Tru­cos y se­cre­tos

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Ce­lu­lar al agua

Si se te ca­yó el ce­lu­lar al inodo­ro ( un clá­si­co) o al agua, to­da­vía es­tás a tiem­po de re­cu­pe­rar­lo. Pa­ra eso tenés que des­ar­mar­lo, es­cu­rrir­lo y po­ner­lo en un re­ci­pien­te con arroz. De­jar ac­tuar un par de ho­ras pa­ra que el arroz ab­sor­ba to­da la hu­me­dad. Vol­vé a ar­mar­lo y com­pro­bá que fun­cio­na a la per­fec­ción.

Co­mo nue­vos

Si tus pla­tos o fuen­tes de lo­za tie­nen man­chas por el uso, di­fí­ci­les de sa­car, fro­ta­los con un pa­ño em­pa­pa­do en ja­bón sua­ve y bi­car­bo­na­to de so­dio. De­já ac­tuar de 10 a 15 mi­nu­tos y sor­pren­de­te con el re­sul­ta­do.

Bar­niz ca­se­ro

Se pue­de pre­pa­rar com­pran­do en la fe­rre­te­ría tri­clo­ru­ro de eti­leno y agre­gán­do­le tro­ci­tos de tel­go­por. Re­vol­ver has­ta que se de­sin­te­gre. Si se desea más es­pe­so, agre­gar­le más tel­go­por.

Pe­rros tran­qui­los

Las pul­gas y ga­rra­pa­tas son tan mo­les­tas pa­ra nues­tras mas­co­tas, co­mo pa­ra no­so­tros. Pa­ra com­ba­tir­las pro­bá de ex­ten­der so­bre el lo­mo del animal acei­tes esen­cia­les de cí­tri­cos. Tam­bién se pue­de aña­dir a su co­mi­da una cu­cha­ra­di­ta de levadura de cer­ve­za y un ajo pi­ca­do. Por al­gún mo­ti­vo es­tos dos ali­men­tos son un ex­ce­len­te re­pe­len­te de pul­gas.

Que hier­va

Pa­ra evi­tar que la le­che se pe­gue al fon­do del re­ci­pien­te don­de se la hier­ve, en­jua­ga­lo pre­via­men­te con agua fría. La le­che no se le pe­ga­rá más.

Pe­lar to­ma­tes

Rea­li­zar un cor­te en for­ma de cruz so­bre la ba­se. Lue­go, su­mer­gir los to­ma­tes en una ca­ce­ro­la con agua hir­vien­do du­ran­te dos mi­nu­tos, pa­ra lue­go pa­sar­los a un re­ci­pien­te con agua he­la­da du­ran­te unos se­gun­dos. De es­ta ma­ne­ra la piel se des­pren­de­rá fá­cil­men­te.

Bien hu­mec­ta­das

Si pen­sás au­sen­tar­te unos días de tu ca­sa, pa­ra que las plan­tas se con­ser­ven en buen es­ta­do só­lo tenés que re­gar­las con una so­lu­ción de agua y le­che, en par­tes igua­les. Así, la tie­rra per­ma­ne­ce­rá hú­me­da por más tiem­po.

Flo­re­ro per­fec­to

Sue­len ser di­fí­ci­les de lim­piar en su in­te­rior, ya que pue­den acu­mu­lar moho. Pa­ra evi­tar es­to, mez­clar ju­go de li­món con agua ca­lien­te y 2 cu­cha­ra­das de sal. Ver­ter el con­te­ni­do en el in­te­rior del ore­ro. De­jar ac­tuar 5 mi­nu­tos y en­jua­gar con abun­dan­te agua ti­bia.

La­va­rro­paLa­va­rro­pas im­pe­ca­ble

Es bas­tan­te co­mún que se for­me sa­rro en su in­te­rior, co­mo con­se­cuen­cia del uso fre­cuen­te. Pa­ra evi­tar es­to, agre­gar unas go­ti­tas de edul­co­ran­te en el com­par­ti­men­to don­de se co­lo­ca el ja­bón en pol­vo. No que­da­rán ves­ti­gios de sa­rro en el in­te­rior del la­va­rro­pa, sien­do es­to ne­ce­sa­rio pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to.

Unas ri­cas be­ren­je­nas

Pa­ra pre­par­las, ya sea en es­ca­be­che, fri­tas o al horno, te­ner en cuen­ta es­te con­se­jo: an­tes de co­ci­nar­las, co­lo­car­las en un bol con ju­go de li­món y de­jar ac­tuar 15 mi­nu­tos. Desechar el ju­go que suel­tan y es­ta­rán lis­tas pa­ra co­ci­nar. Que­da­rán blan­quí­si­mas y sin el gus­to fuer­te pro­pio de la be­ren­je­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.