En bra­zos del pa­dre

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Un ni­ño pue­de ex­pre­sar el de­seo de te­ner a su pa­dre cer­ca des­de muy chi­qui­to por­que con la pre­sen­cia de un pa­pá sse sien­te có­mo­do, cui­da­do, pro­te­gi­do, ama­do. A lo lar­go de la vida, qui­zás la re­la­ción se al­te­ra o mmo­di­fi­ca, pe­ro es­te de­seo si­gue en pie.

“Su pre­sen­cia es tan ne­ce­sa­ria co­mo la de ma­má. Es­tén jun­tos o se­pa­ra­dos, la in­fluen­cia pa­ter­na in­ter­vie­ne en el desa­rro­llo de ap­ti­tu­des di­fe­ren­tes, par­ti­cu­lar­men­te en es­ta­ble­cer re­la­cio­nes so­cia­les", ex­pli­ca la Lic. Emi­lia Can­zut­ti.

" Con pa­pá se pue­den desa­rro­llar du­ran­te más tiem­po las ac­ti­vi­da­des lú­di­cas que dan fuer­za y di­ver­sión, la ex­pe­rien­cia se trans­for­ma en al­ta­men­te po­si­ti­va. Los ni­ños que com­par­ten una re­la­ción em­pá­ti­ca con sus ppa­pás ob­tie­nen la ayu­da ne­ce­sa­ria pa­ra en­fren­tar sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos, ya que los hom­bres tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer y res­pon­der en for­ma cons­truc­ti­va las emo­cio­nes, las ma­más sue­len in­vo­lu­crar­se afec­ti­va­men­te y ter­mi­nan per­dien­do dis­tan­cia en la si­tua

ción plan­tea­da por el hi­jo", am­plía la Lic. Adria­na Ló­pez. Un pa­pá se sien­te exi­to­so cuan­do ca­mi­na a la par de la ma­má, am­bos apren­dien­do des­de muy tem­pra­na­men­te lo que ne­ce­si­ta su hi­jo. Es­te ca­mi­nar a la par pue­de ha­cer­se de ma­ne­ra de pro­ta­go­nis­ta o de com­ple­men­to en la fun­ción que ejer­cen. Es un ca­mino de acep­ta­ción, en el que la ta­rea se desa­rro­lla en for­ma gra­dual has­ta que los hi­jos lle­gan a adul­tos.

El rol de los pa­dres se ha ido mo­di­fi­can­do a lo lar­go del tiem­po: de un es­pa­cio más pe­ri­fé­ri­co a más par­ti­ci­pa­ti­vo. Con la sa­li­da la­bo­ral de la ma­má, el pa­pá tu­vo que mo­di­fi­car el rol y com­par­tir con ella las ta­reas e in­clu­so, al­gu­nas ve­ces, que­dar a car­go de las ru­ti­nas dia­rias. Es­ta im­por­tan­te pre­sen­cia pa­ter­na en la crian­za de los hi­jos per­mi­tió acom­pa­ñar el desa­rro­llo y dis­fru­tar más de to­dos los cam­bios y lo­gros. Es­ta evo­lu­ción lo­gró en­ri­que­cer la vida fa­mi­liar. Tan­to un ni­ño co­mo un ado­les­cen­te te­nien­do cer­ca a pa­pá se sien­te for­ta­le­ci­do, acom­pa­ña­do y con un mo­de­lo a dis­po­si­ción. Ra­zo­nes más que vá­li­das pa­ra se­guir te­nien­do vi­vo el de­seo de es­tar cer­ca.

* De Mo­men­to Ce­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.