¿Es po­si­ble pre­ve­nir el do­lor de es­pal­da?

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Cris­tian Fus­ter*

Cuan­do ha­bla­mos de do­lor de es­pal­da, en­con­tra­mos que es una do­len­cia que afec­ta a una gran pro­por­ción de la po­bla­ción mun­dial. Ca­si to­das las per­so­nas que co­no­ce­mos tie­nen, han te­ni­do o van te­ner lum­bal­gia en al­gún mo­men­to de su vi­da. Pe­ro mu­chos de es­tos do­lo­res se pue­den evi­tar, pre­ve­nir o por lo me­nos dis­mi­nuir su in­ten­si­dad, per­mi­tien­do una vi­da más ple­na y con me­nos li­mi­ta­cio­nes..

La cla­ve es­tá en te­ner con­cien­cia que la co­lum­na ver­te­bral car­ga con no­so­tros a dia­rio y ca­si to­dos los mo­vi­mien­tos que rea­li­za­mos tie­nen que ver con ella. En prin­ci­pio, hay que con­sul­tar con un pro­fe­sio­nal y si nues­tros do­lo­res no son pro­duc­to de una en­fer­me­dad de la co­lum­na ver­te­bral, la cual re­quie­ra un tra­ta­mien­to mé­di­co es­pe­cí­fi­co, de­be­mos co­men­zar por aban­do­nar el se­den­ta­ris­mo, nues­tro peor enemi­go y po­ner­nos en mo­vi­mien­to. Gim­na­sia apro­pia­da, co­rrec­ción de la pos­tu­ra, des­can­so re­pa­ra­dor y su­fi­cien­te, con­trol del pe­so y con­di­cio­nes la­bo­ra­les apro­pia­das, son las me­di­das que po­de­mos po­ner en prác­ti­ca pa­ra ini­ciar el ca­mino de vi­vir con me­nos do­lor de es­pal­da.

No pre­ci­sa­mos con­ver­tir­nos en atle­tas olím­pi­cos, so­lo ne­ce­si­ta­mos me­jo­rar nues­tra con­di­ción ae­ró­bi­ca, au­men­tar la fuer­za, re­sis­ten­cia y elas­ti­ci­dad mus­cu­lar de to­do el cuer­po.

La elon­ga­ción es de­ter­mi­nan­te pa­ra lo­grar un fun­cio­na­mien­to ar­mó­ni­co de nues­tra co­lum­na, sin ol­vi­dar que el es­ti­ra­mien­to re­per­cu­te en la pos­tu­ra, la cual de­be­mos me­jo­rar en to­das las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Pa­ra ello po­de­mos re­cu­rrir a cla­ses es­pe­cia­li­za­das o, si fue­ra ne­ce­sa­rio al­go de ín­do­le te­ra­péu­ti­co, rea­li­zar se­sio­nes de Re­edu­ca­ción Pos­tu­ral (RPG).

Des­can­sar apro­pia­da­men­te, tan­to en can­ti­dad y ca­li­dad de ho­ras de sue­ño, es cru­cial pa­ra la re­cu­pe­ra­ción mus­cu­lar y la des­car­ga del pe­so que lle­va a dia­rio nues­tra co­lum­na. Lo­grar un pe­so ade­cua­do es vi­tal pa­ra re­du­cir la apa­ri­ción de do­lo­res por so­bre­car­ga de la co­lum­na ver­te­bral.

* Neu­ro­ci­ru­jano, es­pe­cia­lis­ta en do­lor de es­pal­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.