Pri­ma­ve­ra vs aler­gias ocu­la­res

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Ju­lián Sch­var­tz­berg* *Es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía Plás­ti­ca Ocu­lar del Inst. de Ojos Dr. Hu­go Da­niel Nano FE DE ERRA­TAS: Por un error in­vo­lun­ta­rio en la edi­ción 1458, en la sec­ción Ca­li­dad de vi­da, ba­jo el tí­tu­lo: Pri­ma­ve­ra vs. Aler­gias ocu­la­res, f

En épo­cas pri­ma­ve­ra­les las plan­tas co­mien­zan su pro­ce­so de re­pro­duc­ción con la po­li­ni­za­ción, mo­men­to en el cual los di­fe­ren­tes pó­le­nes son li­be­ra­dos al me­dio am­bien­te. Di­chas sus­tan­cias en sus­pen­sión pro­du­cen las fa­mo­sas reac­cio­nes alér­gi­cas es­ta­cio­na­les, que afec­tan a un por­cen­ta­je im­por­tan­te de la po­bla­ción.

Una alergia es un pro­ce­so o reac­ción in­fla­ma­to­ria exa­ge­ra­da del sis­te­ma de de­fen­sa del or­ga­nis­mo, an­te di­fe­ren­tes agen­tes ex­ter­nos (tam­bién lla­ma­dos “alér­ge­nos”), a los que la ma­yo­ría de la po­bla­ción no pro­du­ci­ría res­pues­ta al­gu­na. Es­to sig­ni­fi­ca que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio es­tá ac­tuan­do de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da y con un ni­vel de aler­ta muy al­to an­te pe­que­ños es­tí­mu­los, to­tal­men­te inofen­si­vos pa­ra el res­to de las per­so­nas.

Es­te pro­ce­so pue­de ma­ni­fes­tar­se co­mo una reac­ción en todo el cuer­po, co­mo un eczema cu­tá­neo, as­ma, ri­ni­tis o bien so­lo co­mo una for­ma ocu­lar pu­ra. En es­te úl­ti­mo ca­so, los prin­ci­pa­les sín­to­mas son: pi­ca­zón, la­grimeo ex­ce­si­vo, ojos ro­jos, se­cre­ción, in­fla­ma­ción o ede­ma en los pár­pa­dos. Di­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes pue­den pro­vo­car, en ca­sos muy se­ve­ros, una ma­la ca­li­dad de vi­da y has­ta una pér­di­da del ren­di­mien­to laboral o es­co­lar.

Cuan­do se ini­cia un tra­ta­mien­to, las re­co­men­da­cio­nes prin­ci­pa­les se ba­san en evi­tar el con­tac­to con el alér­geno, lo cual, des­afor­tu­na­da­men­te, no siem­pre es sen­ci­llo. Es fun­da­men­tal evi­tar el con­tac­to ex­ce­si­vo con las mas­co­tas, re­cam­biar los fil­tros de los equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra evi­tar el con­tac­to con el po­len de las plan­tas den­tro del ho­gar, uti­li­zar an­teo­jos de sol pa­ra pro­te­ger­se del vien­to y man­te­ner las ven­ta­ni­llas del au­to ce­rra­das en épo­cas de po­li­ni­za­ción. El tra­ta­mien­to de­be ini­ciar­se en for­ma con­jun­ta en­tre el of­tal­mó­lo­go es­pe­cia­li­za­do y el in­mu­nó­lo­go, quie­nes rea­li­za­rán los es­tu­dios de diag­nós­ti­co pa­ra de­ter­mi­nar el ti­po y el gra­do de afec­ción y las di­fe­ren­tes pau­tas de tra­ta­mien­to y pre­ven­ción. Los tra­ta­mien­tos prin­ci­pa­les se ba­san en el uso de agen­tes an­ti­his­ta­mí­ni­cos o an­ti­in­fla­ma­to­rios lo­ca­les, ya sea sis­té­mi­cos o com­bi­na­dos.

Pue­de ser de gran ayu­da la apli­ca­ción de pa­ños fríos y el la­va­do de ojos con so­lu­ción fi­sio­ló­gi­ca fría. Tam­bién, en cier­tas oca­sio­nes, la apli­ca­ción de co­li­rios de es­te­roi­des sua­ves es un buen com­ple­men­to; aun­que se de­be te­ner es­pe­cial cui­da­do de­bi­do a los efec­tos ad­ver­sos que es­tos pue­den pro­du­cir a ni­vel ocu­lar. El tra­ta­mien­to en la ma­yo­ría de los ca­sos ali­via los sín­to­mas. Sin em­bar­go, la con­di­ción tien­de a re­apa­re­cer si con­ti­núa la ex­po­si­ción al agen­te irri­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.