Se­cre­tos com­par­ti­dos

Mia - - SUMARIO -

Pizza so­bran­te

Pa­ra re­ca­len­tar­la sin que que­de go­mo­sa, co­lo­ca­le en­ci­ma, unas cu­cha­ra­das de le­che an­tes de me­ter­la en el horno. Que­da­rá sua­ve y sa­bro­sa.

De­ma­qui­llan­te ex­prés

¿ Se te ter­mi­nó la cre­ma que usás pa­ra sa­car­te el ma­qui­lla­je o lim­piar­te el ros­tro? Só­lo te­nés que re­em­pla­zar­la con un al­go­dón em­be­bi­do en le­che fres­ca, un pro­duc­to sua­ve y efi­caz.

Lla­ves a la vis­ta

¿ Sos de las que se vuel­ven lo­cas bus­can­do la lla­ve co­rrec­ta en un lla­ve­ro gran­de? Una bue­na so­lu­ción es pin­tar el ex­tre­mo su­pe­rior de las lla­ves que se usan con fre­cuen­cia con es­mal­tes de uñas de dis­tin­tos co­lo­res. De es­ta ma­ne­ra las dis­tin­gui­rás con fa­ci­li­dad.

Agua que lim­pia

Man­te­né las ca­ce­ro­las de ace­ro co­mo nue­vas, si­guien­do es­te con­se­jo: si co­ci­nás ver­du­ras, co­lo­cá la sal siem­pre en agua ca­lien­te, por­que si lo ha­cés cuan­do es­tá fría, no se di­sol­ve­rá bien y se fi­ja­rá a las pa­re­des de las ca­ce­ro­las, co­rro­yén­do­las con el tiem­po. Por el con­tra­rio, el agua de coc­ción de las pa­pas sin pe­lar les de­vuel­ve el bri­llo. In­clu­so, hay quien co­ci­na las cás­ca­ras en agua pa­ra lim­piar las ca­ce­ro­las.

Plan­tas hi­dra­ta­das

Con el ca­lor, las plan­tas se ven afec­ta­das. Pa­ra que no pa­sen sed du­ran­te es­ta épo­ca del año, ha­cer una pe­que­ña in­ci­sión en la ta­pa de una bo­te­lla de plás­ti­co. Lue­go, lle­nar­la de agua y co­lo­car­la bo­ca aba­jo, en­te­rran­do el cue­llo, con ta­pón in­cluí­do en la tie­rra de la ma­ce­ta.

A enn en­he­brar

Si no sos una cos­tu­re­ra en­tre­na­da, te con­ta­mos un pe­que­ño tru­co pa­ra que no ten­gas di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de en­he­brar el hi­lo en la agu­ja: po­né en la pun­ta del hi­lo un po­qui­to de spray fi­ja­dor pa­ra el ca­be­llo. De es­ta ma­ne­ra, el hi­lo se en­du­re­ce y en­tra­rá más fá­cil­men­te en el ori­fi­cio de la agu­ja.

La me­jor tor­ti­lla

Pa­ra que no se pe­gue al co­ci­nar­la, an­tes ca­len­tar bien la sar­tén. Ver­ter, re­cién en ese mo­men­to, la pre­pa­ra­ción y dar­la vuel­ta cuan­do los bor­des es­tén un po­co se­cos. No fa­lla.

Co­mo de be­bé

Tus co­dos es­ta­rán sua­ves y sin as­pe­re­zas, fro­tán­do­los con me­dio li­món y de­jan­do ac­tuar diez mi­nu­tos. Lue­go, apli­cá una cre­ma hu­mec­tan­te. Re­pe­tí

la ope­ra­ción una vez por se­ma­na.

Ro­pao de se­da

Una pren­da lu­ci­rá co­mo el pri­mer día, si la po­nés en re­mo­jo con agua y vi­na­gre blan­co (3 par­tes de agua por ca­da una de vi­na­gre).

Man­cha de ca­fé

Si se de­rra­mó so­bre la alfombra, la me­jor ma­ne­ra de lim­piar­la es ab­sor­ber con un tra­po la ma­yor can­ti­dad de lí­qui­do y fro­tar lue­go con la mez­cla de al­cohol y vi­na­gre blan­co en par­tes igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.