El cés­ped en oto­ño

Mia - - JARDINERÍA - Fuen­te: soy­ma­ni­tas.com

Apli­car fer­ti­li­zan­tes pa­ra re­ver­de­cer el jar­dín. Es­to ha­ce que tan­to la tie­rra co­mo la hier­ba pue­dan cre­cer más vi­go­ro­sa­men­te. Lim­piar bien el sue­lo de desechos. Re­gar sin te­ner una for­ma sis­te­má­ti­ca y prees­ta­ble­ci­da, ya que un pro­gra­ma de rie­go fi­jo no con­tem­pla las ne­ce­si­da­des del cés­ped y pue­de re­sul­tar que se le rie­gue en ex­ce­so.

Pa­ra sa­ber cuán­to se de­be re­gar, ob­ser­var la hu­me­dad de la tie­rra has­ta 15 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad apro­xi­ma­da­men­te y hu­me­de­cer a fon­do to­da la zo­na de las raí­ces. Te­ner en cuen­ta que un rie­go dia­rio y li­viano pue­de pro­du­cir raí­ces po­co pro­fun­das y ex­ce­so de hu­me­dad, es­ti­mu­lan­do así el desa­rro­llo de ma­le­zas.

Hi­dra­tar las plan­tas en­tre en­tre las cua­tro y las ocho de la ma­ña­na, que es cuan­do el vien­to no sue­le in­ter­fe­rir y no hay prác­ti­ca­men­te eva­po­ra­ción de agua.

Si en el jar­dín hay zo­nas de tie­rra com­pac­ta, ro­ca madre y lo­mas que ori­gi­nan una di­fi­cul­tad pa­ra el rie­go, ya que el agua co­rre y no es ab­sor­bi­da, se de­be apli­car agua has­ta ver que co­mien­za a co­rrer, cor­tar el agua en ese mo­men­to y es­pe­rar a que ab­sor­ba pa­ra, en unos mi­nu­tos, re­pe­tir la ope­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.