OTRA MA­NE­RA DE DE­CIR ADIÓS

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: pet­nia.com

Te­ner que se­pa­rar­se de una mas­co­ta no siem­pre es fru­to de una de­ci­sión vo­lun­ta­ria. Pue­de de­ber­se a cau­sas de fuer­za ma­yor, que im­pi­den que una per­so­na que quie­re a su pe­rro o ga­to y desea­ría que­dár­se­lo, no lo pue­de ha­cer. Así, los mo­ti­vos más co­mu­nes por los cua­les el ani­ma­li­to tie­ne que aban­do­nar el ho­gar sue­len ser: pro­ble­mas gra­ves de sa­lud del due­ño (co­mo aler­gias cró­ni­cas que pue­den pro­vo­car com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rias o der­ma­to­ló­gi­cas im­por­tan­tes), que va­ya a in­gre­sar a una re­si­den­cia pa­ra ma­yo­res o ge­riá­tri­co, o ya no po­der man­te­ner­lo eco­nó­mi­ca­men­te. En cual­quier ca­so, hay que te­ner en cuen­ta que las re­si­den­cias ca­ni­nas pue­den ser una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra pro­ble­mas tem­po­ra­les que im­pi­dan la te­nen­cia del pe­rro, co­mo una mu­dan­za, una in­ter­na­ción o un via­je. An­te es­tas si­tua­cio­nes, lo me­jor es es­tu­diar to­das las po­si­bi­li­da­des an­tes de op­tar por se­pa­rar­se del animal. La me­jor op­ción, si la mas­co­ta no pue­de es­tar con sus due­ños, es en­con­trar­le un nue­vo ho­gar, don­de se lo quie­ra y se lo cui­de. Los al­ber­gues y re­si­den­cias no son un ho­gar pa­ra un pe­rro, pe­ro pue­den ser­vir co­mo so­lu­ción tem­po­ral, has­ta que se re­cu­pe­re al animal. En el ca­so de las per­so­nas ma­yo­res, con­vie­ne re­cor­dar que las mas­co­tas son pa­ra ellos una fuen­te de bie­nes­tar y com­pa­ñía, por lo que, en la me­di­da de lo po­si­ble, es re­co­men­da­ble no se­pa­rar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.