Las 59 ar­gen­ti­nas ol­vi­da­das de la Gue­rra de Mal­vi­nas

Hu­bo 59 ado­les­cen­tes que par­ti­ci­pa­ron del conf lic­to en Mal­vi­nas. Eran ci­vi­les y ac­tua­ron en la en­fer­me­ría. Una te­sis uni­ver­si­ta­ria res­ca­ta, a 36 años, su va­lio­sa mi­sión y alum­bra una his­to­ria ocul­ta­da.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Clau­dio Mi­nol­do Corresponsalía

Fue­ron in­jus­ta­men­te bo­rra­das de la his­to­ria. No tie­nen le­ga­jo, no fi­gu­ran en los ar­chi­vos; al­gu­nas has­ta fue­ron víc­ti­mas de aco­so, a otras les die­ron la ba­ja des­hon­ro­sa por “pre­gun­tar”. No fue­ron pre­mia­das ni con­de­co­ra­das. Las en­via­ron a ca­sa con la or­den ba­jo ame­na­za de no con­tar y con la so­la in­di­ca­ción de ol­vi­dar.

Son las 59 mu­je­res cu­yo ser­vi­cio fue im­pres­cin­di­ble du­ran­te la gue­rra de Mal­vi­nas, ha­ce 36 años.

A di­fe­ren­cia de otras ex­po­nen­tes del gé­ne­ro que pres­ta­ron ser­vi­cios pa­ra el Ejér­ci­to y la Fuer­za Aé­rea, du­ran­te el con­flic­to bé­li­co de 1982 las Aspirantes Na­va­les Es­tu­dian­tes de En­fer­me­ría de la Ar­ma­da eran to­das me­no­res de edad y fue­ron obli­ga­das a pres­tar ser­vi­cio cuan­do es­ta­lló la gue­rra por­que es­ta­ban “ba­jo ban­de­ra”.

Las 59 fue­ron al Hos­pi­tal Na­val de la Ba­se de Puer­to Bel­grano pa­ra au­xi­liar a los he­ri­dos de la gue­rra. Es­tu­vie­ron des­de el mi­nu­to uno, cuan­do lle­ga­ron los pri­me­ros he­ri­dos. Al­gu­nas te­nían 15 años; las más gran­des, 17.

Aho­ra, una te­sis de maes­tría en Par­ti­dos Po­lí­ti­cos de la li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción So­cial cor­do­be­sa Ma­ría Elena Otero ayu­da a sa­car­las del injusto ol­vi­do que im­pe­ró du­ran­te más de tres dé­ca­das. Otero es­tá es­cri­bien­do el pri­mer tra­ba­jo aca­dé­mi­co so­bre el te­ma con el tí­tu­lo “Mu­je­res de Mal­vi­nas: vo­ces y re­pre­sen­ta­cio­nes de aspirantes na­va­les du­ran­te la gue­rra”, gra­cias a una be­ca del Cen­tro de Es­tu­dios Avan­za­dos (CEA) de la Se­cre­ta­ría de Cien­cia y Téc­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba. El tra­ba­jo fi­nal se­rá pu­bli­ca­do en abril de 2019.

¿Por qué el tra­ba­jo pro­fun­di­za so­bre es­tas 59 mu­je­res y no en to­das las que tu­vie­ron al­gu­na par­ti­ci­pa­ción du­ran­te la gue­rra? “Mi in­ten­ción era vi­si­bi­li­zar­las, que se es­cu­cha­ran sus vo­ces por­que has­ta aho­ra só­lo se es­cu­cha­ron las de otras mu­je­res que si­guie­ron la ca­rre­ra mi­li­tar, que defienden a su fuer­za y que ja­más van a cues­tio­nar la gue­rra”, ex­pli­có Otero so­bre es­te re­cor­te de ese gru­po en con­cre­to.

En pri­me­ra per­so­na Cuan­do a Do­ra Ruiz su pa­pá le re­ga­ló una cá­ma­ra com­pac­ta con un ro­llo pa­ra 36 fotos, no pen­só que

36 años des­pués iba a ser ca­paz de tes­ti­mo­niar gra­cias a ella su pa­so por la Es­cue­la de Sa­ni­dad Na­val y su par­ti­ci­pa­ción co­mo au­xi­liar de en­fer­me­ría du­ran­te la gue­rra de

1982. Por­que allí es­tán las fotos, ya des­co­lo­ri­das, co­mo si le hu­bie­sen apli­ca­do un fil­tro vintage, pa­ra de­mos­trar que to­do lo que cuen­tan fue ver­dad.

La cor­do­be­sa Do­ra vol­vió a ha­blar de Mal­vi­nas re­cién el año pa­sa­do, en una char­la pa­ra fu­tu­ras do­cen­tes, y se fue ani­man­do a en­he­brar un re­la­to que le ayu­da a re­sig­ni­fi­car su ac­tua­ción en aque­lla épo­ca. For­ma par­te de un co­lec­ti­vo que se lla­ma Mu­je­res y Mal­vi­nas en el que es­tán, prin­ci­pal­men­te, quie­nes fue­ron com­pa­ñe­ras en Puer­to Bel­grano en 1982 y que, hoy, es­tán di­se­mi­na­das por to­do el país.

