Qué pa­sa en el ce­re­bro con el amor y el pla­cer

La Voz del Interior - - Ciudadanos -

El amor, el pla­cer y el cir­cui­to de re­com­pen­sas. ¿Có­mo fun­cio­nan en el ce­re­bro? Las si­guien­tes son al­gu­nas de las pre­gun­tas que se plan­tean en la obra El pla­cer de ser hor­mi­ga y las res­pues­tas que dan los in­ves­ti­ga­do­res des­de una pers­pec­ti­va neu­ro­cien­tí­fi­ca.

¿Qué pa­sa en el ce­re­bro cuan­do nos enamo­ra­mos? Cuan­do nos enamo­ra­mos hay una ex­plo­sión de ac­ti­vi­dad en va­rias zo­nas del ce­re­bro. Al­gu­nos neu­ro­trans­mi­so­res y hor­mo­nas se en­cuen­tran en ni­ve­les muy al­tos. La do­pa­mi­na nos mo­ti­va a que vol­va­mos a ver­nos con nues­tro ena­mo­ra­do. La oxi­to­ci­na se li­be­ra cuan­do dos per­so­nas que se quieren se mi­ran a los ojos, in­clu­so tam­bién cuan­do un pe­rro y su hu­mano se mi­ran. La va­so­pre­si­na es­tá ele­va­da en to­dos los ani­ma­les cuan­do es­tán en pa­re­ja. Los en­do­ca­na­bi­noi­des y opioi­des en­dó­ge­nos son sus­tan­cias pro­du­ci­das por nues­tro pro­pio cuer­po en pe­que­ñas do­sis que pro­vo­can sen­sa­cio­nes de pla­cer.

¿Qué es el cir­cui­to de re­com­pen­sas? El cir­cui­to de re­com­pen­sas es una se­rie de es­truc­tu­ras ce­re­bra­les in­ter­co­nec­ta­das que se ac­ti­van cuan­do un in­di­vi­duo rea­li­za ac­ti­vi­da­des be­ne­fi­cio­sas pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Co­mer, be­ber, te­ner se­xo e in­ter­ac­tuar con otros miem­bros de la co­mu­ni­dad ac­ti­van es­te cir­cui­to, lo que cau­sa sen­sa­cio­nes de pla­cer. Las es­truc­tu­ras que for­man el cir­cui­to son el área teg­men­tal ven­tral, el nú­cleo ac­cum­bens y la cor­te­za pre­fron­tal. Al­gu­nas sus­tan­cias usur­pan el cir­cui­to so­bre­ac­ti­ván­do­lo; fac­to­res co­mo la edad de ini­cio del consumo o el con­tex­to en el que son usa­das las dro­gas pue­den ge­ne­rar una adic­ción.

¿Qué es el pla­cer? El pla­cer es esa sen­sa­ción de bie­nes­tar o fe­li­ci­dad que sen­ti­mos lue­go de ha­ber sa­tis­fe­cho una ne­ce­si­dad o un an­to­jo. Sen­tir pla­cer pro­mue­ve y sos­tie­ne el in­te­rés pa­ra rea­li­zar co­sas, y las sen­sa­cio­nes po­si­ti­vas y agra­da­bles fun­cio­nan co­mo una re­com­pen­sa pa­ra que las em­pren­da­mos una y otra vez. La ca­pa­ci­dad de sen­tir pla­cer es ne­ce­sa­ria pa­ra el bie­nes­tar y pa­ra un fun­cio­na­mien­to psi­co­ló­gi­co sa­lu­da­ble de las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.