Dis­fru­tar los bal­co­nes

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Pa­tri­cia Tra­ver­sa*

Si vi­vi­mos en un de­par­ta­men­to, tam­bién po­de­mos con­tar con nues­tro pe­que­ño pa­raí­so de plan­tas y ver­de en nues­tro ho­gar. Los bal­co­nes que se en­cuen­tran a continuación de la sala de es­tar de­ben in­te­grar­se al am­bien­te con el mis­mo es­ti­lo. El mo­do en el que los in­te­gra­mos, ex­pre­sa có­mo no­so­tros nos co­nec­ta­mos con el ex­te­rior. Pe­ro, ade­más, es­tes­te es­pa­cio pue­de gías ayu­dar que a pro­te­ger­nos po­drían ser de ne­ga­tie­nerr- r - vas, pro­ve­nien­tes de aris­tas s de edi­fi­cios, an­te­nas o fren­tes es de de­par­ta­men­tos en mal es­taa­do de con­ser­va­ción.

Pa­ra te­ner un Feng Shui inn­su­pe­ra­ble, con­ven­dría uti­li­zar ar plan­tas de flo­res ro­jas ya que ue es­te color con­tie­ne una in­mee­jo­ra­ble ener­gía Yang, pe­ro en to­dos, las flo­res se­rán bien­ve­ve­ni­das sea cual fue­ra el color.

Un gran con­se­jo es po­der der re­unir los cin­co sen­ti­dos en­tre tre to­dos los ele­men­tos que co­lo­lo­que­mos en el lu­gar. Ol­fa­to, gu­sus­to, vi­sión, oí­do y tac­to de­ben en es­tar re­pre­sen­ta­dos por al­gún ún ob­je­to. Jue­gan en­tre sí y po­de­de­mos dis­fru­tar del lu­gar al ai­re li­bre.

Los aro­mas son la esen­cia de la plan­ta que pro­du­ce ener­gía gía cu­ra­ti­va pa­ra res­tau­rar nues­tro stro equi­li­brio. Los be­ne­fi­cios dee la aro­ma­te­ra­pia son co­no­ci­dos por to­dos así que nos tie­ne que re-re­sul­tar inevi­ta­ble in­cluir plan­tas ntas con aro­mas agra­da­bles co­mo omo los jaz­mi­nes.

Los ca­rri­llo­nes de ca­ña apor­tan el in­gre­dien­te del so­ni­do que ayu­da­rá a re­la­jar­nos. Igual­men­te, si es un lu­gar don­de hay mu­cho vien­to no es re­co­men­da­ble co­lo­car­los ya que mu­cho rui­do eli­mi­na­rá el equi­li­brio que el Feng Shui plan­tea y en­ton­ces trae­rá Sar Chi (ma­la ener­gía).

Si hay es­pa­cio, se pue­de crear un lu­gar que con­ten­ga cac­tus, plan­tas es­pe­cial­men­te ener­gé­ti­cas y que, en el ex­te­rior, son be­ne­fi­cio­sas por la ener­gía que ema­nan. Si el es­pa­cio, al con­tra­rio, es muy pe­que­ño, la cla­ve se­rá apro­ve­char la al­tu­ra: unas cuan­tas flo­res col­gan­tes y una me­si­ta o dos si­llas pa­ra sen­tar­se a dis­fru­tar de un té o un ma­te.

Las ma­ce­tas de­ben ser de­co­ra­das se­gún el es­ti­lo de de­co­ra­ción de la ca­sa, si la de­co­ra­ción po­see un es­ti­lo mo­derno, ma­ce­tas de ce­men­to con ca­ñas vi­vas ser­vi­rán pa­ra ta­par las vis­tas des­fa­vo­ra­bles, pe­ro al mis­mo tiem­po de­ja­rán pa­sar la luz. Aba­jo de ella, ma­ce­tas con flo­res da­rán di­ver­si­dad de al­tu­ra y co­lo­res. Si la de­co­ra­ción tie­ne un es­ti­lo más for­mal, ma­ce­tas­ta de ce­rá­mi­ca de­co­ra­das con plan­tas ti­po ar­bus­to co­mo la sal­viaa in­vo­lu­cra­ta, que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de atraer rui­se­ño­res y con ellos una ener­gía YYang muy amo­ro­sa.

Tam­bién se pue­den co­lo­car plan­tas de fru­tos co­mes­ti­bles, co­mo la tomatera, o de fru­tos or­na­men­ta­les, co­mo la co­to­neas­ter. En am­bos ca­sos, sim­bo­li­zan la ener­gía ge­ne­ra­do­ra. Las flo­res de vi­vos co­lo­res son acom­pa­ñan­tes gran­dio­sas de to­das es­tas plan­tas.

Aña­dir plan­tas her­ba­les y ali­men­ti­cias apor­ta­rá una di­men­sión es­pe­cial a tu bal­cón: las aro­má­ti­cas son plan­tas muy no­bles, por lo ge­ne­ral, cul­ti­van­do tus pro­pios plan­ti­nes ten­drás du­ran­te to­do el año al­baha­ca, es­tra­gón, lau­rel, lavanda, me­jo­ra­na, me­li­sa, men­ta, oré­gano, ro­me­ro o to­mi­llo. Los to­ma­tes cherry tam­bién son una bue­na com­pa­ñía pa­ra las de­más plan­tas, pe­ro lo ideal se­rá no mez­clar­las con las or­na­men­ta­les. Co­Co­mo re­co­men­da­ción fi­nal, ya que el bal­cón es un lu­gar im­por­tan­te pa­ra re­unir la ener­gía po­si­ti­va, se de­be man­te­ner lu­mi­no­so.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Oficial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal.

Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vida con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.