Pre­pa­ra­do pa­ra to­do

El co­me­dian­te, mú­si­co y ac­tor ha­bla de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Ra­daHou­se, ci­clo que lo en­con­tró tra­ba­jan­do en su par­ti­cu­lar ca­sa. “Oja­lá sal­ga­mos me­jo­res de es­ta”, se ilu­sio­na.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Die­go Ta­bach­nik / dta­bach­nik@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Agus­tín Aris­ta­rán afron­ta el ter­cer ci­clo de “Ra­daHou­se”.

La si­tua­ción de cua­ren­te­na y pan­de­mia lo to­mó muy bien pre­pa­ra­do a Ra­da, el co­me­dian­te/mú­si­co/ma­go en­ro­la­do co­mo Agus­tín Aris­ta­rán. “Ven­go ha­cien­do co­sas ha­ce mu­chos años en re­des so­cia­les y te­nía la gim­na­sia de ha­cer tan­tas co­sas des­de mi ca­sa. Yo es­ta­ba lis­to con to­dos los apa­ra­tos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra la­bu­rar des­de acá, ha­cien­do con­te­ni­do”, di­ce des­de su ho­gar, que es a su vez el es­ce­na­rio de Ra­daHou­se.

El ci­clo de en­tre­vis­tas mu­tó fá­cil y rá­pi­da­men­te pa­ra su ter­ce­ra tem­po­ra­da (es­tán dis­po­ni­bles 5 epi­so­dios en Flow y en bre­ve suben cin­co nue­vos) en un for­ma­to a la dis­tan­cia.

En el pro­gra­ma es­tán él, su no­via (la co­me­dian­te Fer­nan­da Me­ti­lli), su hi­ja Bian­ca, un ami­go (gui­ta­rris­ta de su ban­da, que ade­más es rea­li­za­dor au­dio­vi­sual) y la pro­pia ca­sa, una lo­cu­ra del di­se­ño que pa­re­ce un mu­seo de la cul­tu­ra pop. “Los mu­ra­les que hay en mi ca­sa son muy flas­he­ros, de ar­tis­tas que ad­mi­ro mu­cho que han ve­ni­do a ta­tuar la ca­sa. Hay di­fe­ren­tes téc­ni­cas, mu­ra­les gran­des, y son muy co­lo­ri­dos. Son mi par­te fa­vo­ri­ta de la ca­sa: me gus­ta ba­jar la es­ca­le­ra y ver to­do ese qui­lom­bo de co­lor por to­dos la­dos. Tam­bién ten­go ju­gue­tes muy lin­dos y atrac­ti­vos pa­ra el que vie­ne…el ba­ño de aba­jo es bas­tan­te lo­co y li­sér­gi­co, por­que es­tá lleno de stic­kers. Es co­mo mi ha­bi­ta­ción de ado­les­cen­cia, he­cha ca­sa. Tie­ne mu­cho amor, es­toy muy fe­liz con es­te ho­gar que pu­de cons­truir jun­to a mi hi­ja y a mi no­via”, afir­ma or­gu­llo­so.

En los cin­co ca­pí­tu­los ya dis­po­ni­bles, Ra­da char­ló con Na­ta­lia Orei­ro, Ni­co Váz­quez, Die­go Torres, Abel Pin­tos y So­fi Mo­ran­di. Sin em­bar­go, se des­pren­de del ró­tu­lo de pe­rio­dis­ta, por más que es­té lle­van­do ade­lan­te en­tre­vis­tas que a él le gus­ta de­fi­nir co­mo con­ver­sa­cio­nes. Co­mo le ha to­ca­do es­tar de los dos la­dos del mos­tra­dor, va­le pre­gun­tar­le qué co­sas apren­dió en ba­se a ex­pe­rien­cias pro­pias pa­ra no co­me­ter esos erro­res con sus en­tre­vis­ta­dos.

