La adop­ción de pe­rros

An­te el de­seo de te­ner un pe­rro, sur­ge la po­si­bi­li­dad de adop­tar. Es­ta ac­ción, ade­más de ser un ver­da­de­ro ac­to de amor, con­lle­va un sin­fín de sa­tis­fac­cio­nes

Mia - - SUMARIO -

En los úl­ti­mos años, en nues­tro país, se ha in­cre­men­ta­do la adop­ción de pe­rros en es­ta­do de aban­dono. Es­to im­pli­ca dar­le a un ani­ma­li­to una se­gun­da opor­tu­ni­dad, es de­cir, cam­biar su reali­dad ayu­dán­do­lo a re­cu­pe­rar su sa­lud y la con­fian­za en los se­res hu­ma­nos. Asi­mis­mo, al adop­tar se ayu­da a li­be­rar es­pa­cio en los cen­tros de adop­ción y los re­fu­gios, per­mi­tien­do que más pe­rros pue­dan ser res­ca­ta­dos de las ca­lles. Por eso, es im­por­tan­te afir­mar que el ac­to de adop­ción sal­va dos vi­das: la del ani­mal que en­cuen­tra un ho­gar y la de aquel que in­gre­sa en su lu­gar pa­ra ser re­cu­pe­ra­do.

Ya sea que se eli­ja un ca­cho­rro, un pe­rro adul­to jo­ven o uno en­tra­do en años, hay que te­ner pre­sen­te que lue­go de la emo­ción por su lle­ga­da, és­te va a re­que­rir de cui­da­dos y aten­ción du­ran­te to­da su vi­da, a cam­bio de con­ver­tir­se en un com­pa­ñe­ro fiel. Quie­nes lle­ven a ca­bo es­ta ac- ción, com­pro­ba­rán que res­ca­tar a un pe­rro es un desafío lleno de sa­tis­fac­cio­nes.

“Si hay chi­cos en el ho­gar que re­ci­be al pe­rro, es muy im­por­tan­te en­se­ñar­les que no es un ju­gue­te sino una com­pa­ñía que se in­cor­po­ra a la fa­mi­lia y, por so­bre todo, un ser vi­vo que ne­ce­si­ta res­pe­to, des­can­so y pri­va­ci­dad. Res­pe­tar sus tiem­pos y su es­pa­cio es vi­tal pa­ra lo­grar una con­vi­ven­cia fe­liz”, afir­ma An­drea Ar­be­laiz, Pre­si­den­te de APEMA, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro de­di­ca­da al bienestar y pro­tec­ción ani­mal.

PA­RA PEN­SAR

Qué ti­po de pe­rro se quie­re. Te­ner­lo bien en cla­ro an­tes de adop­tar. De­ter­mi­nar si se bus­ca la ener­gía y vi­ta­li­dad de un pe­rro jo­ven y fuer­te o el ca­rác­ter más apa­ci­ble de uno adul­to. Sa­ber si se adop­ta­rá un pe­rro pa­ra que sea el com­pa­ñe­ro en ca­mi­na­tas tran­qui­las, o bien pa­ra sa­lir a co­rrer. Da­do que hay tan­tos ani­ma­les bus­can­do una nue­va opor­tu­ni­dad, se­gu­ro se po­drá en­con­trar uno que se aco­mo­de a su ca­rác­ter y predilección. Es im­por­tan­te sa­ber que es­tos pe­rros son muy agra­de­ci­dos y tie­nen una ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción asom­bro­sa y en­tre­ga a la fa­mi­lia.

Un com­pro­mi­so de vi­da. Ade­más del ali­men­to, hay que con­si­de­rar las con­sul­tas al ve­te­ri­na­rio, la hi­gie­ne, las ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias, las emer­gen­cias, etc. Pe­ro, más allá de los re­cur­sos, el nue­vo in­te­gran­te del ho­gar re­que­ri­rá de­di­ca­ción pa­ra com­par­tir jue­gos y apren­der há­bi­tos.

Es­pa­cio y es­par­ci­mien­to. Se le de­be brin­dar un es­pa­cio ra­zo­na­ble, co­mo así tam­bién el tiem­po mí­ni­mo dis­po­ni­ble, pa­ra rea­li­zar ejer­ci­cio dia­rio. Todo pe­rro ne­ce­si­ta “ex­plo­rar” a tra­vés de pa­seos dia­rios pa­ra es­tar sano fí­si­ca­men­te y sin es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.