POR DÓN­DE EM­PE­ZAR

Mia - - SALUD -

Mó­ni­ca Mat­ti brin­da una se­rie de con­se­jos pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca y cuidar la sa­lud:

Pro­te­ger la ca­sa de los rui­dos. Fo­rrar las ha­bi­ta­cio­nes con ma­te­ria­les ais­lan­tes es una al­ter­na­ti­va sen­ci­lla pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción so­no­ra.

Li­mi­tar el vo­lu­men de los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos. Ba­jar el vo­lu­men del equi­po de música, la ra­dio, la te­le­vi­sión o los vi­deo­jue­gos, ase­gu­ran­do que só­lo se es­cu­che en el lu­gar en que es­ta­mos (sin re­tum­bar en to­da la ca­sa).

Tran­si­tar sa­lu­da­bla­men­te por la ciu­dad. Evi­tar el uso in­ne­ce­sa­rio de la bo­ci­na (se la sue­le uti­li­zar pa­ra sa­lu­dar a al­guien, ha­cer que se apu­re el de ade­lan­te, etc). Ca­da bo­ci­na­zo emi­te un so­ni­do que su­pera los 120 de­ci­be­les. Ce­rrar las ven­ta­nas pa­ra pro­te­ger­se del rui­do ex­te­rior. Asi­mis­mo, es im­por­tan­te pres­tar aten­ción a los rui­dos que no­so­tros mis­mos ge­ne­ra­mos: los de­más tam­bién tie­nen de­re­cho a dis­fru­tar de un en­torno so­no­ra­men­te con­for­ta­ble.

Uso dia­rio de los au­ri­cu­la­res y los ce­lu­la­res. Es­cu­char música o ha­blar por el ce­lu­lar a un vo­lu­men ex­ce­si­vo con­lle­va da­ños en la au­di­ción a lar­go pla­zo. Tam­bién mi­rar te­le­vi­sión con el vo­lu­men al­to o te­ner el ring to­ne del ce­lu­lar muy al­to nos per­ju­di­ca no só­lo a no­so­tros, sino tam­bién a los que es­tán a nues­tro al­re­de­dor. Edu­car a la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te a los jó­ve­nes, so­bre el uso res­pon­sa­ble de lo au­ri­cu­la­res, es un fac­tor cla­ve pa­ra man­te­ner una sa­lud au­di­ti­va óp­ti­ma.

Cuidar los oí­dos en los bo­li­ches o fies­tas con música al­ta. Te­ner en cuen­ta que en esas cir­cuns­tan­cias los oí­dos es­tán ex­pues­tos a más de 100 de­ci­be­les. Pa­ra evi­tar da­ños es ne­ce­sa­rio pro­te­ger­los (po­nién­do­se ta­po­nes, por ejem­plo) y no per­ma­ne­cer de­ma­sia­das ho­ras den­tro del lu­gar con tal gra­do de im­pac­to so­no­ro.

Uti­li­zar pro­tec­ción en los oí­dos an­te rui­dos am­bien­ta­les o de tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te, si la ex­po­si­ción es dia­ria y por pe­río­dos pro­lon­ga­dos a má­qui­nas, sub­te­rrá­neo, des­pe­gue de avio­nes u otras fuen­tes de al­ta emi­sión de rui­do.

Mo­ver los mue­bles con cui­da­do. Si se ne­ce­si­ta co­rrer si­llas, me­sas, lám­pa­ras o cual­quier otro mue­ble que se ten­ga en la ca­sa, ha­cer­lo con cui­da­do y des­pa­cio pa­ra evi­tar in­co­mo­dar a los ve­ci­nos del pi­so in­fe­rior.

Ha­blar con voz mo­de­ra­da. En es­pa­cios pú­bli­cos, en la ofi­ci­na, o bien en nues­tros ho­ga­res, es im­por­tan­te que po­da­mos co­mu­ni­car­nos con otros en un tono mo­de­ra­do.

Cuidar a nues­tras mas­co­tas: evi­tar la­dri­dos ex­ce­si­vos. Pa­ra con­tri­buir con la ar­mo­nía de nues­tro ba­rrio, no de­jar ata­das a nues­tras mas­co­tas por mu­cho tiem­po.

Usar los elec­tro­do­més­ti­cos con mo­de­ra­ción y evi­tar­los de no­che si ha­cen rui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.