Los me­jo­res co­lo­res de los ni­ños

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa* *Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vi­da con Feng Shui

El cre­ci­mien­to pue­de traer un sin­fín de emo­cio­nes en­con­tra­das has­ta que los ni­ños se asien­tan en su per­so­na­li­dad de­fi­ni­ti­va. La fal­ta de es­ta­bi­li­dad, los tras­tor­nos de re­la­ción, la ti­mi­dez son al­gu­nas de los pro­ble­mas que pue­den ver­se con fre­cuen­cia en los ni­ños. Es sa­bi­do que los co­lo­res pue­den tra­ba­jar so­bre las emo­cio­nes más pro­fun­das. Por es­te mo­ti­vo, el Feng Shui los uti­li­za pa­ra crear dor­mi­to­rios con to­nos acor­des a la ne­ce­si­dad, ves­ti­men­tas es­ti­mu­lan­tes o cua­dros co­mo mandalas que ayu­den al cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual.

Los co­lo­res ope­ran so­bre lo más pro­fun­do pe­ro hay que re­cor­dar que la uti­li­za­ción de la­sas va­ria­cio­nes pue­de crear di­fe­ren­tes mez­clas con de­ter­mi-na­da fun­ción. Por ejem­plo, ell ro­jo es un co­lor sú­per ex­ci­tan­te (yang) y, con agre­ga­do de blan­co, se con­vier­te en ro­sa, un co­lor que trae­rá cal­ma y amo­ro­si­dad (yin). Es de­cir, el tono de un co­lor po­drá ac­ti­var o re­la­jar y así uti­li­zar­se cuan­doo los ni­ños tie­nen mie­dos, fal­ta de con­cen­tra­ción, pro­ble­mas de re­la­ción o te­mas con la amis­tad. Los co­lo­res pue­den acom­pa­ñar en el pro­ce­so dee ar­mo­ni­za­ción en los to­nos ade­cua­dos a ca­da oca­sión:

Los ver­des son idea­les pa­ra uti­li­za­ri­li cuan­dod un ni­ño es­té con te­mo­res, ne­ce­si­te ener­gía o es­ti­mu­lar el apren­di­za­je. Cuan­do son muy re­traí­dos o tie­nen pro­ble­mas de re­la­ción con sus pa­res pue­den te­ner mez­cla de ama­ri­llo y es acon­se­ja­ble en ni­ños con pro­ble­mas pa­ra dor­mir, usar los to­nos más cla­ros, por ejem­plo, un ver­de agua.

Los ro­jos se­rán idea­les cuan­do se ne­ce­si­ta ac­ti­var el de­seo de apren­der, es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca o ac­ti­var la ener­gía vi­tal. De to­das ma­ne­ras, es un co­lor que de­be uti­li­zar­se con me­su­ra, pues si no po­dría ge­ne­rar dis­cu­sio­nes o agre­sio­nes. No se­rá acon­se­ja­ble usar­lo si el ni­ño es hi­pe­rac­ti­vo y tie­ne pro­ble­mas de con­cen­tra­ción. Los rosas son idea­les pa­ra las ni­ñas igual que lo li­las.

Los azu­les se pue­den uti­li­zar cuan­do el ob­je­ti­vo es tran­qui­li­zar, lo­grar la in­tros­pec­ción o cuan­do un ni­ño tie­ne mu­cha ac­ti­vi­dad, en­ton­ces, es ideal pa­ra lo­grar un buen des­can­so. Se­rá me­jor evi­tar­lo: cuan­do el ni­ño es de­ma­sia­do se­den­ta­rio, es­tá so­lo o es muy frio­len­to.

Los to­nos la­van­da o ce­les­tes se pue­den co­lo­car en la ha­bi­ta­ción de los más pe­que­ños, ya que son co­lo­res del cie­lo y crean mu­cha con­ten­ción y una re­gu­la­ción de la ener­gía.

Los ama­ri­llos son idea­les pa­ra le­van­tar el áni­mo o fo­men­tar la amis­tad. Pue­den re­sul­tar des­fa­vo­ra­bles en el ca­so de que el ni­ño sea muy an­sio­so o cuan­do vi­ve so­lo con adul­tos. En la ha­bi­ta­ción, los ama­ri­llos de­be­rán ser cla­ri­tos pe­ro un cua­dro o man­da­la ama­ri­llo pue­de lo­gra­ra cam­biar la cla­ri­dad de ex­pre­sión del ni­ño.

Los na­ran­jas son idea­les ccuan­do se ne­ce­si­ta fo­men­tar la coope­ra­ción, erra­di­car sent­ti­mien­tos de so­le­dad, cuan­do sse in­te­gran dos fa­mi­lias y pa­ra nni­ños tí­mi­dos. No son con­ve­nien­tes cuan­do hay ge­me­los, cuan­do se ne­ce­si­ta ac­ti­var la au­to­ges­tión en un ni­ño.

Los vio­le­tas se­rán idea­les cuan­do un ni­ño es­tá atra­ve­san­do un pe­río­do de di­fi­cul­ta­des por­que es­te co­lor le per­mi­ti­rá trans­mu­tar­los. Son des­fa­vo­ra­bles cuan­do se es­tá muy con­cen­tra­do en sí mis­mo o con ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­da­des.

Los to­nos bei­ge son idea­les cuan­do se ne­ce­si­ta dar sen­ti­mien­tos de se­gu­ri­dad, pa­ra es­ta­bi­li­zar o cal­mar.

Los blan­cos son es­pe­cia­les pa­ra man­te­ner la men­te cla­ra y des­pe­ja­da, pa­ra lu­ga­res de mu­cho ca­lor y ayu­da con los mie­dos a la os­cu­ri­dad. Cuan­do el ni­ño es in­di­vi­dua­lis­ta, in­quie­to, que no pa­ra de ha­blar, con di­fi­cul­ta­des pa­ra re­la­cio­nar­se con los de­más o cuan­do re­quie­re de­ma­sia­da aten­ción de un adul­to, es re­co­men­da­ble no uti­li­zar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.