“Lo que no me gus­ta de las en­tre­vis­tas es que el en­tre­vis­ta­dor no es­cu­che y que es­té so­la­men­te pen­san­do en la pre­gun­ta ma­ra­vi­llo­sa que quie­re ha­cer. En la pri­me­ra tem­po­ra­da yo es­ta­ba más du­bi­ta­ti­vo, en plan de ‘quie­ro me­ter es­ta pre­gun­ta bue­ní­si­ma que na­die le hi­zo’ y mu­chas ve­ces las me­jo­res con­ver­sa­cio­nes son las que no te­nés pla­nea­da ese ti­po de pre­gun­tas. Las me­jo­res char­las que yo he te­ni­do con ami­gos son las que no es­tán pla­nea­das: a las 2 de la ma­ña­na, al la­do de una pa­rri­lla con un vino, por ahí te­nés la so­lu­ción de la eco­no­mía mun­dial, aun­que al otro día nos de­mos de cuen­ta de que era cual­quie­ra”, di­ce.

–Aho­ra, en cua­ren­te­na, tu­vis­te un desafío ex­tra que fue lo­grar la co­ne­xión con el in­vi­ta­do a la dis­tan­cia, por Zoom. ¿Cos­tó?

–¿Sa­bés que no? Creo que tam­bién ten­go un pe­que­ño ta­len­to que es en­con­trar muy bue­nas per­so­nas pa­ra char­lar, por­que lo ha­cen so­los. Yo so­la­men­te es­toy ahí, re­ci­bien­do lo que di­cen. Y ya nos es­ta­mos acos­tum­bran­do to­dos a con­ver­sar por una pan­ta­lla, en­ton­ces se ge­ne­ra­ron cli­mas her­mo­sos en es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da.

–To­do se ve co­mo flui­do, con bue­na on­da en tu ca­sa, pe­ro es­ti­mo que es­to im­pli­ca mu­cho la­bu­ro y una tras­tien­da en la que de­be ha­ber ten­sión.

–Ob­vio. So­mos una fa­mi­lia nor­mal, cons­ti­tui­da. Fer­nan­da no es la ma­má de mi hi­ja, la ma­dre se lla­ma Noe­li Co­bos, gran ar­tis­ta tam­bién.

So­mos per­so­nas pú­bli­cas, mi hi­ja por su la­do tam­bién, y te­ne­mos una di­ná­mi­ca muy nor­mal, don­de yo a ve­ces la re­to a mi hi­ja, ella me man­da a la mier­da y nos pe­lea­mos con Fer­nan­da. Se­ría pa­to­ló­gi­co que es­te­mos las 24 ho­ras vi­vien­do co­mo se nos ve en los vi­deos. Por su­pues­to que yo no voy a po­ner una dis­cu­sión con Fer­nan­da por­que me ol­vi­dé de le­van­tar la ta­pa del ba­ño: pon­go las co­sas lin­das, bue­na on­da, edi­ta­das con bue­na luz.

–¿Qué es más di­fí­cil, con­se­guir aus­pi­cian­tes o ha­cer que en­tren co­mo un “chi­vo” den­tro de tu es­té­ti­ca y ló­gi­ca? ¿Hay un lí­mi­te en eso?

