El zo­día­co a la es­cue­la Acua­rio

Mia - - HORÓSCOPO - Por No­ra Sán­chez

Si tu hi­jo es acua­riano, ¡pre­pa­ra­te pa­ra co­rrer ha­cia el fu­tu­ro! Na­da tra­di­cio­nal va con es­tas cria­tu­ras. ¿Po­dés ima­gi­nar un ma­no­jo de im­pul­sos eléc­tri­cos, pu­ra in­ven­ti­va, in­de­pen­den­cia, obs­ti­na­ción y sen­si­bi­li­dad? Ese es tu hi­ji­to, re­gi­do por el im­pre­vi­si­ble Urano. A ve­ces, vas a creer que es una cria­tu­ra tran­qui­la: des­con á. Sus pen­sa­mien­tos tie­nen la ra­pi­dez del re­lám­pa­go, así que no de­jes pa­sar la oca­sión de im­pri­mir cier­ta di­rec­ción a es­te cohe­te, mien­tras pue­das. En ge­ne­ral, su pri­me­ra reac­ción an­te una or­den o sim­ple su­ge­ren­cia es el “no”. Pe­ro pue­de sor­pren­der­te con que, lue­go de pen­sar­lo, su res­pues­ta nal sea sen­sa­ta. Así que tu pe­que­ño acua­riano, en­can­ta­dor y di­ver­ti­do, es tan fá­cil de ma­ne­jar co­mo una hé­li­ce en mo­vi­mien­to. En su per­so­na­li­dad se com­bi­nan un rme sen­ti­do prác­ti­co, una gran per­cep­ción y una ló­gi­ca agu­da. ¿Có­mo se com­por­ta­rá en la es­cue­la? Va a lle­gar a la so­lu­ción de un pro­ble­ma aún an­tes de que la maes­tra ter­mi­ne de es­cri­bir­lo. Pue­de re­cha­zar la cla­se de gim­na­sia: su cuer­po es más len­to que su men­te y tam­bién un po­co tor­pe. Va a ser ele­gi­do el “me­jor com­pa­ñe­ro”. Lle­ga­rá un in­for­me di­cien­do que es un ge­nio en po­ten­cia. Lle­ga­rá otro in­for­me di­cien­do que no pres­ta aten­ción. Apu­ra­te a dis­fru­tar­lo aho­ra, an­tes de que lle­gue a la ado­les­cen­cia con sus ro­pas ex­cén­tri­cas y sus pei­na­dos ex­tra­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.