Có­mo apren­der a de­cir que no

Una edu­ca­ción ba­sa­da en com­pla­cer al otro an­tes que a uno mis­mo desem­bo­ca en emo­cio­nes ne­ga­ti­vas ca­da vez que te­ne­mos que ne­gar­nos a al­go. Por el pro­pio bien, hay que cam­biar de ac­ti­tud

Mia - - SUMARIO - Por Ale­xan­dra Zim­mer

No es ca­sual que uno de los pri­me­ros li­bros de au­to­su­pera­ción que apa­re­ció, cuan­do to­da­vía no exis­tía un mer­ca­do pa­ra es­te ti­po de ma­te­ria­les, fue­ra “Cuan­do di­go No, me sien­to cul­pa­ble”. Es­te tex­to es bas­tan­te cla­ro y plan­tea que es sim­ple­men­te el de­cir que No lo que nos pue­de co­nec­tar con la emo­ción do­lo­ro­sa de la cul­pa. A po­co de es­tu­diar al­gu­nas de esas si­tua­cio­nes, se em­pie­za a des­cu­brir que la cul­pa, la que sen­ti­mos al de­cir­le que NO al otro, siem­pre es­tá re­la­cio­na­da con una pe­que­ña cuo­ta de pla­cer. Aun­que so­lo sea por la sa­tis­fac­ción de no ha­cer lo que uno no desea ha­cer.

El gran mis­te­rio es en­ten­der por qué se sien­te cul­pa al ha­cer lo que uno quie­re en lu­gar de lo que el otro quie­re. Es­to fun­cio­na co­mo un ex­tra­ño mis­te­rio que for­ma par­te in­di­so­lu­ble de nues­tra edu­ca­ción oc­ci­den­tal. La idea que nos fue in­cul­ca­da es que hay que pen­sar en el otro an­tes que en uno mis­mo por­que, si no, se es egoís­ta. En­ton­ces, si una pien­sa en sí mis­ma, en sus de­seos en sus prio­ri­da­des, se sien­te cul­pa­ble por­que en ese so­lo he­cho se es­tá con­tra­rian­do pau­tas de ge­ne­ra­cio­nes y ge­ne­ra­cio­nes de an­ces­tros que for­ma­ron nues­tra cul­tu­ra y edu­ca­ción. Es­pe­cial­men­te, la fe­me­ni­na.

El círcu­lo vi­cio­so

Con fre­cuen­cia su­ce­de que por te­mor no po­de­mos de­cir No fren­te a cier­tas si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na, no ha­bla- mos de gran­des acon­te­ci­mien­tos. Las que más cul­pa da, qui­zás por que no re­quie­re de planteos exis­ten­cia­les, son los sucesos mí­ni­mos de día: acep­tar ir a bus­car al nieto al co­le­gio de­jan­do un turno mé­di­co, pres­tar­le el au­to a una ami­ga que tie­ne va­rios cho­ques en su his­to­rial o ne­gar­le al ma­ri­do una tar­de de fút­bol por­que tie­ne que, sí o sí, pin­tar el cuar­to de los chi­cos. Es­to se de­be a creen­cias irra­cio­na­les con las que el su­je­to in­ter­pre­ta los he­chos de la reali­dad y lo que pien­sa acer­ca del No, que al ser erró­neo, le ge­ne­ra un es­ta­do de te­mor y cul­pa.

“Las per­so­nas que no pue­den de­cir No apren­den a que­dar bien con los otros, a re­sul­tar agra­da­bles con los de­más a cos­ta de que­dar mal con ellos mis­mos por no po­der ex­pre­sar lo que real­men-

te sien­ten. Po­nen a los otros por en­ci­ma de ellos mis­mos, es de­cir, "pri­me­ro lo que se de­be" y des­pués “lo que el su­je­to sien­te”. Un ejem­plo muy cla­ro es cuan­do un ami­go le pi­de a otro una su­ma de di­ne­ro con­si­de­ra­ble, que el da­do no es­tá con­ven­ci­do de dar pe­ro pien­sa que, de no ha­cer­lo, el otro se va a ofen­der y va a per­der la amis­tad: cla­ra­men­te, una in­ter­pre­ta­ción erró­nea. Por es­to, va a ex­pe­ri­men­tar emo­cio­nes dis­fun­cio­na­les co­mo el mie­do -a per­der a su ami­go- y cul­pa -por te­ner que de­cir­le que no- por lo que ter­mi­na di­cien­do que sí, cuan­do en reali­dad que­ría de­cir que no”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go San­tia­go Gómez, di­rec­tor de De­ci­dir Vi­vir Me­jor y del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va.

La cul­pa es una emo­ción que de­be­ría sur­gir so­la­men­te cuan­do uno sien­te que ha­ce al­go que no co­rres­pon­de, de acuer­do a los pre­cep­tos mo­ra­les, per­so­na­les y o so­cia­les, co­mo por ejem­plo, ro­bar. Ten­dría que ma­ni­fes­tar­se co­mo una sen­sa­ción de ma­les­tar y de cas­ti­go por al­go ma­lo mal he­cho. Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, tam­bién exis­te la cul­pa irra­cio­nal, que sur­ge en si­tua­cio­nes que no de­be­ría apa­re­cer, co­mo por ejem­plo, cuan­do al­guien quie­re de­cir No a un de­ter­mi­na­do pe­di­do y no lo pue­de ha­cer por­que se sien­te cul­pa­ble co­mo si es­tu­vie­ra ha­cien­do al­go ma­lo.

De­cir que no sig­ni­fi­ca so­la­men­te No. La car­ga emo­cio­nal que se le agre­ga co­rre por cuen­ta de quien la car­ga de acuer­do a la for­ma en que in­ter­pre­ta la reali­dad. El No de­be ex­pre­sar­se de ma­ne­ra fir­me y se­gu­ra, sin sen­tir enojo ni ma­les­tar. Y, lo fun­da­men­tal, es en­ten­der que se tra­ta de un de­re­cho, de la po­si­bi­li­dad qque te­ne­mos de ne­gar­nosg a todo aque­llo que no que­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.