¡És­ta es mi mas­co­ta!

Lo me­jor j q que me pu­do pa­sar

Mia - - MASCOTAS - Ana­be­lla, de Cly­po­le

Po­dría de­cir que Ti­ti apa­re­ció en mi vi­da por ca­sua­li­dad, pe­ro has­ta las ca­sua­li­da­des su­ce­den por al­gu­na ra­zón. Un día unos chi­cos del edi­fi­cio gol­pea­ron a mi puer­ta con una ca­cho­rri­ta en bra­zos que ha­bían en­con­tra­do en un ba­su­re­ro. Era un be­bé y la adop­té. La crié co­mo a nin­gu­na de mis otras mas­co­tas por­que re­sul­tó ser ató­pi­ca, qui­zás de­bi­do al em­ba­ra­zo de su ma­má, se­gún me di­jo el ve­te­ri­na­rio. Su en­fer­me­dad no tie­ne cu­ra y de­pen­de de una me­di­ca­ción a ba­se de cor­ti­so­na. Es muy mi­mo­sa y com­pa­ñe­ra, has­ta le per­mi­to des­pués del ba­ño, es­tar en mi ca­ma. Las dos te­ne­mos la suer­te de es­tar jun­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.