­ta­rios que 55 pe­ri­tos rea­li­za­ron so­bre el cuer­po del jo­ven, en una au­top­sia del 20 de oc­tu­bre pa­sa­do.

El dia­rio La Na­ción ac­ce­dió a do­cu­men­tos que re­ve­lan co­mo cau­sa de la muer­te la “as­fi­xia por in­mer­sión” y se pre­ci­sa que el cuer­po no tie­ne le­sio­nes, lo cual des­car­ta de for­ma inob­je­ta­ble que ha­ya si­do arras­tra­do o “plan­ta­do” enellu­gar.

El dia­rio aña­de que otros fac­to­res con­co­mi­tan­tes de­ci­si­vos des­en­ca­de­na­ron el trá­gi­co fi­nal: las res­tric­cio­nes que le im­pu­sie­ron los ca­si 20 ki­los de pe­so de sus cua­tro ca­pas de ro­pa em­pa­pa­das.

To­do ello de­ri­vó en la “dis­mi­nu­ción de su ca­pa­ci­dad de reac­ción, se­gui­da por una de­pre­sión car­dio­rres­pi­ra­to­ria y una dis­mi­nu­ción de su es­ta­do de con­cien­cia”, que lo su­mer­gió en el le­cho del río y le cau­só la muer­te por “as­fi­xia por in­mer­sión”.

Fir­ma­do de con­for­mi­dad por to­dos los pe­ri­tos ofi­cia­les y de par­te (in­clui­dos los de la fa­mi­lia), el es­tu­dio sos­tie­ne que el cuer­po per­ma­ne­ció su­mer­gi­do en el le­cho del río Chu­but “pa­ra lue­go aflo­rar po­cos días an­tes del ha­llaz­go”. Es­to se con­clu­ye a par­tir del aná­li­sis de la fau­na ca­da­vé­ri­ca y, a la vez, se des­car­tó to­da pre­sen­cia de fau­na ca­da­vé­ri­ca te­rres­tre.

El in­for­me

Mal­do­na­do mu­rió a los po­cos mi­nu­tos de in­gre­sar a las gé­li­das aguas del río Chu­but.

No pu­do si­quie­ra en­sa­yar bra­za­das o mo­vi­mien­tos pa­ra man­te­ner­se a flo­te de­bi­do al rá­pi­do “en­tu­me­ci­mien­to de su cuer­po y a la pér­di­da de mo­vi­li­dad y de su sen­si­bi­li­dad cor­po­ral”.

Otros fac­to­res des­en­ca­de­na­ron el trá­gi­co fi­nal: las res­tric­cio­nes que le im­pu­sie­ron los ca­si 20 ki­los de pe­so de sus cua­tro ca­pas de ro­pa las­tra­das con agua.

Hu­bo una “dis­mi­nu­ción de su ca­pa­ci­dad de reac­ción, se­gui­da por una de­pre­sión car­dio­rres­pi­ra­to­ria y una dis­mi­nu­ción de su es­ta­do de con­cien­cia”.

La au­sen­cia de le­sio­nes “per­mi­te afir­mar que no hay ele­men­tos ob­je­ti­vos co­mo pa­ra su­po­ner un es­ce­na­rio pre­vio a la muer­te, don­de se pro­du­je­ra vio­len­cia fí­si­ca so­bre el cuer­po”.

La fal­ta de sig­nos de arras­tre o de su­je­ción en las ro­pas des­car­ta “que el cuer­po ha­ya es­ta­do en otro lu­gar que no sea el del ha­llaz­go (...). La fau­na ha­lla­da aso­cia­da al cuer­po es de ca­rác­ter ne­ta­men­te acuá­ti­co y ben­tó­ni­co, que vi­ve en el fon­do del cuer­po del agua”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.