Una bue­na po­da

Com­ple­ta guía de téc­ni­cas y con­se­jos pa­ra sa­ber có­mo po­dar nues­tras plan­tas se­gún sus ne­ce­si­da­des y pa­ra ob­te­ner las me­jo­res flo­res y fru­tos en la pri­ma­ve­ra

Mia - - JARDINERÍA - Por Es­te­la Ga­gliar­di

Es­ta­mos en ple­na tem­po­ra­da de po­da. An­tes de em­pe­zar, con­vie­ne te­ner bien cla­ro cuál es el ob­je­ti­vo que desea­mos lo­grar, ya que de es­to de­pen­de el pro­ce­di­mien­to a se­guir. Aun­que ge­ne­ral­men­te so­le­mos ha­cer­lo co­mo nos pa­re­ce, los es­pe­cia­lis­tas tie­nen un mé­to­do y cla­si­fi­can es­te tra­ba­jo de la si­guien­te ma­ne­ra: Po­da de for­ma­ción Po­da de lim­pie­za Po­da de flo­ra­ción o fruc­ti­fi­ca­ción Po­da or­na­men­tal Po­da de re­no­va­ción Aho­ra, vea­mos de qué se tra­ta ca­da una.

Po­da de for­ma­ción

La fi­na­li­dad es, des­pués de la plan­ta­ción de cual­quier es­pe­cie, lle­gar a ob­te­ner un ar­bus­to con una co­pa ra­mi­fi­ca­da y equi­li­bra­da. Se rea­li­za siem­pre en in­vierno, du­ran­te los pri­me­ros años de plan­ta­do el ar­bus­to o ár­bol o a par­tir de los dos años. En es­te úl­ti­mo ca­so, la plan­ta to­ma su for­ma na­tu­ral y lue­go se la co­rri­ge adap­tán­do­la a las ne­ce­si­da­des de es­pa­cio y es­ti­lo de nues­tro jar­dín. Se rea­li­za de la si­guien­te ma­ne­ra:

For­ma­ción en ce­pa: pa­ra es­pe­cies en las que, des­de una ba­se le­ño­sa, salen las ra­mas.

For­ma­ción en va­rios tron­cos: es­pe­cies que tie­nen de 2 a 5 tron­cos de 30 a 60 cm.

For­ma­ción de pie ba­jo: es­pe­cies que tie­nen un so­lo tron­co a 20- 40cm de al­tu­ra.

For­ma­ción ti­po ár­bol pe­que­ño: es­pe­cies con tron­co úni­co de 30- 60cm y una co­pa ter­mi­nal.

Po­da de lim­pie­za

De­be­mos rea­li­zar­la to­dos los años y el ob­je­ti­vo es eli­mi­nar ele­men­tos indeseables. La ne­ce­si­tan to­dos los ar­bus­tos. Pre­fe­ren­te­men­te, se ha­ce en in­vierno, aun­que, si es ne­ce­sa­rio, pue­de ser en cual­quier épo­ca del año. Con es­ta po­da, lo­gra­mos que los ar­bus­tos re­ci­ban me­jor la luz y el ai­re, lo que per­mi­te un me­jor desa­rro­llo de la plan­ta, cre­ci­mien­to ho­mo­gé­neo y equi­li­bra­do y re­gu­lar la can­ti­dad y ca­li­dad de ho­jas flo­res y fru­tos.

Las es­pe­cies que ne­ce­si­tan es­ta po­da son: Abe­lia, lau­rel de jar­dín, Al­tea o Ro­sa de Si­ria (Hi­bis­cus sy­ria­cus), ár­bol de Jú­pi­ter, Bud­le­ya, Ca­sia, Da­ma de no­che, Datura, Es­pí­rea, Flo­mis, Fuc­sia, Gar­de­nia, Hibisco, Hier­ba lui­sa, Hi­peri­co, Ke­rria, Lan­ta­na, Potentilla, Re­ta­ma, Rhus, Ro­me­ro, Ro­sal, Sauz­ga­ti­llo, Sin­fo­ri­na, Ta­ra­je, Ve­ró­ni­ca.

Qué po­dar:

Ra­mas muer­tas, se­cas, ro­tas o en­fer­mas.

To­co­nes se­cos (par­te del tron­co de un ár­bol que ha si­do cor­ta­do al ras del sue­lo pe­ro que­da uni­do a la raíz).

Sier­pes o chu­po­nes (bro­tes nue­vos que cre­cen al pie de un ár­bol).

Re­bro­tes del pie del ar­bus­to que sean dé­bi­les o es­tén mal si­tua­dos.

Ra­mas que so­bre­sa­len del ar­bus­to o cru­za­das. Flo­res y fru­tos en mal es­ta­do. Bro­tes bas­tar­dos en ar­bus­tos.

