La per­so­na­li­dad de los mio­pes

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Pa­blo Jor­ge Wain­berg *

La mio­pía es un error re­frac­ti­vo del ojo que pro­vo­ca una di­fi­cul­tad pa­ra po­der ver en la dis­tan­cia, y ge­ne­ra co­mún­men­te el há­bi­to de en­tre­ce­rrar los ojos pa­ra po­der ver me­jor. Sin em­bar­go, po­cos sa­ben que es­ta con­di­ción pue­de de­cir mu­cho so­bre la per­so­na­li­dad de quie­nes lo pa­de­cen, y que in­clu­so ha lle­ga­do a in­fluen­ciar a im­por­tan­tes mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos en la his­to­ria del mun­do.

Si se re­co­rren las más im­por­tan­tes ga­le­rías del mun­do, se pue­de en­con­trar una lar­ga lis­ta de pin­to­res con­sa­gra­dos que pa­de­cían mio­pía. Al­gu­nos de los mio­pes do­cu­men­ta­dos en la his­to­ria del ar­te son: Mo­net, Re­noir, Cé­zan­ne, De­gas y Ma­tis­se, y to­dos ellos te­nían es­ta en­fer­me­dad de la vis­ta por la cual el ojo no re­frac­ta la luz ade­cua­da­men­te pa­ra ver las imá­ge­nes con cla­ri­dad. Es­to ha­ce que los ob­je­tos cer­ca­nos se vean cla­ra­men­te, mien­tras que los dis­tan­tes se ven bo­rro­sos. Ello in­flu­yó al mo­vi­mien­to im­pre­sio­nis­ta ya que mu­chos de ellos son fa­mo­sos por la ex­plo­sión de co­lo­res en sus obras, tam­bién co­no­ci­da co­mo en­do­cro­mis­mo (la ex­pre­sión de la con­cien­cia a tra­vés del color). Es­to se de­be a que una ca­rac­te­rís­ti­ca del ojo mio­pe es que per­ci­be me­jor la ga­ma de los ro­jos por te­ner es­te me­nor lon­gi­tud de on­da y, por lo tan­to, ser me­jor en­fo­ca­do en un ojo más lar­go. Es­to ex­pli­ca la fas­ci­na­ción por el ro­jo en el ar­te orien­tal don­de la in­ci­den­cia de mio­pía com­pro­me­te a más del 50% de la po­bla­ción.

A su vez, los de­fec­tos de re­frac­ción se en­cuen­tran ín­ti­ma­men­te li­ga­dos a la per­so­na­li­dad. Los mio­pes son per­so­nas que tien­den a ser in­tro­ver­ti­dos y tí­mi­dos, mien­tras que los hi­per­mé­tro­pes son ex­tro­ver­ti­dos y sim­pá­ti­cos. Es­tos pa­tro­nes de per­so­na­li­dad han si­do li­ga­dos a un ba­lan­ce del sis­te­ma au­to­nó­mi­co: in­tro­ver­sión con el sis­te­ma pa­ra­sim­pá­ti­co y la ex­tro­ver­sión con un sim­pá­ti­co do­mi­nan­te.

Tam­bién se ha aso­cia­do la mio­pía con una se­rie de al­te­ra­cio­nes fí­si­cas. Ta­les se­rían los ca­sos de per­so­nas con au­tis­mo in­fan­til, go­ta, as­ma, aler­gias, zur­dos y coe­fi­cien­tes de in­te­li­gen­cia al­tos.

En cuan­to al fu­tu­ro, po­de­mos es­pe­rar un in­cre­men­to en la can­ti­dad de per­so­nas que su­fren es­ta en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria. Si se tie­ne en cuen­ta la evo­lu­ción de la cor­te­za ce­re­bral del Ho­mo Sa­piens, po­dría­mos de­du­cir que el hom­bre del si­glo XXI se­rá más al­to y más mio­pe, con una ca­pa­ci­dad de per­ci­bir y dis­fru­tar una ga­ma in­fi­ni­ta de co­lo­res. *Je­fe del Ser­vi­cio de Of­tal­mo­lo­gía

de Swiss Me­di­cal Cen­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.