Con to­das las lu­ces

Los tra­ta­mien­tos con luz de LED cons­ti­tu­yen uno de los úl­ti­mos avan­ces en el cam­po de la es­té­ti­ca. La com­bi­na­ción de es­ta tec­no­lo­gía con los prin­ci­pios ac­ti­vos de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos, es muy efi­caz co­mo an­ti age pa­ra el ros­tro, cuer­po y has­ta en el blanq

Mia - - BELLEZA - Por Lau­ra Pia­sek

Los pue­blos de la an­ti­güe­dad fue­ron los pri­me­ros en des­cu­brir los efec­tos be­ne­fi­cio­sos de la luz, y con los re­cur­sos que tu­vie­ron a su al­can­ce se en­car­ga­ron de sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho a sus pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas. Por eso, cuan­do al día de hoy se bus­can so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras a los co­no­ci­dos pro­ble­mas del pa­so del tiem­po, no de­be­ría asom­brar­nos que to­da­vía si­ga sien­do la ener­gía lu­mí­ni­ca un ele­men­to cen­tral en los tra­ta­mien­tos de be­lle­za. En es­te ca­so, es la co­no­ci­da tec­no­lo­gía LED (dio­dos emi­so­res de la luz), un des­cu­bri­mien­to, pro­duc­to de un es­tu­dio rea­li­za­do por la NASA en la dé­ca­da de los 90, la que des­em­bar­ca en el uni­ver­so de la es­té­ti­ca.

Si bien es­tas lu­ces pue­den apli­car­se en cual­quier su­per­fi­cie cu­tá­nea, por su efec­to ten­sor, la ca­ra es uno de los fo­cos prin­ci­pa­les a los que apun­ta es­ta téc­ni­ca. “El ac­ti­vo fa­cial LED tra­ba­ja en tres di­rec- cio­nes: an­ti­arru­gas, hi­dra­ta­ción y flac­cii­dez. Es­tá in­di­ca­do pa­ra cual­quier edad, d, ya que ac­túa en pro­fun­di­dad me­jo­ran­do o la elas­ti­ci­dad, fir­me­za y lu­mi­no­si­dad de e la piel”, ex­pli­ca la Dra. Lau­ra Mi­jels­hon Di­rec­to­ra del Cen­tro Piel y Es­té­ti­ca. De­pen­de­rá de la edad y el ti­po de piel de ca­da pa­cien­te, qué com­bi­na­ción de lu­ces s y pro­duc­tos se­rán los con­ve­nien­tes pa­ra a me­jo­rar el es­ta­do de la zo­na a tra­tar.

La luz blan­ca en ac­ción

Pa­ra com­ba­tir las mar­cas más in­de­sea­das y co­mu­nes, co­mo las man­chas, las arru­gas, el ac­né y las ci­ca­tri­ces los tra­ta­mien­tos con es­ta luz fría se po­si- cio­nan co­mo una al­ter­na­ti­va más que via­ble. “La tec­no­lo­gía LED pro­du­ce un efec­to en la unión en­tre la der­mis y laa epi­der­mis que ini­cia un pro­ce­so na­tu­ral de ci­ca­tri­za­ción des­de aden­tro ha­cia afue­ra. El pro­ce­so au­men­ta el flu­jo

de san­gre a la zo­na tra­ta­da, me­jo­ra el me­ta­bo­lis­mo de la piel e in­du­ce la re­mo­de­la­ción del co­lá­geno pro­mo­vien­do

una piel más ter­sa y sa­lu­da­ble”, ex­pli­ca la Dra. Mó­ni­ca Mi­li­to, Di­rec­to­ra de la Clí­ni­ca Dra. Mi­li­to.

Ade­más, co­mo si fue­ra po­co, los efec­tos de es­tas lu­ces apli­ca­das so­bre la piel in­hi­ben la re­pro­duc­ción de la bac­te­ria cau­san­te del ac­né, mi­ni­mi­zan el ta­ma­ño de los po­ros di­la­ta­dos, el de las glán­du­las se­bá­ceas, y dis­mi­nu­yen al mis­mo tiem­po la oleo­si­dad de la piel. Tam­bién los tra­ta­mien­tos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son re­co­men­da­dos por dis­mi­nuir la hin­cha­zón que pro­du­cen al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes es­té­ti­cas, y por te­ner efec­tos re­la­jan­tes.

