EL CA­MINO DE LAS FLO­RES

Mia - - PSICOLOGÍA - Por la Dra Gabriela Paz*

Aro­ma­te­ra­pia

Los re­me­dios flo­ra­les y otros tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les pue­den de ser de gran ayu­da pa­ra re­ver­tir y trans­for­mar la ener­gía del enojo en otra vi­bra­ción que no las­ti­me el cuer­po y la men­te. Es­tas son mis su­ge­ren­cias:

Re­me­dios Flo­ra­les

Holly: pa­ra quie­nes sien­ten enojo, bron­ca, ira y lo per­ci­ben con to­da su in­ten­si­dad.

Im­pa­tiens: pa­ra el enojo con irri­ta­bi­li­dad, im­pa­cien­cia e in­quie­tud, cuan­do apa­re­cen sín­to­mas fí­si­cos co­mo ta­qui­car­dia e in­som­nio.

Whi­te Chest­nut: cuan­do no po­de­mos li­be­rar­nos de los pen­sa­mien­tos que dan vuel­ta en nues­tra ca­be­za y que au­men­tan el enojo y la bron­ca. Es pa­ra fre­nar el dis­co ra­ya­do men­tal.

Cherry Plum: pa­ra cri­sis de enojo con gran des­con­trol. Beech: pa­ra enojo y gran in­to­le­ran­cia en per­so­nas de­ma­sia­do crí­ti­cas, que no so­por­tan el más mí­ni­mo error.

Wi­llow: enojo por si­tua­cio­nes del pa­sa­do que pro­vo­can ren­cor y re­sen­ti­mien­to, cuan­do cues­ta per­do­nar, en per­so­nas que se sien­ten ofen­di­das fre­cuen­te­men­te y cul­pan a los otros por sus ma­les­ta­res.

Flo­res de Ca­li­for­nia

Snap­dra­gon: pa­ra agre­sión y hos­ti­li­dad ver­bal, mor­da­ci­dad, cuan­do la pa­la­bra se usa en for­ma des­truc­ti­va.

Ca­lén­du­la: fa­vo­re­ce la ha­bi­li­dad de ha­blar con el co­ra­zón en la mano, apor­ta ca­li­dez y sin­ce­ri­dad a la co­mu­ni­ca­ción con las otras per­so­nas, es­pe­cial­men­te cuan­do hay ten­den­cia a uti­li­zar pa­la­bras agu­das o cor­tan­tes, fal­ta dee re­cep­ti­vi­dad en la co­mu­ni­ca­ción con los de­más. Ayu­da a tra­tar la ten­den­cia al ci­nis­mo y la agre­sión ver­bal.

Ro­sa: su aro­ma calma la ten­den­cia al enojo y la irri­ta­bi­li­dad. Es un es­tí­mu­lo que ac­túa des­de el ol­fa­to y la piel, ge­ne­ra calma y re­la­ja­ción, sien­do­en­do ideal pa­ra li­be­rar los sín­to­mas emo­cio­na­les y fí­si­cos que ge­ne­raa la ira.

Man­za­ni­lla: es un gran cal­man­te y tran­qui­li­zan­te que dis­mi­nu­ye­nu­ye la

tensión.

In­cien­so: per­mi­te se­re­nar­se, ayu­da a que la res­pi­ra­ción sea len­ta y se­re­na, dis­mi­nu­yen­do el es­trés que pro­vo­ca el enojo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.