Sai­llén y la pugna por los pa­to­vi­cas

El lí­der del Surrbac apo­ya la crea­ción del gre­mio de guar­dias.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ser­gio Ca­rre­ras y To­más Váz­quez

Mauricio Sai­llén no es­tá tran­qui­lo. Aun­que des­de ha­ce 16 años es el mandamás del Sin­di­ca­to Úni­co de Re­co­lec­ción de Re­si­duos y Ba­rri­do de Cór­do­ba (Surrbac) y ade­más se mue­ve co­mo un pa­trón so­bre las em­pre­sas pri­va­das y los or­ga­nis­mos mu­ni­ci­pa­les vin­cu­la­dos a la ba­su­ra, su­fre una mo­les­tia que lo man­tie­ne en aler­ta cons­tan­te.

Sai­llén te­me que cual­quier día, cual­quier no­che de es­tas, el fan­tas­ma del lí­der ca­mio­ne­ro Hu­go Mo­yano se cor­po­ri­ce en una es­qui­na de la ciu­dad de Cór­do­ba y vuel­va a re­cla­mar­le lo que le qui­tó ha­ce cin­co años.

En 2013, gra­cias al ma­dri­naz­go del go­bierno de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez, que aca­ba­ba de ene­mis­tar­se con Mo­yano, Sai­llén con­si­guió que la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios de Sa­lud le ha­bi­li­ta­ra una obra so­cial, pe­se a no te­ner con­ve­nio co­lec­ti­vo pro­pio. Al año si­guien­te, avan­zó más.

Ce­le­bró un acuer­do con las em­pre­sas re­co­lec­to­ras cor­do­be­sas. Es­to, por fue­ra del con­ve­nio na­cio­nal de Camioneros. Así, se se­pa­ró de Mo­yano.

Gue­rra so­bre ca­mio­nes Des­de en­ton­ces, to­do ha si­do gue­rra. La Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Camioneros es una som­bra cons­tan­te so­bre el sue­ño de per­pe­tua­ción y de cre­ci­mien­to po­lí­ti­co de Sai­llén. Lue­go de ha­ber si­do la mano de­re­cha de Mo­yano en Cór­do­ba –el ca­mio­ne­ro lo ayu­dó pa­ra ser de­sig­na­do ti­tu­lar de la CGT Na­cio­nal y Po­pu­lar Ro­drí­guez Pe­ña, opues­ta al de­la­so­tis­mo–, Sai­llén qui­so vo­lar so­lo y lo en­fren­tó.

El 17 de ju­lio de 2013, Sai­llén de­nun­ció que el hi­jo de Hu­go Mo­yano, Pa­blo, lo ame­na­zó de muer­te, le mos­tró un re­vól­ver y, ayu­da­do por tres guar­daes­pal­das, le pa­teó las si­llas y la me­sa cuan­do ce­na­ba con su com­pa­ñe­ra en un res­tau­ran­te de la ave­ni­da Yri­go­yen, en Bue­nos Ai­res.

El do­min­go 18 de agos­to de 2013, lle­gó a oí­dos de Sai­llén el ru­mor de que Camioneros en­via­ba a Cór­do­ba un co­lec­ti­vo con ba­rra­bra­vas pa­ra agre­dir­los a él y a su fa­mi­lia, se­gún con­tó el abo­ga­do del gre­mio, Ri­car­do Mo­reno.

La res­pues­ta fue mo­vi­li­zar a más de 100 per­so­nas, entre ellas guar­daes­pal­das, bo­xea­do­res pro­fe­sio­na­les y ba­rra­bra­vas de Ta­lle­res y de Bel­grano has­ta la ba­se de la com­pa­ñía es­ta­tal Cre­se, pa­ra im­pe­dir el ata­que. Un par­ti­ci­pan­te de esa jor­na­da con­tó a La Voz que hu­bo “dos au­tos car­ga­dos con ar­mas cor­tas y lar­gas”. Por si aca­so.

