Ca­sas des­trui­das, to­da­vía a la vis­ta

La Voz del Interior - - Primer Plano -

Re­cla­mos pen­dien­tes

Daniel Sa­li­bi, in­ten­den­te de la ciu­dad de Men­dio­la­za, es el úni­co de los man­da­ta­rios del sec­tor que lo­gró ser re­ele­gi­do lue­go de esa fe­cha.

“En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, las obras más im­por­tan­tes fue­ron rea­li­za­das, que­dan al­gu­nas pe­que­ñas, que se fue­ron ado­san­do al cro­no­gra­ma ini­cial a medida que los ve­ci­nos y lu­ga­re­ños ad­ver­tían que de­bían con­si­de­rar­se co­mo desagües, y tra­mos de en­ga­vio­na­dos”, di­jo Sa­li­bi.

Tam­bién co­men­tó que aún fal­tan al­gu­nas la­gu­nas de re­tar­do pa­ra pro­te­ger to­do el sec­tor, un sis­te­ma in­te­gra­do de ac­ti­va­ción de aler­ta tem­pra­na en los sec­to­res más crí­ti­cos des­de La Que­bra­da en Río Ce­ba­llos, y Los Que­bra­chi­tos y Ca­ba­na, en Un­qui­llo. Y pun­tua­li­zó que du­ran­te el año de­be­rían rea­li­zar­se va­rias ve­ces tra­ba­jos de lim­pie­za, en­san­che y pro­fun­di­za­ción del cau­ce de los arro­yos.

Las con­se­cuen­cias del alu­vión de­ri­va­ron en la ges­ta­ción de dis­tin­tas asam­bleas de ve­ci­nos en las lo­ca­li­da­des del co­rre­dor.

En el ca­so de Vi­lla Allen­de, Ri­car­do Pan­zet­ta; de la asam­blea Re­sur­gir, cri­ti­ca: “La Pro­vin­cia y los mu­ni­ci­pios in­ten­tan con­ven­cer a la gen­te de que con las obras rea­li­za­das el ries­go de que ocu­rra otro 15-F es im­po­si­ble. Pe­ro no es ver­dad, aún que­dan obras pen­dien­tes, en par­ti­cu­lar los em­bal­ses de re­ten­ción, y la pro­fun­di­za­ción y cui­da­do in­te­gral de la cuen­ca”, en­fa­ti­za Pan­zet­ta.

Ve­ró­ni­ca Lo­sano es ve­ci­na de ba­rrio Lo­za, en Río Ce­ba­llos. “El en­san­che que hi­cie­ron del río a ve­ces nos da más mie­do por­que el agua va a co­rrer más rá­pi­do y si des­bor­da el cau­ce va a ser peor. Ca­da vez que llue­ve más de una ho­ra fuer­te em­pe­za­mos a temblar”, con­fie­sa Lo­sano. La Pro­vin­cia ase­gu­ra que hu­bo im­por­tan­tes avan­ces.

A pe­sar de las crí­ti­cas de ve­ci­nos, la Pro­vin­cia ase­gu­ra que se hi­cie­ron avan­ces im­por­tan­tes en la aler­ta tem­pra­na: la cons­ti­tu­ción de jun­tas de De­fen­sa Ci­vil, de gru­pos de co­mu­ni­ca­ción y de me­jo­ra en el equi­pa­mien­to de alar­mas, ade­más de re­no­var se­ña­lé­ti­ca en zo­nas ri­be­re­ñas. Pe­ro las ca­rac­te­rís­ti­cas de la zo­na, se­gún ex­pli­có Vot­te­ro, obli­gan a un tra­ta­mien­to con mu­cha cer­ca­nía e in­me­dia­tez por­que las cre­ci­das ca­si no dan tiem­po.

La cre­ci­da del arro­yo Río Ce­ba­llos se co­bró la vi­da de un tor­ne­ro que te­nía su ca­sa fren­te al com­ple­jo Ar­co Iris.

El sal­te­ño Juan Ro­ber­to Cas­tro ha­bía subido al te­cho de su vi­vien­da pa­ra res­guar­dar­se, cuan­do es­te se des­plo­mó.

Esa vi­vien­da con­ti­núa hoy en el mis­mo es­ta­do. Al­gu­nos es­com­bros del te­cho que ce­dió an­te el río que co­rría por la ave­ni­da San Mar­tín aún se hallan en el lu­gar, y la es­truc­tu­ra mues­tra sus he­ri­das.

Otra cons­truc­ción que fue des­trui­da es­tá hoy en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción.

El an­fi­tea­tro de Vi­lla Allen­de tie­ne ma­qui­na­ria que tra­ba­ja en el es­pa­cio que an­tes ocupaban los es­pec­ta­do­res, con la idea de con­ver­tir el pre­dio en una de las pro­me­ti­das la­gu­nas de re­tar­do, que se lle­na­ría de agua só­lo en ca­so de cre­ci­das.

Mil me­tros ha­cia el nor­te, a un cos­ta­do del arro­yo Sal­dán, só­lo que­dan pe­que­ñas mar­cas de lo que fue el desas­tre y mu­ros de con­ten­ción pa­ra evi­tar nue­vos pro­ble­mas.

Al otro cos­ta­do, se ob­ser­van las rui­nas de tres ca­sas que fue­ron to­tal­men­te des­trui­das, don­de só­lo al­gu­nas pa­re­des re­sis­ten, aun­que, por su es­ta­do y por la ve­ge­ta­ción que las ro­dea, evi­den­cian el es­ta­do de aban­dono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.