Po­da de flo­ra­ción

Su ob­je­ti­vo es acor­tar las ra­mas cre­ci­das du­ran­te la tem­po­ra­da pa­sa­da, de-

jan­do en ellas de 2 a 5 ye­mas con­ta­das des­de su in­ser­ción. Se ha­ce al ter­mi­nar la flo­ra­ción y de acuer­do al ob­je­ti­vo:

Pa­ra ob­te­ner me­nos flo­res pe­ro más gran­des, se de­jan so­la­men­te 2 o 3 ye­mas.

Pa­ra ob­te­ner mu­chas flo­res aun­que más pe­que­ñas, se de­jan 5 o 6 ye­mas por ra­ma.

De es­tas ye­mas sur­gi­rán en pri­ma­ve­ra los bro­tes que con­ten­drán las flo­res.

En va­rie­da­des o es­pe­cies de flo­ra­ción precoz (ro­sa­les tem­pra­nos) o en las zo­nas de cli­ma cá­li­do, pue­de ocu­rrir que en pri­ma­ve­ra ya es­té aca­ba­da la flo­ra­ción, en es­te ca­so, se pue­de dar una se­gun­da po­da pa­ra que sur­jan nue­vos bro­tes que flo­re­ce­rán en ve­rano u oto­ño. Cuan­do la flo­ra­ción no es tem­pra­na, sino que se pro­du­ce en ve­rano (por ejem­plo, Bud­le­ya), una vez po­da­da, no ha­brá una se­gun­da flo­ra­ción.

Cuan­do la flo­ra­ción es muy tem­pra­na, as ye­mas de los ex­tre­mos de las ra­mas del año an­te­rior son las que dan las flo­res y las de­más dan bro­tes, no se po­dan en in­vierno sino al fi­nal de la flo­ra­ción y se re­co­mien­da des­pun­tar to­das las ra­mas del año pa­ra que sur­jan nue­vos bro­tes que al año si­guien­te da­rán mu­chas flo­res. Las es­pe­cies que ne­ce­si­tan es­ta po­da de flo­ra­ción son: Aza­lea, Ca­me­lia, Du­ri­llo, Gli­ci­nia, Hor­ten­sia, Li­lo, Llu­via de oro, Ro­do­den­dro, Vi­burno.

Por es­pe­cies

Ci­ti­so, For­si­tia, Re­ta­ma y re­ta­ma ama­ri­lla, Ta­ra­je, To­mi­llo y Vei­ge­la: en el re­po­so (in­vierno) y en cuan­to ter­mi­na la flo­ra­ción, cor­tar las ra­mas al ras del sue­lo. De es­ta ma­ne­ra, re­bro­ta­rá con mu­cha fuer­za. Si no se quie­re rea­li­zar un cor­te tan dra­má­ti­co, ha­cer­lo a no me­nos de unos 30 cm del sue­lo, so­bre un bro­te nue­vo. Es­te ti­po de cor­te es ne­ce­sa­rio pa­ra eli­mi­nar to­da la ma­de­ra vie­ja.

Ce­lin­da, Deut­zia, Es­pí­rea, Gro­se­lle­ro, Lim­pia­tu­bos: des­pués de la flo­ra­ción, eli­mi­nar los bro­tes que han flo­re­ci­do cor­tan­do so­bre otros bro­tes, nue­vos, vigorosos y bien si­tua­dos. Es­tos se­rán los que man­ten­drán al ar­bus­to y da­rán la flo­ra­ción al año si­guien­te. No se tra­ta de una po­da fuer­te, ya que si se de­jan so­lo bro­tes cor­tos, con so­lo 2 o 3 ye­mas, la flo­ra­ción se­rá po­bre.

Ar­bol del amor o Cer­cis, Es­pino, Man­zano de flor, Mem­bri­lle­ro ja­po­nés, Pe­ral de flor, Pru­mus: flo­re­cen a fi­na­les del in­vierno o a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra. Hay que man­te­ner las ra­mas vie­jas y po­dar­las li­ge­ra­men­te ca­da año pa­ra que se for­men nue­vas ye­mas de flor, des­pun­tan­do li­ge­ra­men­te los ra­mos. Rea­li­zar la po­da an­tes de que bro­te, al fi­nal del in­vierno, al mis­mo tiem­po que se ha­ce po­da de lim­pie­za. Las flo­res y fru­tos pa­sa­dos se pue­den eli­mi­nar más tar­de.