Tres días des­pués, Sai­llén se pre­sen­tó an­te el fis­cal Car­los Mat­heu pa­ra “pre­ser­var” su vi­da, de­nun­ció ame­na­zas te­le­fó­ni­cas y con­tó que ba­lea­ron ca­sas de un plan de vi­vien­das del gre­mio. El con­flic­to cre­ció. El 26 de enero de 2014, la se­de lo­cal de Camioneros fue ti­ro­tea­da du­ran­te la ma­dru­ga­da, y su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Pe­dro Ma­ria­ni, acu­só al Surrbac.

Dos me­ses des­pués, un in­ten­to mo­ya­nis­ta por ar­mar una lis­ta opo­si­to­ra en el Surrbac fi­na­li­zó con los can­di­da­tos pa­tea­dos en la ca­be­za por una pa­to­ta en el pre­dio de Cre­se, arro­ja­dos co­mo ba­su­ra por en­ci­ma del alam­bra­do de la em­pre­sa, con los hue­sos ro­tos. Aca­ba­ron in­ter­na­dos y, en al­gu­nos ca­sos, sa­lie­ron de la pro­vin­cia pa­ra pre­ser­var sus vi­das.

To­dos los can­di­da­tos fue­ron des­pe­di­dos de las em­pre­sas Lu­sa, Co­tre­co y Cre­se, por in­di­ca­ción del Surrbac.

Los opo­si­to­res Juan Jo­sé Ca­be­llo y Die­go Fe­rrey­ra de­nun­cia­ron que a las 16 del 31 de mar­zo de aquel año fue­ron a pre­sen­tar su lis­ta en bu­le­var San Juan y Ar­tu­ro M. Bas, pleno cen­tro de Cór­do­ba, y fue­ron asal­ta­dos a pun­ta de pis­to­la por dos hom­bres que les ro­ba­ron la car­pe­ta con los ava­les. Surrbac res­pon­dió que fue un in­ven­to pa­ra ocul­tar que no pu­die­ron con­se­guir su­fi­cien­te apo­yo.

Una fa­mi­lia bien ar­ma­da

La gue­rra con Mo­yano lle­vó a Mauricio Sai­llén a ar­mar­se per­so­nal­men­te y a ar­mar a su fa­mi­lia y alle­ga­dos. El 28 de ju­nio de 2014, su hi­jo y ac­tual legislador pro­vin­cial Fran­co Sai­llén fue de­te­ni­do en la ave­ni­da Yri­go­yen de la ciu­dad de Cór­do­ba por­que con­du­cía su au­to ha­cien­do “ma­nio­bras tor­pes”. Le se­cues­tra­ron una pis­to­la 9 mi­lí­me­tros de la que no te­nía per­mi­so de por­ta­ción.

Se­gún pu­bli­ca­cio­nes del Re­gis­tro Na­cio­nal de Ar­mas en el Bo­le­tín Ofi­cial de la Na­ción, Mauricio Sai­llén pre­sen­tó so­li­ci­tu­des pa­ra por­tar una pis­to­la ca­li­bre 40, otra pis­to­la ca­li­bre 45, un re­vól­ver ca­li­bre 357, una ca­ra­bi­na ca­li­bre 30 y una es­co­pe­ta ca­li­bre 12.

Su hi­jo Fran­co ex­ten­dió en 2014 pe­di­do de te­nen­cia de una pis­to­la ca­li­bre 40 y la exes­po­sa de Sai­llén, Ve­ró­ni­ca Que­ve­do, pre­sen­tó so­li­ci­tud por una pis­to­la ca­li­bre 380. El prin­ci­pal so­cio de Sai­llén en el gre­mio, Pas­cual Ca­tram­bo­ne, pi­dió per­mi­so so­bre una pis­to­la ca­li­bre 45 y otra pis­to­la 9 mi­lí­me­tros.

La ne­ce­si­dad de Sai­llén de sen­tir­se pro­te­gi­do an­te una su­pues­ta in­va­sión mo­ya­nis­ta, aho­ra lo hi­zo in­cur­sio­nar en el apo­yo a un nue­vo gre­mio, el Sin­di­ca­to Úni­co de Tra­ba­ja­do­res de Con­trol de Ad­mi­sión y Per­ma­nen­cia (Sutcapra), que tie­ne la in­ten­ción de re­unir a to­dos los pa­to­vi­cas de los bo­li­ches de la pro­vin­cia de Cór­do­ba.

