Que­man­do ataú­des

La Voz del Interior - - Opinión - Claudio Fan­ti­ni*

Her­mi­nio Igle­sias hi­zo per­der al jus­ti­cia­lis­mo en 1983 por que­mar un ataúd. Jair Bol­so­na­ro lle­gó al po­der en Bra­sil que­man­do ataú­des. Hoy, la tru­cu­len­cia co­ti­za en los mer­ca­dos elec­to­ra­les, en­va­len­to­nan­do a quie­nes lo­gra­ron no­to­rie­dad con vio­len­cia ver­bal y po­ses au­to­ri­ta­rias.

En Ar­gen­ti­na, lo que de­bie­ra ser centroizquierda só­lo se acuer­da del Es­ta­do de de­re­cho cuan­do de­be li­diar con cau­sas ju­di­cia­les. Por lo de­más, ex­hi­be dog­ma­tis­mo y de­ma­go­gia. A su vez, lo que de­bie­ra ser cen­tro­de­re­cha ca­re­ce de cul­tu­ra po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca pa­ra con­cien­ti­zar so­bre so­cie­dad abier­ta y Es­ta­do de de­re­cho.

Eso que tan bien ha­cía Raúl Al­fon­sín cuan­do, si­tuán­do­se más allá de las po­si­cio­nes par­ti­da­rias, ex­pli­ca­ba el va­lor de la ju­ri­di­ci­dad y el ca­rác­ter im­pres­cin­di­ble de la de­mo­cra­cia li­be­ral.

En po­lí­ti­ca “hay diálogo o hay vio­len­cia”, de­cía, con­tra­po­nién­do­se a las doc­tri­nas que exal­tan la con­fron­ta­ción.

Huér­fano de Al­fon­sín, el país que­dó en­tre los ideo­lo­gis­mos au­to­ri­ta­rios de unos y la in­di­gen­cia cul­tu­ral de otros, mien­tras que la de­mo­cra­cia li­be­ral que­dó en la mi­ra de ul­tra­con­ser­va­do­res alen­ta­dos por el éxi­to de la in­con­ti­nen­cia bar­bá­ri­ca de Bol­so­na­ro y de las iz­quier­das cóm­pli­ces de los es­tro­pi­cios de Ni­co­lás Ma­du­ro y de Da­niel Or­te­ga.

La ola más al­ta del mo­men­to es la ul­tra­con­ser­va­do­ra, que in­clu­ye fuer­tes do­sis de os­cu­ran­tis­mo re­li­gio­so. En Ar­gen­ti­na, se elo­gia a Bol­so­na­ro re­pi­tien­do la de­li­ran­te des­crip­ción de Lu­la Da Sil­va y del PT co­mo si fue­ran Pol Pot y el Khe­mer Rou­ge.

La cen­tro­de­re­cha que se sien­te más cer­ca de la ul­tra­de­re­cha que de la centroizquierda no es cen­tro­de­re­cha, sino de­re­cha ex­tre­ma. Del mis­mo mo­do, la centroizquierda que se sien­te más cer­ca de la ul­tra­iz­quier­da que de la cen­tro­de­re­cha no es centroizquierda, sino iz­quier­da ex­tre­ma. Ul­tra­de­re­cha, ul­tra­iz­quier­da y la de­ma­go­gia po­pu­lis­ta que os­ci­la en­tre am­bas tie­nen en co­mún que abo­rre­cen la de­mo­cra­cia li­be­ral.

An­ge­la Mer­kel pre­fi­rió co­go­ber­nar con los so­cial­de­mó­cra­tas an­tes que in­cor­po­rar en su coa­li­ción a la ul­tra­de­re­chis­ta AFD. Co­go­ber­nan­do, la cen­tro­de­re­cha y la centroizquierda se de­bi­li­tan y dre­nan ad­he­ren­tes ha­cia Die Lin­ke, por iz­quier­da, y ha­cia AFD, por de­re­cha; pe­ro tu­vie­ron la de­cen­cia de go­ber­nar aso­cia­dos an­tes que aliar­se al au­to­ri­ta­ris­mo que odia a la de­mo­cra­cia li­be­ral.

En Bra­sil no tu­vie­ron esa gran­de­za, mien­tras que en Ar­gen­ti­na es más fá­cil re­zar­le a Fi­del Cas­tro o al ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet que apre­ciar la es­ta­tu­ra de An­ge­la Mer­kel.

