La recaída

Mia - - COCINA ECONÓMICA -

Cuan­do ele­gi­mos ser ve­ge­ta­ria­nos, lo ha­ce­mos por va­rias ra­zo­nes, pue­den ser es­pi­ri­tua­les, éti­cas o por sa­lud. A par­tir de ahí, co­men­za­mos a cam­biar nues­tros há­bi­tos y to­do a nues­tro al­re­de­dor cam­bia. Al prin­ci­pio, se­gu­ra­men­te ha­brás es­cu­cha­do mu­chas cam­pa­nas, pa­la­bras de apoyo y gen­te que no es­tu­vo de acuer­do y se bur­ló con ar­gu­men­tos ca­ver­ní­co­las. En ma­yor o me­nor me­di­da, to­dos pa­sa­mos por ex­pe­rien­cias si­mi­la­res ¡ima­gí­nen­se ha­ce 20 años, cuan­do yo me hi­ce ve­ge­ta­riano y no ha

bía tan­ta in­for­ma­ción al res­pec­to! Aún así, se­gui­mos ade­lan­te. Pe­ro un día apa­re­ce la recaída, pue­de ser fren­te a una mi­la­ne­sa o unas albondigas con pu­ré, y en­ton­ces apa­re­ce la cul­pa por­que to­das las creen­cias que te­nías, las es­truc­tu­ras que ha­bías le­van­ta­do, se vie­nen aba­jo. Y lo que es peor, sen­tís las mi­ra­das de los otros que ce­le­bran tu fra­ca­so co­mo di­cien­do: “¡Viste… yo sa­bía que ibas a vol­ver a co­mer car­ne!”. La bue­na no­ti­cia es que un tro­pe­zón no es cai­da. A mu­chos nos pa­só, en al­gún mo­men­to, y lue­go se­gui­mos ade­lan­te eli­gien­do ser ve­ge­ta­ria­nos. Ese es un buen mo­men­to pa­ra re­cor­dar las ra­zo­nes de nues­tra de­ci­sión: ele­gi­mos ser ve­ge­ta­ria­nos por­que no que­re­mos cau­sar da­ño a nin­gún ser vi­vo ni ma­tar ani­ma­les. Ele­gi­mos ser ve­ge­ta­ria­nos por­que que­re­mos cuidar nues­tro cuer­po y sa­be­mos que la car­ne nos lle­na de to­xi­nas y gra­sas sa­tu­ra­das, ade­más de to­do el mie­do que el animal sien­te en el mo­men­to que lo ma­tan y que se tra­du­ce en hormonas que lue­go no­so­tros in­ge­ri­mos. Ele­gi­mos ser ve­ge­ta­ria­nos por­que sa­be­mos que pa­ra cre­cer y evo­lu­cio­nar es­pi­ri­tual­men­te, de­be­mos desa­rro­llar el amor por to­da la crea­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.