Así co­mo el Surrbac con­si­guió que los ba­su­re­ros pa­sa­ran a ser de­no­mi­na­dos por el co­rrec­to tér­mino de re­co­lec­to­res, Sutcapra bus­ca que los pa­to­vi­cas sean re­co­no­ci­dos co­mo “con­tro­la­do­res de ad­mi­sión y per­ma­nen­cia” (cap) en lo­ca­les bai­la­bles o es­pec­tácu­los.

Ins­pec­to­res del Mi­nis­te­rio

Es­te in­ten­to de gre­mio, li­de­ra­do por Ma­rio Cu­per­tino, cuenta con el apo­yo directo del Surrbac y, en es­pe­cial, de otro hi­jo de Sai­llén, Juan, que di­ri­ge la Ju­ven­tud Sin­di­cal Pe­ro­nis­ta.

Cu­per­tino, quien de­cla­ra 15 años de ex­pe­rien­cia co­mo con­tro­la­dor, ade­más vi­ve cerca de la ca­sa de Sai­llén, en el mis­mo ba­rrio Aya­cu­cho, don­de el gre­mia­lis­ta del Surrbac tie­ne vi­gi­lan­tes en su ve­re­da las 24 ho­ras. En nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías, Cu­per­tino apa­re­ce con Sai­llén pa­dre y con sus hi­jos, mos­tran­do el pu­ño a la cá­ma­ra en po­si­ción de bo­xea­dor, en la tri­bu­na del club de fút­bol AmSurrbac, en ac­tos po­lí­ti­cos y a la ca­be­za de nu­me­ro­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Las hu­ma­ni­da­des ex­tra­si­ze de los in­te­gran­tes del Sutcapra son las en­car­ga­das de en­ca­be­zar y de ar­mar el cor­dón de se­gu­ri­dad en las mar­chas que rea­li­za el Surrbac, o de la CGT que en­ca­be­za Sai­llén. Uno de los con­tro­la­do­res que fue a cui­dar esas mar­chas con­tó a La Voz que de­jó de ir por­que no les pa­ga­ban y por­que el ries­go no va­lía la pe­na.

En con­ver­sa­ción con es­te me­dio, Cu­per­tino, sen­ta­do en una ofi­ci­na que le pres­tan en el pri­mer pi­so de un edi­fi­cio en Hum­ber­to Pri­me­ro es­qui­na Su­cre mien­tras es­pe­ra inau­gu­rar su fla­man­te se­de en ba­rrio Co­fi­co, di­ce que re­ci­be “so­li­da­ri­dad” no só­lo del Surrbac, sino tam­bién de otros sin­di­ca­tos a los que brin­dan se­gu­ri­dad en las ma­ni­fes­ta­cio­nes.

La lle­ga­da del nue­vo gre­mio pu­so en aler­ta a las em­pre­sas del ru­bro que exis­ten en la ciu­dad de Cór­do­ba. So­bre to­do cuan­do vie­ron que

SUTCAPRA NO TIE­NE HA­BI­LI­TA­CIÓN PA­RA TRA­BA­JAR EN CÓR­DO­BA, SÓ­LO PO­DÍA HA­CER­LO EN LA PLA­TA.

Ama­deo Za­not­ti, abo­ga­do

LAS EM­PRE­SAS QUE PRECARIZAN A LOS CON­TRO­LA­DO­RES NO QUIEREN QUE LOS AYUDEMOS.

Ma­rio Cu­per­tino, ti­tu­lar Sutcapra

(LA VOZ)

So­cios. Ma­rio Cu­per­tino, el guar­dia que li­de­ra el nue­vo gre­mio, en una mar­cha jun­to con Juan y Fran­co Sai­llén, los hi­jos del lí­der del Surrbac, y Agus­tín, hi­jo de Pas­cual Ca­tram­bo­ne.

(DA­RÍO GALIANO / AR­CHI­VO)

EXAMIGOS. Hu­go Mo­yano y Mauricio Sai­llén, en un ac­to en el Surrbac en 2010, an­tes de la pe­lea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.