Ace­bo, Ca­lli­car­pa, Co­to­neás­ter, Es­pino, Es­quim­mia, Gro­se­lle­ros, Hip­pop­hae rham­noi­des, Ma­dro­ño, Ser­ba­les, Sin­fo­ri­na, Zar­za­mo­ra, Fram­bue­so: es­te gru­po de ar­bus­tos po­see fru­tos or­na­men­ta­les. Se po­dan po­co, ca­da in­vierno, con una po­da de lim­pie- Tam­bién, los fru­tos pa­sa­dos. Si es ne­ce­sa­rio, co­rre­gir la asi­me­tría pa­ra me­jo­rar la apa­rien­cia, por ejem­plo, si es­tá la co­pa des­com­pen­sa­da. Ade­más, ca­da 3 o 4 años, hay que ha­cer una po­da de re­ju­ve­ne­ci­mien­to, re­ba­jan­do el ar­bus­to in­ten­sa­men­te.

Po­da or­na­men­tal

Se uti­li­za pa­ra real­zar al­gún sec­tor del jar­dín o un par­que te­má­ti­co (con for­mas de ani­ma­les, geo­mé­tri­cas, etc.). Que­dan real­men­te muy bien, aun­que dan un po­co más de tra­ba­jo en cuan­to al man­te­ni­mien­to. Pa­ra lo­grar for­mas:

Ani­ma­les: se sue­len lo­grar con un ar­ma­zón de ma­lla me­tá­li­ca que cu­bra to­da la fi­gu­ra. Una vez lleno de ve­ge­ta­ción, se cor­ta sin pro­ble­mas to­do aque­llo que so­bre­sal­ga de di­cho ar­ma­zón.

Geo­mé­tri­cas: por ejem­plo, pa­ra ar­mar una pi­rá­mi­de, se cor­ta con la ayu­da de cor­de­les ten­sa­dos o un mar­co de lis­to­nes de ma­de­ra. En es­te úl­ti­mo ca­so, se de­be gi­rar el mar­co al­re­de­dor de to­da la plan­ta e ir po­dan­do lo que so­bre­sal­ga.

La fre­cuen­cia de cor­te de­pen­de­rá de la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to de las es­pe­cies ve­ge­ta­les ele­gi­das. Por ejem­plo: el Te­jo o el Boj son de cre­ci­mien­to muy len­to y, se­gún el cli­ma, y con­di­cio­nes, con 1 o 2 re­cor­tes al año, es su­fi­cien­te. Otras es­pe­cies de cre­ci­mien­to rá­pi­do exi­gen prác­ti­ca­men­te un re­pa­so men­sual, ex­cep­to en in­vierno.

Po­da de re­ju­ve­ne­ci­mien­to

Cuan­do un ar­bus­to tie­ne ya mu­chos años y no ha si­do cui­da­do co­mo co­rres­pon­de, es pre­ci­so ha­cer es­ta po­da con el fin de eli­mi­nar las ra­mas vie­jas y des­en­ma­ra­ñar­lo. El ob­je­ti­vo es eli­mi­nar to­do lo vie­jo pa­ra que sea sus­ti­tui­do por ra­mas nnue­vas. SSe pue­de re­no­var de 3 for­mas:

A ras del sue­lo: só­lo se de­be ha­cer si el ejem­plar tie­ne fuer­za pa­ra so­por­tar­lo y ase­gu­rán­do­le lue­go rie­go y abono.

Cor­tar a 40-50 cm del sue­lo: si el ar­bust­to es­tá muy es­tro­pea­do o es una es­pe­cie de­li­ca­da, una po­da tan fuer­te pue­de ha­cer que no re­bro­te bien y al fi­nal mue­ra. EEn es­te ca­so, es me­jor cor­tar to­das las ra­mas del ar­bus­to a unos 40 o 50 cen­tí­me­tros del sue­lo, en lu­gar de a ras del sue­lo.

Eli­mi­nar el 50% de las ra­mas al ras: a su vvez, las que se con­ser­ven, se cor­tan a la mi­tad de su lon­gi­tud o bien só­lo un ter­cio de la pun­ta so­bre el me­jor bro­te. Al año si­guien­te, se re­pi­te es­ta po­da has­ta con­se­guir ra­mas su­fi­cien­tes, jó­ve­nes y vi­go­ro­sas des­de la ba­se, que nos per­mi­ta eli­mi­nar to­tal­men­te la ma­de­ra vie­ja.

za pa­ra eli­mi­nar ra­mas muer­tas, se­cas, ro­tas, en­fer­mas, cru­za­das o mal orien­ta­das (en­tre­sa­car pa­ra evi­tar el en­ma­ra­ña­mien­to de la plan­ta) o que so­bre­sa­len mu­cho por su ex­ce­so de vi­gor. Ase­so­ra­mien­to: Ing. Agró­no­ma Anabel Did­lau­kis Fo­tos: www.ho­gar­to­tal.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.