La ar­mo­nía en imá­ge­nes y co­lo­res

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa*

Se pue­de de­cir que exis­te un al­ma se­cre­ta en to­das las co­sas: es la sen­sa­ción que nos pro­vo­can cier­tos ob­je­tos. Una pau­ta fun­da­men­tal pa­ra co­men­zar a pen­sar en Feng Shui es no que­dar­nos só­lo con lo que nues­tros ojos pue­den ver, sino co­nec­tar­nos con lo que sen­ti­mos. To­do pue­de asu­mir sig­ni­fi­ca­do sim­bó­li­co, tan­to las co­sas na­tu­ra­les co­mo los ob­je­tos he­chos por el hom­bre. El Feng Shui co­no­ce los di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos de los sím­bo­los, nos en­se­ña a or­de­nar­los de ma­ne­ra po­si­ti­va y ar­mo­nio­sa pa­ra per­mi­tir el ma­ra­vi­llo­so fluir de las ener­gías que de ee­llos ema­na.

Ca­da vez que ees­ta­mos fren­te a un cua­dro, una oo­bra de ar­te, una fo­to­gra­fía, te­ne­mos sen­sa­cio­nes que nos lle­van más allá de la vi­sión con­cre­ta de lo que mi­ra­mos. Al ob­ser­var una obra pic­tó­ri­ca que con­tie­ne ár­bo­les, flo­res, un hermoso cie­lo, de al­gu­na ma­ne­ra es­ta­mos re­crean­do la pri­ma­ve­ra y con ello,ll una can­ti­dad­tid d ded emo­cio­ne­si re­la­ti­vasl ti a es­ta es­ta­ción. En­tre­nar­nos en es­te as­pec­to y aten­der nues­tras sen­sa­cio­nes es una he­rra­mien­ta in­tere­san­te a la ho­ra de po­ner en prác­ti­ca lo que es­te ar­te nos en­se­ña. Una obra de ar­te, cua­dro o mu­ral pue­de me­jo­rar o em­po­bre­cer la be­lle­za de un es­pa­cio en mo­do muy es­pe­cial. Una bue­na pin­tu­ra atrae luz ha­cia la ca­sa, da pro­fun­di­dad, lle­na de op­ti­mis­mo y fuer­za una ha­bi­ta­ción, atrae los me­jo­res pen­sa­mien­tos e ins­pi­ra­ción al es­pa­cio.

Una obra im­po­nen­te, de un pin­tor cé­le­bre cu­yo mo­ti­vo sea una gue­rra san­grien­ta, un per­so­na­je tris­te o som­brío, un lu­gar os­cu­ro y sin vida, inun­da­rá el es­pa­cio con ese sen­ti­mien­to. En la ma­yo­ría de es­tu­dios que se rea­li­zan, las pin­tu­ras que se eli­gen ha­blan de mo­ti­vos psi­co­ló­gi­cos que las per­so­nas tie­nen, así co­mo de co­lo­res y re­pre­sen­ta­cio­nes de sus es­ta­dos in­ter­nos.

El sim­bo­lis­mo pue­de en­con­trar­se por zo­nas: un dor­mi­to- rio ma­tri­mo­nial con la ma­yo­ría de cua­dros fe­me­ni­nos pue­de in­di­car que la mu­jer no se re­la­cio­na con su ma­ri­do, se sien­te so­la o tam­bién tie­ne de­ma­sia­do pro­ta­go­nis­mo. Un cua­dro en el que apa­re­cen tres per­so­nas en el área del amor del dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial pue­de po­ten­ciar o in­di­car al­gu­na in­fi­de­li­dad, si se re­pi­te es­ta sim­bo­lo­gía en otros ob­je­tos, de­be­ría ob­ser­var­se bien la si­tua­ción. La co­rrec­ción se­rá qui­tar los cua­dros de ese ti­po y po­ner un sím­bo­lo con mo­ti­vos de pa­re­ja.

Al­go im­por­tan­te en cual­quier pin­tu­ra, ade­más del sim­bo­lis­mo, es la ca­li­dad de los co­lo­res y tra­zos. No se re­co­mien­da abun­dan­cia de to­nos os­cu­ros ni tra­zos des­or­de­na­dos y caó­ti­cos. Pin­tu­ras abs­trac­tas que no tie­nen pies y ca­be­za, pro­du­cen es­ta­dos men­ta­les y emo­cio­na­les con­fu­sos. Se de­ben ob­ser­var bien los co­lo­res y lo que re­pre­sen­tan y sa­car­los si son be­né­fi­cos. Hay que bus­car siem­pre luz y be­lle­za en las pin­tu­ras, va­lo­res de sen­ti­mien­tos no­bles, cua­dros que ins­pi­ren ale­gría y vi­ta­li­dad.

La cues­tión de có­mo col­gar­los de­ja ya de ser tan per­so­nal aun­que, por su­pues­to, se­rá el pro­pio gus­to per­so­nal el que in­di­que cuál es la me­jor ma­ne­ra. En ge­ne­ral, exis­ten al­gu­nas re­glas bá­si­cas, co­mo co­lo­car­los a la al­tu­ra de la vis­ta pa­ra po­der ob­ser­var­los en to­do su es­plen­dor tan­to de pie co­mo sen­ta­dos, así co­mo ser pru­den­te y no abu­sar de la can­ti­dad en un mis­mo es­pa­cio y ha­cer­lo a las dis­tan­cias que pre­ci­sen, pues si no, po­drían qui­tar­se el pro­ta­go­nis­mo en­tre ellos y crear un lu­gar de­ma­sia­do so­bre­car­ga­do.

Aun­que lo tra­di­cio­nal es co­lo­car los cua­dros ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal­men­te en lu­ga­res co­mo so­bre el so­fá, la ca­ma, los pa­si­llos o al­gu­nos mue­bles de ba­ja al­tu­ra, hoy en día se per­mi­te ser más in­no­va­dor.

Re­ci­bi­dor: ¿qué ima­gen se­rá la que dé la bien­ve­ni­da al ho­gar? De­be ser una que tras­mi­ta sen­ti­mien­tos cá­li­dos y afec­ti­vos y que, de al­gu­na u otra for­ma, re­pre­sen­te a la fa­mi­lia.

Co­ci­na y co­me­dor: cua­dros de fru­tas o ve­ge­ta­les en to­nos te­rro­sos son los idea­les.

Dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial: en lo po­si­ble, la elec­ción de­be ser de a dos e ideal­men­te re­fe­ri­das al amor.

Dor­mi­to­rios ado­les­cen­tes: evi­tar imá­ge­nes ne­ga­ti­vas o vio­len­tas.

Dor­mi­to­rios in­fan­ti­les: co­lo­car man­da­las pa­ra la pro­tec­ción.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Oficial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal.

Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vida con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.