FENG SHUI.

La co­ci­na con bue­na ener­gía

Mia - - SUMARIO -

Des­de el pun­to de vis­ta del Feng Shui, la co­ci­na es el lu­gar don­de se “pro­du­ce” la sa­lud y la abun­dan­cia de la fa­mi­lia así co­mo la ela­bo­ra­ción de los ali­men­tos que, con mu­cho amor, re­pre­sen­tan ale­gría, fe­li­ci­dad y ar­mo­nía fa­mi­liar. Hay que te­ner en cuen­ta la ener­gía chi de la co­ci­na por­que coin­ci­den dos ele­men­tos opues­tos: el agua (yin) y el fue­go (yang). La co­ci­na de­be ser usa­da co­mo el gran la­bo­ra­to­rio en don­de se pre­pa­ran los con­di­men­tos pa­ra una bue­na sa­lud y ar­mo­nía de la fa­mi­lia.

En la co­ci­na in­ter­ac­túan mu­chos ele­men­tos: la pi­le­ta y el la­va­pla­tos que re­pre­sen­ta el agua, el anafe y el horno que re­pre­sen­ta el fue­go y los me­ta­le­se­ta es re­pre­sen­ta­do­sep ese ta­dos po­por he­la­de­ra. Ca­da uno, a su vez, in­ter­ac­túa con el otro tra­yen­do un ci­clo de cons­truc­ción o des­truc­ción se­gún su po­si­ción.

Las hor­na­llas de­be­rán es­tar lim­pias ya que es­to re­pre­sen­ta la abun­dan­cia. La cer­ca­nía con la pi­le­ta pue­de des­ar­mo­ni­zar la pro- duc­ción de di­ne­ro de la casa, en- ton­ces, pue­de re­sul­tar el cau­san­te e de dis­cor­dias en la fa­mi­lia. La peor r si­tua­ción se­rá si el anafe es­tá en- fren­ta­do a la pi­le­ta o la­va­va­ji­lla a y la cu­ra se­rá co­lo­car una plan­ta a pe­que­ña en­tre la pi­le­ta y la co­ci­na a y, si es­tán en­fren­ta­das, de­jar­la al la­do de la pi­le­ta o la­va­va­ji­llas. Las s me­jo­res plan­tas pa­ra la co­ci­na son n la vio­le­ta afri­ca­na, el potus o la pee­pe­ro­nia. Si no hay po­si­bi­li­dad de­de co­lo­car una plan­ta por­que el es­pa­cio es re­du­ci­do, se pue­de co­lo­car un ob­je­to de ma­de­ra en­tre la pi­le­ta y la co­ci­na.

A su vez, el me­jor co­lor pa­ra la co­ci­na es el blan­co en las pa­re­des, los mue­bles pue­den ser de ma­de­ra cla­ra. El blan­co mos­tra­rá me­jor el co­lor de la co­mi­da y ayu­da a la hi­gie­ne. No es re­co­men­da­ble pin­tar la co­ci­na en co­lo­res fuer­tes y mu­cho me­nos de ro­jo ya que es­to po­dría traer dis­cu­sio­nes en la fa­mi­lia.

Hay que tra­tar de no de­jar es­co­bas a la vis­ta en la co­ci­na, ni otros ele­men­tos de lim­pie­za co­mo se­ca­dor o tra­pos de pi­so. Uti­li­zá un es­co­be­ro pa­ra guar­dar­los por­que se aso­cian con el ba­rri­do de la ener­gía.

El ta­rro de arroz es un sím­bo­lo de abun­dan­cia de la fa­mi­lia. En Chi­na exis­te una tra­di­ción que se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción me­dian­te la cual se guar­da en un ta­rro de vi­drio arroz blan­co co­mo sím­bo­lo de ri­que­za, cam­bián­do­lo año a año.

¡Aten­ción!: las va­ji­llas ca­cha­das de­ben re­ti­rar­se del uso ha­bi­tual: be­ber en una ta­za de té que ten­ga los bor­des ro­tos o sal­ta­dos es sím­bo­lo de mal au­gu­rio.

Cuan­do el ar­te­fac­to co­ci­na se en­cuen­tra de­ba­jo de una ven­ta­na, se di­ce que el chi o ener­gía pro­duc­to­ra se pier­de. La so­lu­ción se­rá co­lo­car cor­ti­nas o un film es­me­ri­la­do que fun­cio­ne co­mo res­pal­do pa­ra el ddi­ne­ro. Im­por­tan­te:

No de­jes los cu­chi­llos a la vis­ta, es­to trae­rá dis­cu­sio­nes en la fa­mi­lia.

Man­te­né las ala­ce­nas lim­pias y ti­rá los ele­men­tos ven­ci­dos, ro­tos o en desuso.

Cuan­do ha­ya un ba­ño arri­ba de la co­ci­na y, so­bre todo, la co­ci­na que­de de­ba­jo del inodo­ro es po­si­ble que se pro­duz­can des­ar­mo­nías en la sa­lud. La cu­ra ade­cua­da pa­ra es­ta si­tua­ción se­rá una plan­ta en el ba­ño que po­dría co­lo­car­se en agua.

Si al en­trar a la casa lo pri­me­ro que se ve es la co­ci­na o la he­la­de­ra, es­to sim­bo­li­za que se le da mu­cha im­por­tan­cia al te­ma de la ali­men­ta­ción en la casa, ya sea por­que la co­mi­da tie­ne un pro­ta­go­nis­mo to­tal o por­que se es­tá pen­dien­te de ella o por­que no hay ali­men­tos­men­tos en la ca­sa­ca­sa. Lo ideaideal se­rá des­viar la vis­ta ha­cia una lám­pa­ra de sal o cua­dro im­por­tan­te en el hall de en­tra­da que atrai­ga la ener­gía ha­cia ese lu­gar y no la en­fo­que en la he­la­de­ra o co­ci­na.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal.

Au­to­ra del li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.