Mar­ce­lo Puen­te, de Cór­do­ba a la ópe­ra de Mi­lán

El te­nor fue acla­ma­do en “Fran­ces­ca da Ri­mi­ni”, en el Tea­tro alla Sca­la, de Mi­lán. La no­ti­cia lo ubi­ca en el po­dio de los can­tan­tes lí­ri­cos des­ta­ca­dos del mun­do.

La Voz del Interior - - Vos Teatro - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Mar­ce­lo Puen­te de­bu­tó es­te fin de se­ma­na en el Tea­tro Alla Sca­la, de Mi­lán, Ita­lia. Y la no­ti­cia ubi­ca al te­nor, cor­do­bés por op­ción, en el po­dio de los can­tan­tes lí­ri­cos del mun­do. Mar­ce­lo es­tre­nó en el tem­plo de la ópe­ra Fran­ces­ca da Ri­mi­ni, en el rol de Pao­lo il Be­llo. La ópe­ra es un me­lo­dra­ma del com­po­si­tor Ric­car­do Zan­do­nai. Es­tá ba­sa­da en la tra­ge­dia de Ga­brie­le D’An­nun­zio, que, a su vez, se ins­pi­ró en una his­to­ria de amor adúl­te­ro de la Di­vi­na co­me­dia, de Dan­te Alig­hie­ri.

Mar­ce­lo na­ció en Ri­va­da­via, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, cre­ció en Cas­tex, La Pam­pa. Por el tra­ba­jo de su pa­dre ban­ca­rio, pa­só con su fa­mi­lia por San­ta Fe, San Juan y San Luis. Lue­go se ins­ta­ló en Cór­do­ba, don­de tie­ne fa­mi­lia (en ca­pi­tal, en Al­ta Gra­cia y en Vi­lla Allen­de). Ac­tual­men­te, vi­ve en Ma­drid. Des­de Mi­lán, fe­liz y aten­to a los cui­da­dos de su voz, Puen­te con­tó có­mo fue la ex­pe­rien­cia de pi­sar ese es­ce­na­rio en un rol tan com­ple­jo.

–¿Exis­te un cir­cui­to pa­ra los can­tan­tes lí­ri­cos, que se co­ro­na con alla Sca­la?

–En abril de 2017, de­bu­té en la Ro­yal Ope­ra House Co­vent Gar­den, de Lon­dres, y el éxi­to que tu­ve en esa opor­tu­ni­dad me abrió las puer­tas y el in­te­rés de to­dos los tea­tros im­por­tan­tes del mun­do. A la Sca­la lle­go en el mo­men­to jus­to de mi ca­rre­ra, en la ma­du­rez in­ter­pre­ta­ti­va y vo­cal. Es­toy muy fe­liz.

–¿Qué exi­gen­cias im­pli­ca la cons­truc­ción de un per­so­na­je co­mo Pao­lo?

–Pao­lo il Be­llo es un rol de te­nor “lí­ri­co spin­to”, es de­cir que requiere vocalmente cier­ta ca­pa­ci­da­des dra­má­ti­cas es­pe­cia­les de in­ter­pre­ta­ción y vocalmente muy exi­gen­tes. Es un rol real­men­te muy di­fí­cil, no hay mu­chos que se ani­men a ha­cer­lo. Yo tu­ve el pri­vi­le­gio de ha­cer es­te rol, lo de­bu­té en di­ciem­bre de 2017 en la Ope­ra Na­cio­nal del Rhin, en Es­tras­bur­go, tam­bién con un gran éxi­to. De ahí el in­te­rés del Tea­tro alla Sca­la.

–Pa­ra la Sca­la ¿qué sig­ni­fi­ca po­ner en es­ce­na “Fran­ces­ca da Ri­mi­ni”?

–Es­ta ópe­ra no se po­ne fre­cuen­te­men­te en es­ce­na por su com­ple­ji­dad y la dificultad de en­con­trar bue­nos in­tér­pre­tes. Ha­cía 59 años que no se ha­cía en el Tea­tro alla Sca­la. Me sien­to un pri­vi­le­gia­do y, so­bre to­do, muy or­gu­llo­so de mi tra­ba­jo y del pro­gre­so en mi pro­fe­sión. He es­tu­dia­do y tra­ba­jo muy du­ro pa­ra es­tar don­de es­toy. Na­da es ca­sual. Muy po­cos ar­gen­ti­nos han can­ta­do aquí, y yo soy uno de ellos.

–¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de es­tar en es­ce­na?

–Es muy emo­cio­nan­te es­tar pa­ra­do en es­te es­ce­na­rio don­de to­dos los gran­des mú­si­cos y can­tan­tes han es­ta­do. ¡Es la cu­na de la ópe­ra! Es­toy dis­fru­tan­do mu­cho ca­da fra­se, ca­da mo­men­to.

De ca­ra al fu­tu­ro

Con res­pec­to al fu­tu­ro ar­tís­ti­co y la­bo­ral, Mar­ce­lo co­men­ta: “En mi agen­da, des­pués de Mi­lán (don­de ac­tua­rá has­ta me­dia­dos de ma­yo), es­tá la Ópe­ra de Dres­den, en Ale­ma­nia; la ópe­ra de Ham­bur­go; y el año que vie­ne, la ópe­ra de Pa­rís, y mu­chas otros com­pro­mi­sos que to­da­vía no pue­do de­cir, pe­ro que son ex­ce­len­tes”.

Mien­tras se en­te­ra de las re­per­cu­sio­nes de su bri­llan­te ac­tua­ción, se­ña­la: “Me gus­ta­ría en­viar un abra­zo a to­dos los cor­do­be­ses, a la fa­mi­lia y a los ami­gos que me si­guen y apo­yan mi ca­rre­ra y mi pro­gre­so. Es­pe­ro vol­ver a can­tar pron­to en Cór­do­ba y fes­te­jar jun­tos”.

Aman­tes cé­le­bres

La ópe­ra de los aman­tes fur­ti­vos Fran­ces­ca da Ri­mi­ni es­la­más co­no­ci­da de las ópe­ras de Zan­do­nai, y de una se­rie de ópe­ras ins­pi­ra­das en la his­to­ria de Pao­lo y Fran­ces­ca, so­bre el can­to V de la Di­vi­na Co­me­dia. Alig­hie­ri la de­di­có a los aman­tes adúl­te­ros Pao­lo Ma­la­tes­ta y Fran­ces­ca da Ri­mi­ni.

En el ac­to se­gun­do, tie­ne lu­gar la más fa­mo­sa es­ce­na de la ópe­ra, du­ran­te la lec­tu­ra del poe­ma que lle­va­rá a Fran­ces­ca y a su cu­ña­do Pao­lo Ma­la­tes­ta a con­su­mar su amor prohi­bi­do en el dúo “Bien­ve­ni­do, se­ñor cu­ña­do... Pao­lo, da­me paz”. En el re­la­to, los aman­tes son sor­pren­di­dos por Gian­ciot­to, ma­ri­do de Fran­ces­ca y her­mano de Pao­lo, que los atra­vie­sa con la mis­ma es­pa­da en un abra­zo mor­tal. El infierno se abre pa­ra ser la morada eter­na de los con­de­na­dos.

Desem­pe­ña el rol de Fran­ces­ca la so­prano Ma­ría Jo­sé Siri, quien fue acla­ma­da en 2016 por su ac­tua­ción en Ma­da­ma But­terfly. En tan­to, Ga­brie­le Vi­via­ni es el ba­rí­tono en el rol de Gian­ciot­to.

La ópe­ra Fran­ces­ca da Ri­mi­ni se es­tre­nó en el tea­tro Re­gio, de Tu­rín, el 19 de fe­bre­ro de 1914. Su es­treno ame­ri­cano fue en el tea­tro Co­lón, de Bue­nos Ai­res, el 18 de ma­yo de 1915; y el año si­guien­te, en Nue­va York.

ES UN ROL QUE REQUIERE VOCALMENTE CA­PA­CI­DA­DES DRA­MÁ­TI­CAS ES­PE­CIA­LES DE IN­TER­PRE­TA­CIÓN MUY EXI­GEN­TES. ES UN ROL REAL­MEN­TE MUY DI­FÍ­CIL, NO MU­CHOS SE ANI­MAN A HA­CER­LO.

(PREN­SA TEA­TRO ALLA SCA­LA)

En es­ce­na. El te­nor Mar­ce­lo Puen­te, jun­to con Ma­ría Jo­sé Siri, en “Fran­ces­ca da Ri­mi­ni”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.