En la ado­les­cen­cia su­frí mu­cho por no po­der ser del­ga­da, pe­ro aho­ra me doy cuen­ta que tam­po­co era gor­da. Las bro­mas que me ha­cían me mar­ca­ron has­ta hoy.

Mia - - STAMATEAS -

Su­sa­na

La ma­yor par­te de las bur­las que ha­cen los chi­cos son por la ca­ra de al­guien,y en se­gun­do lu­gar por el pe­so. De­ci­di­da­men­te,las bur­las mar­can,las pa­la­bras due­len,y mu­chas ve­ces,las­ti­man.Por eso te­ne­mos que co­men­zar a re­cu­pe­rar los va­lo­res co­rrec­tos de be­lle­za y a re­ve­lar­nos. De­be­mos co­rrer­nos de los pre­jui­cios de los de­más,dar­le más im­por­tan­cia a nues­tra pro­pia vi­da y re­nun­ciar al éxi­to pa­ra ser la per­so­na que que­re­mos.La es­ti­ma no es al­go que se ad­quie­re,es al­go que se de­mues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.