Per­fi­les

La cul­tu­ra au­to­ri­ta­ria do­mi­nan- te im­pi­de vi­sua­li­zar otra po­si­bi­li­dad de sa­lir del mo­no­po­lio di­ri­gen­cial que trans­for­ma a la po­lí­ti­ca en un ne­go­cio de me­dio­cres co­di­cio­sos. Aun­que es po­si­ble en­con­trar out­si­ders que no sean per­so­na­jes gro­tes­cos ni vio­len­tos, las fu­rias do­mi­nan­tes ta­pan con vo­ci­fe­ra­das des­ca­li­fi­ca­cio­nes ra­zo­na­mien­tos no­ve­do­sos co­mo, por ejem­plo, los de Fa­cun­do Ma­nes.

Es­te neu­ro­cien­tí­fi­co lle­va tiem­po des­cri­bien­do a la cien­cia co­mo ins­tru­men­to pa­ra ge­ne­rar desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co. Mien­tras po­lí­ti­cos y eco­no­mis­tas só­lo con­ci­ben el ca­pi­tal en tér­mi­nos de di­ne­ro, tie­rra, bie­nes e in­ver­sio­nes, Ma­nes prio­ri­za el “va­lor del ca­pi­tal hu­mano”, y re­cu­rre a me­tá­fo­ras mé­di­cas pa­ra ex­pli­car los pro­ble­mas y las so­lu­cio­nes en la so­cie­dad y en la eco­no­mía.

Ser hi­jo de un mé­di­co ru­ral y ha­ber­se for­ma­do co­mo cien­tí­fi­co le per­mi­tió con­ver­tir sus co­no­ci­mien­tos neu­ro­ló­gi­cos en ins­tru­men­tos pa­ra ra­zo­nar la po­lí­ti­ca y la so­cie­dad.

Aso­mar­se a la com­ple­ji­dad del ce­re­bro pa­ra des­cu­brir sus mis­te­rios le per­mi­ti­ría aso­mar­se a otras reali­da­des com­ple­jas pa­ra re­sol­ver sus en­cru­ci­ja­das. Pe­ro mien­tras Ma­nes pro­po­ne cien­cia e in­te­li­gen­cia pa­ra que la Ar­gen­ti­na de­je de ser co­mo “un hos­pi­tal que só­lo tie­ne la guar­dia”, por vi­vir atra­pa­do en sus ur­gen­cias dia­rias, ma­cris­mo y pe­ro­nis­mo tra­tan de se­du­cir a Mar­ce­lo Ti­ne­lli pa­ra que su­me vo­tos sin im­por­tar si tie­ne ideas, lu­ci­dez y co­no­ci­mien­to pa­ra apor­tar.

En to­tal so­le­dad, Ma­nes ex­pre­sa in­te­li­gen­cia, mien­tras Juan Gra­bois, con la ben­di­ción pa­pal, im­pul­sa una fór­mu­la que se au­to­anu­la: el re­gre­so de Cris­ti­na Fer­nán­dez, pe­ro sin los co­rrup­tos que ro­ba­ron.

Un oxí­mo­ron ab­sur­do. Ade­más, si Cris­ti­na de ver­dad no hu­bie­se si­do, pri­me­ro, cóm­pli­ce del ma­ri­do y, des­pués, je­fa de la ban­da, en­ton­ces se­ría lo su­fi­cien­te­men­te inep­ta y ne­gli­gen­te co­mo pa­ra no ha­ber­se da­do cuen­ta de tan­to ro­bo ocu­rri­do ba­jo sus na­ri­ces.

A su vez, el ma­cris­mo ha­bía mos­tra­do su mi­ni­ma­lis­mo al re­em­pla­zar a Ma­nes por Es­te­ban Bull­rich en una lis­ta de can­di­da­tos. En ma­te­ria de co­cien­te in­te­lec­tual y ni­ve­les de co­no­ci­mien­to y lu­ci­dez, la di­fe­ren­cia es abru­ma­do­ra.

De las di­ri­gen­cias de­ca­den­tes, se pue­de sa­lir apos­tan­do a la in­te­li­gen­cia y a la cien­cia. Pe­ro los prin­ci­pa­les par­ti­dos bus­can "Ti­ne­llis", mien­tras los ul­tra­con­ser­va­do­res bus­can al vio­len­to que pue­da triun­far que­man­do ataú­des.

EN AR­GEN­TI­NA,

LO QUE DE­BIE­RA SER CENTROIZQUIERDA SÓ­LO SE ACUER­DA DEL ES­TA­DO DE DE­RE­CHO CUAN­DO DE­BE LI­DIAR CON CAU­SAS JU­DI­CIA­LES.

* Pe­rio­dis­ta y po­li­tó­lo­go

(LA VOZ AR­CHI­VO)

Fa­cun­do Ma­nes. Un neu­ro­cien­tí­fi­co de­ci­di­do a ha­cer po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.