El tarot

De los ci­clos de vida

Mia - - REVE CIONES -

La Fuer­za

Ri­ge des­de los 40 a 42 años: com­pro­mi­so con lo ele­gi­do en la eta­pa an­te­rior, po­ten­cia cor­po­ral y gran ma­du­rez pa­ra ha­cer­se car­go de la pro­pia fe­li­ci­dad, se de­ja de echar cul­pas a otros.

Sig­ni­fi­ca­do: po­ner­se de pie con las mu­chas he­rra­mien­tas per­so­na­les que se han lo­gra­do.

El Col­ga­do

Ri­ge des­de los 42 a 46 años: lo que se desea­ba en el pri­mer ci­clo, ya no tie­ne la mis­ma im­por­tan­cia. Se va­lo­ra la sa­bi­du­ría y la com­pa­sión, es ne­ce­sa­rio co­rrer­se de la ne­ce­si­dad ego­cén­tri­ca de ser el más be­llo o el más exi­to­so. Co­mien­za la sen­sa­ción de no va­lo­ra­ción so­cial, la lu­cha con­tra el in­mi­nen­te de­cai­mien­to cor­po­ral.

Sig­ni­fi­ca­do: de­ten­ción, las co­sas no su­ce­den co­mo se es­pe­ra­ba, tiem­po de sa­cri­fi­cio. Nue­va per­cep­ción de la vida.

La Muer­te

Ri­ge des­de los 46 a 50 años: muere quien se creía ser, se mi­ni­mi­zan los tiem­pos de­di­ca­dos a los pro­pios hi­jos y los pro­pios pa­dres co­mien­zan a par­tir. Tiem­po de due­los y cam­bios ra­di­ca­les en há­bi­tos y ocu­pa­cio­nes dia­rias. Sue­le ser sin­cró­ni­co con la me­no­pau­sia en las mu­je­res.

Sig­ni­fi­ca­do: cam­bios con do­lor, tra­ba­jar el des­ape­go y de­jar par­tir.

La Tem­plan­za

Ri­ge des­de los 50 a 56 años: com­pro­mi­sos des­de el co­ra­zón, ne­ce­si­dad de ali­via­nar la apro­ba­ción so­cial o fa­mi­liar pa­ra ser fiel a lo que da ge­nui­na ale­gría. Co­mien­za a prio­ri­zar­se ac­ti­vi­da­des y víncu­los que otor­guen li­be­ra­ción y ge­nuino dis­fru­te, sue­len apa­re­cer los pri­me­ros nie­tos.

Sig­ni­fi­ca­do: re­su­rrec­ción, ca­pa­ci­dad de per­ci­bir y con­fiar en un or­den sa­gra­do más allá de la pro­pia vo­lun­tad, en­tre­gar­se a de­sig­nios que su­pe­ran los del pro­pio ego.

3º Ci­clo. Máxima in­vi­si­bi­li­dad

Eta­pa de tras­cen­den­cia del yo, pos­te­rior a los 56 años. Incluye las ex­pe­rien­cias y apren­di­za­jes de la vida.

El Dia­blo

Ri­ge des­de los 56 a 60

años: po­si­bi­li­dad de des­cu­brir lo que en ver­dad ha da­do vida a la vida. La pre­sen­cia (o au­sen­cia) de re­co­no­ci­mien­tos so­cia­les y lo­gros eco­nó­mi­cos prue­ban qué se ha he­cho con la pro­pia po­ten­cia. Se exa­cer­ban mie­dos por no ha­ber lo­gra­do o ape­ten­cias de que­dar pe­ga­do al lu­gar lo­gra­do de po­der, con­tra­dic­cio­nes de ape­gos y li­be­ra­ción que de­nun­cian la di­fi­cul­tad (o no) pa­ra sol­tar el ego y el li­de­raz­go.

Sig­ni­fi­ca­do: en­cuen­tro con la pro­pia som­bra, exa­cer­ba­ción de los mie­dos so­bre la pro­pia su­per­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca y vi­tal.