–Me sien­to muy or­gu­llo­so de lo que he­mos lo­gra­do con mi agen­cia y pro­duc­to­ra, Jue­gue. Por to­dos es­tos años de la­bu­ros en re­des, te­ne­mos la suer­te de que las mar­cas que se acer­can en­tien­den cuál es mi uni­ver­so. Y si no lo en­tien­den, yo y mi equi­po muy gen­til­men­te les de­ci­mos que no po­de­mos tra­ba­jar jun­tos. Si vos que­rés que yo ha­ga una pu­bli­ci­dad de un des­odo­ran­te pa­ra pu­bli­ci­tar el su­per­clá­si­co de Bo­ca-Ri­ver, yo no lo voy a ha­cer, por­que to­dos los que ven mi con­te­ni­do sa­ben que a mí no me gus­ta el fút­bol. Te­ne­mos la suer­te de que los spon­sors que te­ne­mos hoy vi­nie­ron a ver qué te­nía­mos pa­ra pro­po­ner, o a ve­ces los fui­mos a bus­car no­so­tros por­que ve­mos que son com­pa­ti­bles los uni­ver­sos de mar­cas de Ra­da y su mar­ca. A mí lo que me in­tere­sa es que a la mar­ca le sir­va, por­que ahí es don­de cum­plo el til­de co­mo agen­cia, y por otro la­do quie­ro que mi se­gui­dor de siem­pre que se di­vier­te con mi con­te­ni­do no se sien­ta zar­pa­do cuan­do le quie­ra ven­der un que­so un­ta­ble.

–¿Qué en­tre­vis­ta­do te gus­ta­ría te­ner, pues­tos a de­li­rar, vi­vos o no?

–Me en­can­ta­ría el Fla­co Spi­net­ta,

ES­PE­RO QUE ENTENDAMOS QUE NO IM­POR­TA SI TE­NÉS MU­CHO O PO­CO: TE AGA­RRA UN ES­TOR­NU­DO Y TE C... MU­RIEN­DO”.

ha­ber­le he­cho una char­la por­que lo ad­mi­ro mu­cho. La pre­mi­sa del pro­gra­ma es char­lar con gen­te que ad­mi­ro. Y por to­do ese ca­mino de tres tem­po­ra­das se nos acer­có mu­cha gen­te a que­rer es­tar en el pro­gra­ma que me enor­gu­lle­ce, mu­chos fut­bo­lis­tas me­ga­co­no­ci­dos pa­ra un fut­bo­le­ro, pe­ro no me vi­bra, no sé por dón­de arran­car, de qué ha­blar. Me en­can­ta­ría una char­la con Al­ber­to Fer­nán­dez.

–¿No la pe­dis­te?

–La pe­di­mos, pe­ro Al­ber­to es­tá con un par de qui­lom­bos úl­ti­ma­men­te (ri­sas), una co­sa que se lla­ma pan­de­mia, eco­no­mía. Es­tu­vi­mos muy cer­ca. Me en­can­ta­ría sa­ber có­mo es la vi­da de un cha­bón pre­si­den­te... ¡unos qui­lom­bos to­dos los días!

–¿Có­mo iba a ser tu año? ¿Qué de­be­rías es­tar ha­cien­do aho­ra sin pan­de­mia de por me­dio?

–Ha­ría una se­ma­na hu­bie­se vuel­to de una gi­ra de un mes y me­dio por Eu­ro­pa, por va­rios paí­ses, y es­ta­ría aco­mo­dan­do lo que se­gui­ría de la gi­ra na­cio­nal que iba a em­pe­zar a fi­nes de mar­zo.

–En tu vi­sión co­mo ar­tis­ta, ¿va­mos a sa­lir me­jo­res o peo­res de to­do es­to?

–Yo ten­go la es­pe­ran­za de que sal­ga­mos me­jo­res, soy un op­ti­mis­ta pa­to­ló­gi­co. Es­tá cla­ro que es­ta­mos muy en­fer­mos, más allá del Co­vid-19, co­mo se­res hu­ma­nos. Es­ta­mos po­nien­do co­mo prio­ri­da­des co­sas que son una mier­da, que no tie­nen sen­ti­do. Es­pe­ro que entendamos que no im­por­ta si te­nés mu­cho o po­co: te pue­de aga­rrar un es­tor­nu­do y te ca­gás mu­rien­do igual que to­dos. So­mos un mi­nu­ti­to en es­ta mo­vi­da, hay que pa­sar­la lo más bien que se pue­da. Oja­lá su­ce­da.

PREN­SA SOY RA­DA

Agus­tín “Ra­da” Aris­ta­rán Ar­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.