Bus­can­do un BE­BÉ

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa*

Pue­de ayu­dar el Feng Shui a con­ce­bir hi­jos? Es­ta pre­gun­ta no re­sul­ta fá­cil de res­pon­der. En ca­da oca­sión de la vida, hay una can­ti­dad de fac­to­res que ha­cen que las co­sas ocu­rran y, en el ca­so de que se des­car­ten pro­ble­mas de sa­lud a tra­vés de aná­li­sis médicos, se pue­de bus­car con Feng Shui las cau­sas que po­drían ge­ne­rar fallas en la con­cep­ción.

An­tes que na­da, ca­be acla­rar que, ac­tual­men­te, el Feng Shui con­tem­pla el ti­po de ra­dia­cio­nes que afec­tan la ca­sa, que pue­den ser de ori­gen na­tu­ral o ar­ti­fi­cial. Las zo­nas geo­pa­tó­ge­nas (geo: tie­rra; pa­tó­ge­nas: en­fer­me­dad) son di­fe­ren­tes ti­pos de ener­gías que ema­nan del cam­po ener­gé­ti­co de la Tie­rra de ma­ne­ra ver­ti­cal des­de la su­per­fi­cie te­rres­tre has­ta la io­nós­fe­ra, con­for­man­do una red glo­bal de­no­mi­na­da Hartmann. La ex­po­si­ción a es­ta con­ta­mi­na­ción du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po, co­mo por ejem­plo dor­mir arri­ba de un cru­ce de ener­gías du­ran­te to­da la no­che o tra­ba­jan­do ocho ho­ras, pue- dde per­ju­di­carj di pro­ce­sos bio quí­mi­cos­biíiy ener­gé­ti­co­sé i deld l cuer­po hu­mano afec­tan­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, el sis­te­ma ner­vio­so, el en­dó­crino y el hor­mo­nal. Es im­por­tan­te, en­ton­ces, con­tro­lar en la ha­bi­ta­ción las ener­gías geo­pa­tó­ge­nas.

Dor­mir arri­ba de un cru­ce Hartmann, Curry o so­bre ve­tas de agua po­dría re­sul­tar una de las cau­sas más pro­ba­bles de la im­po­si­bi­li­dad de con­cep­ción, pues és­tas des­equi­li­bran el cam­po elec­tro­mag­né­ti­co de las per­so­nas. El gru­po más vul­ne­ra­ble de per­so­nas propensas a di­chos efec­tos es­tá cons­ti­tui­do por los ni­ños, mu­je­res em­ba­ra­za­das, per­so­nas ma­yo­res y en­fer­mas. La so­lu­ción se­ría co­rrer la ca­ma de lu­gar o neu­tra­li­zar esas ener­gías con apa­ra­tos emi­so­res de fre­cuen­cias es­ta­bi­li­za­do­ras de 7.8 hertz se­gún el ca­so. Te­ner es­pe­jos en la ha­bi­ta­ción in­cre­men­ta­rá los efec­tos de es­tas ra­dia­cio­nes ya que du­pli­ca­rá la ener­gía.

Pa­ra sa­ber si es­ta­mos ba­jo los efec­tos de es­tas re­des, só­lo ne­ce­si­ta­mos me­dir con ra­dies­te­sia dón­de se en­cuen­tran es­tos cru­ces que, ha­bi­tual­men­te, crean una red de 2 x 2,50 me­tros. Se pue­den en­con­trar en cual­quier dor­mi­to­rio.

Con­si­de­rar la ma­ne­ra en la que tra­ba­ja­mos re­sul­ta fun­da­men­tal ya que, a ve­ces, las mu­je­res es­tán mu­chas ho­ras sen­ta­das en fren­te a una compu­tado­ra re­ci­bien­do ra­dia­ción. Es im­por­tan­te co­lo­car io­ni­za­do­res o lám­pa­ras de sal pa­ra re­du­cir es­ta in­ci­den­cia.

El Feng Shui es una dis­ci­pli­na muy po­de­ro­sa pa­ra la eli­mi­na­ción de los blo­queos de ener­gía del en­torno, en el for­ta­le-cci­mien­to de la pro­pia ener­gía y el equi­li­brio del la de la ha­bi­ta­ción. Por lo que en es­te sen­ti­do, hay mu­chas co­sas que se pue­den ha­cer pa­ra equi­li­brar y for­ta­le­cer el flu­jo de ener­gía en su es­pa­cio vi­tal.

Des­de lo sim­bó­li­co, se po­drán uti­li­zar ele­men­tos de de­co­ra­ción que ac­ti­va­rán la con­cep­ción. En­tre ellos, un buen con­se­jo se­ría mos­trar los fru­tos de la gra­na­da en un cua­dro, sím­bo­lo del Feng Shui pa­ra te­ner hi­jos sa­nos: re­pre­sen­ta la fer­ti­li­dad y su­gie­re la suer­te de los des­cen­dien­tes. Pe­ro más allá de lo sim­bó­li­co, lo más im­por­tan­te es ob­ser­var có­mo es­tá ac­tuan­do el Chi o ener­gía en to­dos los as­pec­tos ya que po­dría es­tar des­equi­li­bran­do la ener­gía de la mu­jer o del hom­bre.

Te­ne­mos que te­ner pre­sen­te a Kuan Yin, dio­sa de la mi­se­ri­cor­dia y la com­pa­sión y pro­tec­to­ra de los ni­ños. Es­te ser amo­ro­so de­be­rá co­lo­car­se en el oes­te del li­ving, árá­rea de los hi­jos, y en el oes­te de la ha­bi­ta­ción del be­bé es­pe­ra­do.

Tam­bién se pue­de ac­ti­var el oes­te en la ha­bi­ta­ción con ama­tis­tas, pie­dra que trans­mu­ta cual­quier mie­do in­te­rior a te­ner hi­jos.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Oficial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal.

Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vida con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.