La To­rre

Ri­ge des­de los 60 a 64 años: ani­mar­se a sol­tar res­pon­sa­bi­li­da­des y exi­gen­cias la­bo­ra­les o fa­mi­lia­res. Es opor­tuno re­ci­clar la ener­gía que se de­di­có a ser pa­dres o a te­ner éxi­tos so­cia­les, de­sa­pe­gar­se del es­fuer­zo de lo con­se­gui­do y li­be­rar­se ha­cia pro­yec­tos crea­ti­vos.

Sig­ni­fi­ca­do: un gol­pe li­be­ra­dor, cuan­to más se suel­ta y se con­fía, más se li­be­ra.

La Es­tre­lla

Ri­ge des­de los 64 a 68 años: com­par­tir lo­gros, con­fiar en que otros re­crea­rán lo pro­pio, tan­to en la fa­mi­lia co­mo en el tra­ba­jo, sol­tar el con­trol pa­ra que la pro­pia crea­ti­vi­dad se di­se­mi­ne por los otros y me­jo­re la pro­pia ex­pe­rien­cia.

Sig­ni­fi­ca­do: des­ape­go de la po­se­si­vi­dad ma­te­rial y afec­ti­va. Ca­pa­ci­dad de en­tre­ga y de flui­dez.

La Lu­na

Ri­ge des­de los 68 a 72 años: so­li­ta­rio en­fren­ta­mien­to con lo peor de uno mis­mo pues sue­len mi­ni­mi­zar­se los re­co­no­ci­mien­tos so­cia­les o los re­que­ri­mien­tos fa­mi­lia­res. Es ne­ce­sa­rio aban­do­nar el mie­do a la pér­di­da, su­pe­rar la fan­ta­sía de con­trol o de ne­ga­ción de la muer­te, pe­li­gro de que­dar atra­pa­do en el pá­ni­co de lo que ne­ce­sa­ria­men­te su­ce­de­rá, sa­bi­du­ría y des­ape­go .

Sig­ni­fi­ca­do: to­mar con­tac­to con la ma­triz hu­ma­na que con­di­cio­na con sus mie­dos he­chi­zan­tes, tiem­po pa­ra re­co­no­cer­los gra­cias a la pro­pia vida, pa­ra li­be­rar­se o que­dar más pe­ga­do.

El Sol

Ri­ge des­de los 72 a 76 años: si se su­peró la car­ta an­te­rior, la vida es pa­ra ju­gar sin pro­ble­mas, pues to­do ya se ha he­cho, com­pren­der un nue­vo ca­mino ha­cia la es­pi­ri­tua­li­dad que prio­ri­za el dis­fru­te con la con­cien­cia ac­ti­va en el aquí y aho­ra.

Sig­ni­fi­ca­do: vi­ta­li­dad y ale­gría, la vida es pa­ra vi­vir­la, con­fian­za y crea­ti­vi­dad en ca­da mo­men­to

El Jui­cio

Ri­ge des­de los 76 a 80 años: se vi­ve des­de la pro­pia sa­bi­du­ría, se es fiel a la pro­pia esen­cia. Tiem­po pa­ra prio­ri­zar el le­ga­do que se de­ja­rá a los otros, uno ya no es tan vi­si­ble ni sig­ni­fi­ca­ti­vo, lo im­por­tan­te es­tá en la bue­na dis­tri­bu­ción ha­cia el fu­tu­ro, en la bue­na siem­bra de fu­tu­ras se­mi­llas que si­gan con el pro­pio le­ga­do.

Sig­ni­fi­ca­do: com­pro­mi­so, nue­va con­cien­cia, des­per­tar.

El Mun­do

Ri­ge des­de los 80 a 84 años: más que nun­ca “no de­jes pa­ra ma­ña­na lo que pue­das ha­cer hoy”. Se sa­ca pro­ve­cho de ca­da po­si­bi­li­dad del pre­sen­te pues no se sa­be cuán­to fu­tu­ro ha­brá. El tarot su­gie­re que a es­ta edad se de­be­ría ha­ber al­can­za­do una con­cien­cia que per­mi­ta vi­vir co­mo se de­be­ría ha­ber vi­vi­do siem­pre: el pre­sen­te es to­do lo que hay.

Sig­ni­fi­ca­do: gran ca­pa­ci­dad de apro­ve­char de to­do lo que exis­te, aquí y aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.