En to­dos los ca­sos, el dis­po­si­ti­vo de LED emi­te una luz fría, con una lon­gi­tud de on­da va­ria­ble, que pe­ne­tra la piel en dis­tin­tas pro­fun­di­da­des. El tra­ta­mien­to pue­de com­ple­men­tar­se con pro­duc­tos cos­mé­ti­cos en el ca­so de que el pro­ble­ma lo re­quie­ra.

Du­ran­te la se­sión en ga­bi­ne­te, el pa­cien­te de­be co­lo­car­se unos an­te­ojos pa­ra pro­te­ger sus ojos de la luz. Des­pués de la mis­ma, los re­sul­ta­dos son in­me­dia­tos, y los efec­tos se­cun­da­rios nu­los. La per­so­na que se ha so­me­ti­do a una se­sión de es­ta na­tu­ra­le­za pue­de re­to­mar sus ac­ti­vi­da­des nor­ma­les sin in­con­ve­nien­tes. Pa­ra que los lo­gros ob­te­ni­dos por la ac­ción del LED so­bre la piel se po­ten­cien, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan apli­car una cre­ma hi­dra­tan­te. En re­la­ción a los tra­ta­mien­tos com­ple­men­ta­rios, las te­ra­pias con LED fun­cio­nan per­fec­ta­men­te bien en com­bi­na­ción con tec­no­lo­gías de re­ju­ve­ne­ci­mien­to y acla­ra­mien­to fa­cial co­mo la mi­cro­der­moa­bra­sión, la ra­dio­fre­cuen­cia y me­di­ca­men­tos der­ma­to­ló­gi­cos, en­tre otros.

Pa­ra to­das

Una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas que ha­cen de los tra­ta­mien­tos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas una al­ter­na­ti­va más que se­duc­to­ra fren­te a otro ti­po de téc­ni­cas, es que se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to in­do­lo­ro, no abra­si­vo y que no tie­ne nin­gún ti­po de efec­to se­cun­da­rio ni tér­mi­co, por lo que se pue­de apli­car so­bre cual­quier ti­po de piel, aún en las más sen­si­bles.

Las úni­cas mu­je­res que de­ben abs­te­ner­se de ex­po­ner­se a es­ta téc­ni­ca son las em­ba­ra­za­das.

Tra­ta­mien­tos

Las lu­ces de LED pue­den ser las pro­ta­go­nis­tas de los pro­ce­di­mien­tos, o bien com­ple­men­tar los mis­mos por sus pro­pie­da­des res­tau­ra­do­ras del es­ta­do ge­ne­ral de la piel.

Cr­yo­li­po­li­sis LED: es una téc­ni­ca de úl­ti­ma tec­no­lo­gía pa­ra el tra­ta­mien­to de la ce­lu­li­tis y la fla­ci­dez. Sus efec­tos tien­den a ac­ti­var las fi­bras de co­lá­geno, de­vol­vién­do­le a la piel par­ta de su elas­ti­ci­dad per­di­da.

Re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial no in­va­si

vo con luz LED: es­te tra­ta­mien­to es­ti­mu­la la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar y pro­mue­ve la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das. Ade­más de su al­to po­der hi­dra­tan­te, cie­rra po­ros di­la­ta­dos y es­ti­mu­la la sín­te­sis de co­lá­geno. Por su par­te, la luz de LED in­ter­ac­túa con las cé­lu­las es­ti­mu­lan­do la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na. Es­tá in­di­ca­do pa­ra tra­tar, arru­gas, surcos y flac­ci­dez.

Hi­dra­fa­cial con LED: en el ca­so de es­te tra­ta­mien­to, la luz fun­cio­na pa­ra com­ple­tar una téc­ni­ca de otras ca­rac­te­rís­ti­cas: un pee­ling al que se le su­ma la hi­dra­ta­ción, a par­tir de un pro­ce­di­mien­to de hi­dro­der moa­bra­sión que com­bi­na lim­pie­za, ex­fo­lia­ción y ex­trac­ción. La se­sión fi­nal de lu­ces es­tá orien­ta­da a ilu­mi­nar la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.