La co­ci­na

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Es el ta­ller de ela­bo­ra­ción de los ali­men­tos pa­ra la fa­mi­lia, por lo que es in­dis­pen­sa­ble te­ner­lo apro­vi­sio­na­do con bue­nas he­rra­mien­tas, en un am­bien­te con­for­ta­ble y agra­da­ble.

Al­gu­nos tips pa­ra lo­grar un es­pa­cio lin­do y uti­li­ta­rio:

Pin­tar de blan­co: al con­tra­rio de lo que se cree, el blan­co es el co­lor más lim­pio, ya que per­mi­te ver to­das las im­per­fec­cio­nes, sien­do un desafío cons­tan­te man­te­ner­lo im­pe­ca­ble.

Col­gar todo lo po­si­ble: ca­si to­das los ac­ce­so­rios de co­ci­na se pue­den col­gar: co­la­do­res, ralladores, es­pá­tu­las, cu­cha­ras de ma­de­ra, sar­te­nes, ca­ce­ro­las, woks. Te­ner­los a la vis­ta nos per­mi­ti­rá usar­los en for­ma fre­cuen­te. Ade­más, es­ta­rán siem­pre lim­pios y a mano.

Luz: si te­nés pen­sa­do mu­dar­te a una casa que vas a cons­truir o re­fac­cio­nar, fi­ja­te de ele­gir y or­ga­ni­zar bien los es­pa­cios, re­ser­van­do pa­ra la co­ci­na un sec­tor don­de in­gre­se abun­dan­te luz. En cam­bio, si no hay op­ción, se de­be ha­cer lo po­si­ble por trans­for­mar el am­bien­te en un lu­gar lu­mi­no­so con lu­ces di­fu­sas so­bre las áreas de tra­ba­jo y so­bre la me­sa de desa­yuno.

Bue­na ven­ti­la­ción: es fun­da­men­tal que la ven­ti­la­ción na­tu­ral se acom­pa­ñe de un sis­te­ma de in­yec­ción de ai­re (de do­ble vía), que per­mi­ta tan­to ex­traer co­mo re­no­var el ai­re pu­ro. En ese sen­ti­do los ex­trac­to­res (cir­cu­la­res, con hé­li­ce) aven­ta­jan a los pu­ri­fi­ca­do­res, siem­pre que funcionen en las dos di­rec­cio­nes.

Agua ca­lien­te: no hay ra­zón pa­ra apa­gar el ca­le­fón o el ter­mo­tan­que cuan­do no se usa. Re­sul­ta muy có­mo­do con­tar con agua ca­lien­te en la casa y en la co­ci­na en todo mo­men­to. Ade­más, lo que se aho­rra es irre­le­van­te.

Cu­chi­llos: mu­chas ve­ces re­sul­tan más pe­li­gro­sos los cu­chi­llos sin el fi­lo ade­cua­do que los bien afi­la­dos, ya que pue­den re­cha­zar el cor­te y pa­ti­nar­se. Pa­ra afi­lar las cu­chi­llas, hay muy bue­nos sis­te­mas ca­se­ros que dan re­sul­ta­do (co­mo fro­tar­los con una li­ja, por ejem­plo).

Mú­si­ca: aun­que no es lo usual, te­ner un equi­po de mú­si­ca o una ra­dio en la co­ci­na otor­ga al am­bien­te una at­mós­fe­ra es­pe­cial. Nos per­mi­te re­la­jar­nos mien­tras co­ci­na­mos y así en­tre­gar­nos a nues­tra ta­rea de otra ma­ne­ra, con me­jor hu­mor y pre­dis­po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.