En­fo­que ho­lís­ti­co in­te­gra­dor pa­ra la pros­pe­ri­dad

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Pa­blo Nach­ti­gall*

Si desea­mos efec­tuar cam­bios en nues­tra si­tua­ción actual eco­nó­mi­ca, pre­ci­sa­mos de un en­fo­que ho­lís­ti­co que en­glo­be nues­tra ener­gía fe­me­ni­na y mas­cu­li­na que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res po­see­mos. Es­te mé­to­do fun­da­men­ta­do en los prin­ci­pios del taoís­mo es esen­cial pa­ra ba­lan­cear nues­nues- tra­tra ener­gía mas­cu­li­na con su opues­to fe­me­nino, fe­me­nino pa­ra así po­der trans­for­mar ca­da uno de los cin­co pi­la­res so­bre los que se asien­ta nues­tra re­la­ción con el di­ne­ro.

Re­sul­ta muy ha­bi­tual en las per­so­nas in­ten­tar cam­biar su si­tua­ción eco­nó­mi­ca, sus fi­nan­zas o tra­ba­jos, ape­lan­do a una so­la ener­gía. Es­tán aque­llas que se lan­zan a la ca­rre­ra fre­né­ti­ca por bus­car tra­ba­jos ex­tras que les re­por­ten nue­vos in­gre­sos, for­zan­do la ener­gía yang de la ac­ción. Mien­tras hay otros que se pa­san el día vi­sua­li­zan­do una nue­va opor­tu­ni­dad la­bo­ral, pe­ro no se mo­vi­li­zan pa­ra en­con­trar­se con ella. En es­tos ca­sos, ma­ni­fies­tan un ex­ce­so de yin. Si desea­mos trans­for­mar real­men­te nues­tra si­tua­ción­ción ac­tac­tual y tor­nar­nos per­so­nas prós­pe­ras, pre­ci­sa­mos enen­tre­nar­nos con un mé­to­do in­te­gral que abar­que y ba­ba­lan­cee es­tas dos ener­gías esen­cia­les que ri­gen el unu­ni­ver­so. A su vez, pre­ci­sa­mos tran­si­tar un pro­ce­so de trans­for­ma­ción que nos per­mi­ta ac­ce­der a es­ta­do­dos de vi­ta­li­dad, ale­gría, sa­lud, sa­bi­du­ría y ar­mon­nía in­ter­na a fin de lo­grar una ba­se só­li­da y se­gu­ra ddes­de la cual cam­biar nues­tra for­ma de vin­cu­lar­nos co­con el di­ne­ro y con el mun­do que nos ro­dea.

Es im­por­tan­te in­sis­tir en que no tie­ne sen­ti­do la ccrea­ción del di­ne­ro si no hay un es­ta­do psi­coe­moc­cio­nal y ener­gé­ti­co apro­pia­do pa­ra al­ber­gar­lo, man­ne­jar­lo, dis­fru­tar­lo y com­par­tir­lo ade­cua­da­men­te. SSi desea­mos mo­di­fi­car nues­tra for­ma de re­la­cion­nar­nos con el di­ne­ro, pre­ci­sa­mos tra­ba­jar in­ter­nam­men­te y pre­pa­rar nues­tra per­so­na o ser, ya que de oo­tra for­ma po­de­mos ge­ne­rar des­equi­li­brios cu­yas m ma­ni­fes­ta­cio­nes se tra­du­ci­rían en efec­tos indeseables pa­ra nues­tra vida, ta­les co­mo la pro­pen­sión a en­fer­mar­nos por es­trés, con­flic­tos in­ter­nos y ext­ter­nos a cau­sa del di­ne­ro e in­fe­li­ci­dad.

El di­ne­ro es una ener­gía cir­cu­lan­te que bien uti­li­za­da se cons­ti­tu­ye en un me­dio pa­ra fa­vo­re­cer un in­ter­cam­bio, pa­ra sub­sis­tir en nues­tra vida dia­ria. So­lo eso. La fal­ta de tra­ba­jo y en­tre­na­mien­to in­terno pue­de ge­ne­rar­nos una dis­tor­sión en la per­cep­ción del di­ne­ro que nos con­du­ce a ado­rar­lo, odiar­lo o sim­ple­men­te usar­lo pa­ra con­tro­lar y do­mi­nar la vida de quie­nes nos ro­dean.

Del li­bro “Ben­di­to­di­ne­ro. Có­mo­ge­ne­rar pros­pe­ri­dad­ma­te­rial­yes­pi­ri­tua­len­tu­vi­da”, de Pa­blo Nach­ti­gall, Edi­cio­nes Urano

www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.