“Re­cién nues­tras vo­ces co­mien­zan a oír­se de a po­co. Hay per­so­nas que nos co­no­cen, que es­cu­cha­ron nues­tras his­to­rias, pe­ro mu­chas se­gui­mos en el ano­ni­ma­to, in­vi­si­bi­li­za­das. La gue­rra nos abra­zó sien­do la ma­yo­ría de no­so­tras me­no­res”, re­fle­xio­nó Do­ra en diá­lo­go con La Voz.

“He­mos vis­to muertos, ampu­tacio­nes, he­ri­dos gra­ves. Con­vi­vía­mos con gen­te ma­yor que nos pre­gun­ta­ba có­mo vol­ver a sus ho­ga­res sin una pier­na o sin un bra­zo, o sa­bien­do que les iban a ampu­tar las dos pier­nas. Y te­nía­mos que es­tar allí pa­ra es­cu­char­los, pa­ra con­te­ner­los. Ni si­quie­ra sé de dón­de sa­cá­ba­mos las pa­la­bras pa­ra dar­les áni­mo, mien­tras que a no­so­tras no nos con­te­nía na­die”, re­la­tó.

Es­tas mu­je­res re­cha­zan que se les di­ga “en­fer­me­ras” por no te­ner el tí­tu­lo aca­dé­mi­co ni la formación su­fi­cien­te que exi­ge la ca­rre­ra, pe­ro en la prác­ti­ca ofi­cia­ron co­mo ta­les por­que te­nían que cu­rar des­de he­ri­das de es­quir­las a pies de trin­che­ra (un ede­ma ro­jo y do­lo­ro­so), o es­tar en el mo­men­to en el que se prac­ti­ca­ba una ampu­tación a un com­ba­tien­te. Tam­po­co quie­ren os­ten­tar el tí­tu­lo de ve­te­ra­nas de gue­rra, pe­ro sí que se les re­co­noz­ca, al me­nos, que son par­te de la his­to­ria que en­cie­rra Mal­vi­nas.

Ellas no es­tu­vie­ron en las is­las, pe­ro sí fue­ron des­ti­na­das a un si­tio mi­li­tar en el con­ti­nen­te que re­ci­bía a los com­ba­tien­tes he­ri­dos.

“El re­en­cuen­tro que tu­vi­mos en 2016 me ayu­dó a re­cons­truir mi pro­pia his­to­ria, a tra­vés de los re­cuer­dos y re­la­tos que ca­da una fue na­rran­do. Por­que fue­ron mu­chos años de silencio, de no ha­blar­lo ni con la fa­mi­lia ni con na­die. Tam­po­co hu­bo mu­chos que se ani­ma­ran a pre­gun­tar. Vol­vi­mos de la gue­rra y ahí no­más nos me­ti­mos en el Mun­dial y se fue apa­gan­do to­do. Hoy, cuan­do lo cuen­to, es co­mo si es­tu­vie­se ha­blan­do de la his­to­ria que le pa­só a otra y no a mí”, completó quien con 16 años era una as­pi­ran­te na­val.

Las otras dos cor­do­be­sas que es­tu­vie­ron en la ba­se na­val du­ran­te la gue­rra son Patricia Ga­llar­do y Ste­lla Lo­yo­la. Am­bas apor­ta­ron da­tos pa­ra la te­sis que vie­ne es­cri­bien­do Otero, pe­ro des­pués de las en­tre­vis­tas se­ña­la­ron que pre­fie­ren man­te­ner­se al mar­gen. No to­das pue­den ex­te­rio­ri­zar lo que sien­ten. Pa­ra mu­chas, si­gue sien­do una he­ri­da que no ci­ca­tri­za.

ES­TAS 59 MU­JE­RES NO ES­TU­VIE­RON EN LAS IS­LAS, PE­RO FUE­RON DES­TI­NA­DAS A SI­TIOS MI­LI­TA­RES QUE RE­CI­BÍAN COM­BA­TIEN­TES HE­RI­DOS.

Prue­ba. La cor­do­be­sa Do­ra Ruiz ha­bía re­tra­ta­do, con una cá­ma­ra que le ha­bía re­ga­la­do su pa­dre, a las mu­je­res que for­ma­ron par­te del con­tin­gen­te que con­cu­rrió pa­ra au­xi­liar en en­fer­me­ría.

In­de­le­ble. Clau­dia Patricia Lo­ren­zi­ni, fa­lle­ci­da el año pa­sa­do y una de las mu­je­res que integró el con­tin­gen­te, se ha­bía ta­tua­do las is­las en el bra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.