“Mi fa­mi­lia no quie­re a mi no­vio”

Mia - - PAREJA - *Se­nior Ma­na­ger Mar­ke­ting & PR de Match.com La­ti­noa­mé­ri­ca

No hay elec­ción po­si­ble: a él lo amás y ellos son tus pa­dres y her­ma­nos. Pe­ro hay es­tra­te­gias pa­ra me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción y con­se­guir ten­der puen­tes

CPor Mariela Stes­co­bich*

ono­cer a una per­so­na con la cual se com­par­tan gus­tos, pro­yec­tos y se pue­da ir jun­tos a la par, no es ta­rea fá­cil. En­con­trar el amor es un mis­te­rio y, ge­ne­ral­men­te, apa­re­ce cuan­do uno me­nos lo es­pe­ra. Pe­ro, ¿qué ocu­rre cuan­do pen­sás que en­con­tras­te a esa per­so­na es­pe­cial y al mo­men­to de pre­sen­tar­la a tu fa­mi­lia la res­pues­ta es ne­ga­ti­va? En la ma­yo­ría de los ca­sos, la apro­ba­ción fa­mi­liar es un pa­so muy im­por­tan­te pa­ra la for­ma­li­dad de la re­la­ción y es­te apoyo con­di­cio­na los pro­yec­tos fu­tu­ros.

Co­no­cis­te a una per­so­na es­pe­cial y sen­tís que es tiem­po de for­ma­li­zar las pre­sen­ta­cio­nes: se or­ga­ni­za una ce­na fa­mi­liar, to­do va se­gún pla­nea­do, to­dos son muy edu­ca­dos y pa­san un mo­men­to agra­da­ble, pe­ro cuan­do se va, tus fa­mi­lia­res em­pie­zan a ha­blar mal de tu pa­re­ja y la re­cha­zan. Tu pa­pá cree que no es lo su­fi­cien­te­men­te bueno pa­ra es­tar con vos, tu ma­má di­ce que tu ex era mu­cho me­jor y tus her­ma­nos tie­nen di­fe­ren­tes opi­nio­nes, pe­ro to­dos coin­ci­den en que me­re­cés al­go me­jor. In­me­dia­ta­men­te, que­das­te en me­dio de un gran pro­ble­ma: por un la­do, te im­por­ta la opi­nión de tu fa­mi­lia en la que siem­pre te apo­yas­te, por el otro, que­rés es­cu­char a tu co­ra­zón y creer en tu nue­va pa­re­ja con quien es­tás em­pe­zan­do a com­par­tir pro­yec­tos e ilu­sio­nes.

¿Qué se pue­de ha­cer?

En pri­mer lu­gar, es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que ca­da fa­mi­lia es úni­ca. Po­de­mos en­con­trar pa­dres que se en­tro­me­ten en ca­da si­tua­ción en la vida de sus hi­jos y fa­mi­lias que no se in­vo­lu­cran en ab­so­lu­to.

De acuer­do a tu si­tua­ción fa­mi­liar par­ti­cu­lar, de­be­rán en­ta­blar diá­lo­go con aque­lla o aque­llas per­so­nas que re­cha­zan a tu nue­va pa­re­ja. Tenés que te­ner la con­fian­za pa­ra po­der con­ver­sar con ellos y que com­pren­dan que ya es­tás lis­ta pa­ra po­der to­mar de­ci­sio­nes.

Es nor­mal y has­ta pre­de­ci­ble que la fa­mi­lia se preo­cu­pe por vos si ven al­go que no les gus­ta, pe­ro tam­bién se de­be te­ner pre­sen­te que ca­da per­so­na es res­pon­sa­ble por sus pro­pios ac­tos y elec­cio­nes. Es­to es lo que se le de­be ha­cer com­pren­der a la fa­mi­lia.

La ten­den­cia más vis­ta es que a me­di­da que avan­za la re­la­ción y te ven fe­liz, la fa­mi­lia re­con­si­de­ra su pri­me­ra opi­nión y co­mien­za a acep­tar a la pa­re­ja, pe­ro ca­be acla­rar tam­bién que pue- de ha­ber ca­sos en los que el re­cha­zo se­gui­rá siem­pre pre­sen­te.

Tenés dos al­ter­na­ti­vas: po­dés es­cu­char y ana­li­zar por qué tu fa­mi­lia opi­na así o po­dés ig­no­rar­lo com­ple­ta­men­te. Pe­ro de una u otra for­ma lo im­por­tan­te es sa­ber có­mo co­mu­ni­car­te con tu fa­mi­lia pa­ra que te res­pe­ten y apo­yen en tus elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.